Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Boca-Olimpo: la Bombonera se mantuvo indiferente ante la presencia de Carlos Tevez

El Apache estuvo junto con su hijo en el estadio de Boca, pero pasó casi inadvertido; sólo cantó por él un sector de la barra brava

Domingo 27 de agosto de 2017 • 19:17
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Carlos Tevez en la Bombonera
Carlos Tevez en la Bombonera. Foto: DyN

La Bombonera habló otra vez. La diferencia entre aquella que sólo se llenó un lunes por la noche para darle la bienvenida en julio de 2015 y la que prácticamente lo ignoró la tarde, en el partido contra Olimpo por la Superliga , fue abismal.

Carlos Tevez, que pasa sus días en el país recuperándose de una lesión para volver a China mejor físicamente, se hizo presente en el debut ante Olimpo acompañado por Lito, su hijo más chico. Justo en un momento en el que se habló mucho de su vuelta al club para disputar la Copa Libertadores del año que viene. Que llega ahora, que regresa en diciembre. Lo cierto es que en la gente no hay entusiasmo, algo que también se refleja en cada encuesta sobre este asunto: la mayoría no quiere saber nada con su retorno.

Con su silencio y su indiferencia, el templo xeneize le dejó en claro a Carlos Tevez que la herida por su partida al fútbol de China en el medio del campeonato anterior sigue abierta, y que no será sencillo que suture.

El anuncio que había hecho el futbolista del Shanghai Shenhua sobre la posibilidad de asistir al estreno de Boca frente a Olimpo provocó que fotógrafos y camarógrafos jugaran a la búsqueda del tesoro con su imagen. Pero ni siquiera cuando fue "descubierto" en uno de los palcos, los hinchas cantaron por él. Tevez se resguardó en un palco, sin estar a la vista de los cuatro costados. Sin embargo, el hincha de Boca sabía que el ex N°10 sería un espectador del partido y, así y todo, mostró indiferencia hacia su (¿ex?) ídolo. No hubo ovación, tampoco pedido de retorno. Mucho menos, el cántico que muchas veces fue grito de guerra: "¡Que de la mano, de Carlos Tevez, todos la vuelta vamos a dar!". Además de su hijo Lito, lo acompañó Rolando Schiavi, director técnico de la reserva , y compañero suyo durante la primera etapa del delantero en Boca.

Al Apache, este test de popularidad no le salió como esperaba. Durante la semana, en una nueva y premeditada gira mediática, volvió a tirarle flores al cuerpo técnico, a sus ex compañeros, a los hinchas, a Danel Angelici e incluso al presidente Mauricio Macri . Además, visitó el complejo que la entidad de la Ribera tiene en Ezeiza, para que se entrenen sus divisiones inferiores. Pero nada sirvió.

Apenas una bandera, entre las cientas que se desplegaron en el estadio, estuvo dedicada al hombre de Fuerte Apache. "Carlitos. Te esperamos", rezaba el trapo firmado por el Jugador Nº 12, el mismo grupo que esta vez decidió no desplegar el telón gigante que les regaló Tevez en mayo de 2015.

Tampoco ya es rumor lo que puede pasar en los próximos meses. Ya está confirmado que tanto su esposa Vanesa como sus tres hijos no viajarán con el futbolista al país asiático. De hecho, ya anotó a sus dos hijas en el Colegio Lincoln de Vicente López para que continúen estudiando. ¿Su futuro? Parece que lejos de la Ribera. Hace unos días, cerró la puerta: "Quiero cumplir mi contrato allá y cambiar la imagen mía, que es mala. Es muy difícil que vuelva". Por ahora, seguirá viendo a Boca por televisión. O desde la tribuna, como anoche.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas