Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Danza nocturna

Lunes 28 de agosto de 2017
0
Foto: Reuters / Nacho Doce

Tiene que ser de noche. Tiene que ser en San Pablo. Y en silla de ruedas. Elias, 43 años, las piernas paralizadas por la poliomielitis -así lo describe brevemente el fotógrafo-, baila en medio del tráfico paulista. Va y viene con su silla, la obliga a dar todo de sí, la suspende en el ángulo imposible que captura esta imagen. Desafiante, audaz, enigmático. Elias pelea asfalto entre autos y micros, y no necesita luces, carrocería ni volante. Es un centauro aguerrido, anclado en el vértigo de la noche urbana. Quizá con furia. Tal vez sin miedo. ¿Qué hacer cuando te tocó nacer del lado de los que lo pierden todo? ¿Cómo seguir, si pese a vivir en el siglo en que vivimos no hubo espacio ni para ese módico lujo, la vacuna que erradicó la palabra "polio" de tanta infancia y tanta pobreza? La respuesta de Elias es una danza rabiosa: chirrido de llantas contra el piso, marcha y contramarcha cimbreante, coreografía del que tiene poco, pero a ese poco lo hace valer.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas