Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Peregrinación gaucha: la Iglesia pide terminar con los viajes a caballo para evitar maltratos

En en apoyo a las protestas de protectores de animales, que denuncian que cada año mueren caballos durante las celebraciones

Martes 29 de agosto de 2017 • 15:14
0
Festejos de la 72 Peregrinación Gaucha en Luján, el año pasado
Festejos de la 72 Peregrinación Gaucha en Luján, el año pasado. Foto: Facebook de la Municipalidad de Luján

A fines de septiembre tendrá lugar la peregrinación gaucha en Luján, en la que el centro de atención es acaparado todos los años desde 1945 por los caballos y sus jinetes. Sin embargo, este año las cosas podrían cambiar. A raíz de las quejas de organizaciones protectoras de animales, quienes critican la explotación que sufren los caballos, muchos de los cuales llegan exhaustos después de remolcar familias enteras durante cientos de kilómetros, la Iglesia pidió que para la próxima peregrinación los fieles sea sin jinetes.

"Deseo convocar a todos para que no dejen de visitar a la Virgen Gaucha y es bueno que lo hagamos juntos con tantos hermanos del campo que veneran a nuestra patrona. Pero les pido que traten de venir con otros medios para no perjudicar a los animales", escribió el arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, en un comunicado publicado en su página web.

La peregrinación gaucha se remonta a 1945, cuando cuatro amigos decidieron recorrer a caballo y de noche los 30 kilómetros que separan Moreno de Luján para participar en los festejos de mayo a la virgen de esa ciudad, una de las más veneradas del país. El entonces arzobispo de la localidad, Anunciado Serafini, los vio entre la multitud y les propuso convertir ese viaje a caballo en una tradición anual, que se repite cada último domingo de septiembre.

"Gracias a Dios, con los años, esta hermosa tradición se fue propagando a zonas más lejanas. Lamentablemente, la realidad es que al venir cabalgando o en distintos medios con tracción a sangre y de mayores distancias, esto fue en perjuicio para los animales", señaló Radrizzani en su escrito. El arzobispo puso como ejemplo el cuidado de San Francisco de Asís a "todo lo que existe" y advirtió que "la indiferencia o la crueldad ante las demás criaturas de este mundo siempre terminan trasladándose de algún modo al trato que damos a otros seres humanos".

Hoy en día la fiesta congrega a unos 7.000 fieles. Hay gauchos que concurren desde municipios muy alejados de la provincia de Buenos Aires e incluso de Santa Fe, La Pampa y Córdoba.

A lo largo del camino se montan puestos de control atendidos por voluntarios para examinar a los animales, comprobar que están en buen estado y que no sufran deshidratación. Con la vigilancia, han disminuido las muertes. En 2014 fallecieron 18 caballos, seis en 2015 y tres el año pasado. Pero las imágenes de caballos heridos, enfermos y muertos a la vera de la ruta se viralizan cada año y crece el rechazo a la celebración, encabezado por las organizaciones protectoras de animales.

Opiniones encontradas

"¿Por qué no hacen una peregrinación caminando los gauchos?, ¿por qué esforzar a los animales?, ¿Por qué exponerlos a esta tortura?, ¿por qué infringir la ley por tradiciones, cuando la cultura y la sociedad han evolucionado?", cuestiona la petición pública impulsada por los animalistas para terminar con la peregrinación gaucha.

Eliana Couso, representante de la ONG No Más Tas, que busca erradicar la tracción a sangre en la Argentina y que hace dos años empezó a visibilizar esta problemática, explica que "en los últimos años la peregrinación se ha vuelto demasiado 'carrera'. Familias enteras, con cuatro o cinco chicos a bordo recorren largas travesías causando la muerte de estos animales, que se desploman al costado de la ruta".

Hace cuatro meses se reunieron con Radrizzani. para que apoye este movimiento, y el arzobispo se adhirió.

"El saldo de caballos muertos en la peregrinación del año pasado fue de cuatro o cinco caballos", cuenta Couso, y agrega: "No se puede celebrar ninguna fiesta donde haya tan solo un muerto. Es una vida y las vidas valen. Peregrinar es un acto humano que implica un esfuerzo, ¿por qué el animal tiene que hacerlo también?".

Esta ONG también está llevando adelante una petición en change.org/NoMasTaspara reunir firmas en torno a un proyecto de ley que busca reconvertir el sector carrero y formalizarlo. Ya consiguieron reunir 70.000 adhesiones y apuntan a que este proyecto obtenga un dictamen en comisión antes de fin de año.

Por otro lado, los círculos criollos defienden el cuidado que dan a los animales y se oponen con firmeza a interrumpir la tradición. "A no dejarse vencer y a luchar por su pasión. Las proteccionistas difaman, mostrando una realidad que no es verdad", expresa en las redes sociales una de las fieles habituales en la peregrinación. "Lo del arzobispo fue solo una sugerencia, no más y frente a los reclamos de las protectoras, tenemos que ir todos sin faltar ninguno", agrega otro. El 24 de septiembre se verá cuántos se plegarán al designio de la Iglesia.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas