Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Bachelet sueña con más reformas en el tramo final de su mandato

Tras la aprobación de la ley del aborto, la mandataria apunta a la gratuidad universitaria y a una nueva Constitución

Lunes 28 de agosto de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0

SANTIAGO, Chile.- Chile será muy distinto después de Michelle Bachelet. Tendrá una ley de aborto que acaba de aprobarse, cambió el sistema de elecciones, existirá la educación gratis y este lunes, aunque no estaba en su programa, se pondrá en marcha un proyecto de matrimonio igualitario con adopción homoparental. Según la Fundación Ciudadano Inteligente, cuando faltan poco menos de 200 días para el fin de su gobierno, el índice de cumplimiento en relación con las promesas de campaña está por sobre el 50%.

La presidenta chilena tiene un alto índice de cumplimiento de las promesas de campa?a
La presidenta chilena tiene un alto índice de cumplimiento de las promesas de campa?a. Foto: AFP

A pesar de los avances, en el círculo presidencial reconocen que hay reformas que están a medias que la jefa de Estado se esmera por apurar. Bachelet monitorea especialmente el avance en dos materias: educación superior y proceso constituyente. En la Secretaría General de la Presidencia (Segpres), que se encarga de la relación entre el Ejecutivo y el Parlamento, observan además con atención las leyes sobre descentralización, donde esperan que, por ejemplo, la elección popular directa de gobernadores regionales (ahora son intendentes que designa el presidente) sea aprobada antes del 11 de marzo próximo, fecha en que termina el segundo mandato de Bachelet.

Aunque la oposición afirma que se trata de una maniobra para desviar la atención de temas más complejos ante la cercanía de las presidenciales, los sobrevivientes de la Nueva Mayoría, el pacto oficialista, suman a la agenda proyectos como el de identidad de género, que aún está en trámite, y el de matrimonio igualitario. "El Gobierno liderado por la presidenta Bachelet ha dado un salto histórico en materia de derechos humanos y de derechos civiles", dijo la diputada Camila Vallejo, que en 2011 lideró el movimiento que sacó a millones a las calles para pedir universidad gratis.

Fue justamente la reforma educativa, junto con la constitucional y la tributaria, la apuesta más osada de la actual administración. Son esos los tres pilares que desvelan a la presidenta. Octavio del Favero, coordinador legislativo de Ciudadano Inteligente, dice que "este gobierno se planteó un programa institucionalmente mucho más ambicioso, con reformas emblemáticas".

En el caso de la educación, ya hay tres leyes aprobadas (de inclusión, carrera docente y parvularia). La nueva educación pública, que quita gradualmente a los municipios la administración de las escuelas, se votará en el senado en septiembre, mientras que las leyes de universidades estatales y de educación superior las ven con buen pronóstico en Segpres, aunque esta última, que consagra la gratuidad universal, tiene enfrentados a rectores, estudiantes y legisladores.

De los otros dos pilares, la reforma tributaria, que no goza de buena reputación, ya se realizó, y el proceso para una nueva Constitución, a pesar de haberse iniciado con la participación de más de 200.000 personas en encuentros ciudadanos, aún está inconcluso y podría terminar frustrándose.

El Observatorio Ciudadano, una ONG que defiende los derechos humanos e indígenas, realizó el último estudio relacionado con la nueva Constitución. José Aylwin, su codirector, explica que si bien Bachelet propuso un proceso democrático y participativo, "la institucionalidad que tenemos desde la dictadura no prevé un mecanismo para cambiar la Constitución".

Bachelet debería enviar al Parlamento un proyecto de nueva Constitución antes del 30 de octubre, pero Aylwin considera que el envío de un texto sería más bien retórico: "Es bien sabido que la oposición no va a aprobar un mecanismo participativo y, además, difícilmente una Constitución entendida como pacto social pueda ser elaborada por una institución como el Congreso, que no supera el 10% de confianza ciudadana".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas