Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Salvo algo excepcional, Juan Martín Del Potro no volverá a jugar la Copa Davis

En Nueva York, antes del comienzo del US Open, explicó que no acudirá a Kazakhstán, y que tras ganar el trofeo el año pasado se quitó de encima una espina

Lunes 28 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Todo un símbolo: Del Potro y la Copa Davis, tras la victoria en Zagreb
Todo un símbolo: Del Potro y la Copa Davis, tras la victoria en Zagreb. Foto: Archivo

Salvo que suceda algo extraordinario, Juan Martín del Potro no volverá a jugar la Copa Davis , y su último partido habrá sido la épica victoria ante Marin Cilic por 6-7 (4-7), 2-6, 7-5, 6-4 y 6-3, en la final del año pasado frente a Croacia, en Zagreb. Daniel Orsanic , el capitán del equipo nacional, viajó a mediados de la semana pasada a Nueva York sabiendo que contar con el tandilense en el repechaje frente a Kazakhstán (del 15 al 17 de septiembre) sería una tarea prácticamente imposible, pero de todos modos conservaba una pequeña esperanza de poder convencerlo, cara a cara, de que lo acompañara a Astana. Por ello, cuando Del Potro le confirmó, el sábado, que no jugará la serie en la que la Argentina intentará mantener su lugar en el Grupo Mundial, el ex doblista no pudo evitar sentir un sabor amargo. Con casi 29 años -los cumplirá el 23 de septiembre- y después de un 2016 cinematográfico, el tenista se encuentra en un momento que desconcierta. Su temporada es opaca, apenas disputó 29 partidos en el año (18 triunfos, 11 derrotas), no luce en buenas condiciones físicas y, por momentos, hasta parece desganado.

"No, bueno, él (Orsanic) ya sabe desde hace mucho tiempo cuál era mi postura sobre la Davis, sobre este año y el futuro. Ser parte de ese equipo campeón, de ese equipo soñado, que los chicos me hayan ayudado a ganarla después de haber perdido dos finales..., yo haber podido ayudarlos a ellos, fue como (sacarme) esa gran espina que tuve toda mi vida, toda mi carrera y lo pude lograr con toda la ayuda de ellos. Me hicieron sentir realizado con eso. Ellos ya lo saben. Y yo estoy tranquilo que la copa estuvo todo este año en el país y la gente la pudo disfrutar", fue el mensaje que lanzó Del Potro, vía ESPN, a pocas horas de su debut en el US Open (este martes, en el segundo turno del estadio Louis Armstrong, ante el suizo Henri Laaksonen).

La entrevista de ESPN, en donde deja entrever esta decisión

Ni a Orsanic ni a los actuales dirigentes de la Asociación Argentina de Tenis se les escuchará una crítica pública dirigida al tandilense. Jamás ocurrirá eso. Están muy agradecidos de que Del Potro haya confiado en ellos para retornar a la Copa Davis luego de algunos años de profundos cortocircuitos con otro cuerpo técnico y otra mesa chica de la dirigencia. Valoran que el ex número 4 del ranking haya apostado por el proceso que ellos impulsaron y hasta que haya elegido al capitán como entrenador transitorio en varios torneos. Se sienten privilegiados por haber contado con la "ayuda" deportiva y emocional de Del Potro para alcanzar un resultado histórico para el deporte nacional. Pero ello no significa que no esperaran un respaldo (con la presencia o desde la fuerza del discurso) del tenista en una serie que puede resultar incómoda y que cae justo en un momento en el que políticamente empieza a haber algunos movimientos (habrá elecciones en abril de 2018).

En muchos momentos, la Copa Davis representó un karma para Del Potro; no lo dejaba disfrutar de sus logros en el circuito ni del reconocimiento que ganaba en el exterior. Antes del título en Croacia, la competencia le regaló varios momentos desagradables y discusiones, y se convirtió en un obstáculo emocional. Haberse quitado esa espina a Del Potro lo liberó totalmente. Lo que vivió en 2016 superó sus expectativas e, individualista o no, quiere quedarse con ese sabor, con esa última fotografía. Evidentemente, no está dispuesto a poner en riesgo esa última imagen en tierra balcánica, aunque ni siquiera un descenso a la Zona Americana taparía un logro tan brillante como el de 2016. Pero para el actual 28º del ranking, la Copa Davis terminó en el Arena Zagreb, el 27 de noviembre de 2016.

Más allá de la ayuda momentánea de Sebastián Prieto en el US Open, Del Potro sigue sin un entrenador estable. Empieza a acarrear ciertos dolores en la cadera. Tiene otros incentivos fuera del court. Y pierde mucho más seguido de lo que estaba acostumbrado. Más allá de eso, afirma que su anhelo es llegar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. ¿Cómo continuará en los próximos meses? "Me encantaría disfrutar. Es verdad que se disfruta mucho más cuando se gana y cuando se tienen buenos resultados. Pero es importante enfocar lo que queda de mi carrera en estar sano, en terminar de curar la muñeca, en los problemas que pueda tener en la cadera, o en los altibajos que vengo teniendo en lo anímico. Esto pasa muy rápido, la carrera del tenista es corta, yo ya estoy entrando en esos últimos años y quiero disfrutarlo, exprimirlo al máximo y competir como siempre lo deseo", explicó Del Potro.

Hallar nuevos desafíos en el tenis no debería ser un problema para alguien que fue "un adicto al triunfo", según las descripciones de sus colaboradores más cercanos. Pero el hambre y el espíritu de lucha que lo acompañaron hasta en los momentos de mayores limitaciones y pinchazos en las muñecas, parecen haberlo dejado de escoltar. El Abierto de los Estados Unidos, su torneo favorito, el único Grand Slam que ganó (en 2009), puede ser un buen impulso como para vivir, casi por primera vez en la temporada, sensaciones valiosas. "Juan Martín está en un período en el que quiere vivir", opinó, hace unos días a la nacion, Patricia Wightman, responsable del Departamento de Psicología del Cenard. La Davis, mientras tanto, ya parece guardada en el baúl de los recuerdos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas