Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¿Puede el Acuerdo de París frenar el aumento de temperatura global?

Un nuevo estudio asegura que las posibilidades de alcanzar las metas propuestas para los próximos 20 años son bajísimas; la geoingeniería, una alternativa controversial

Martes 29 de agosto de 2017 • 00:36
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Foto: Archivo

Una tras otra, las alertas se suceden. Después de la firma del Acuerdo de París en 2015, en el que se estableció mantener el aumento de la temperatura muy por debajo de los 2°C en relación a los niveles preindustriales y sumar esfuerzos para que esa suba no supere 1,5°C, el calentamiento global sigue su curso, acercándose peligrosamente a los límites proyectados para fin de siglo.

Y si bien no son nuevas las opiniones que resaltan que los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (y la velocidad con la que se deberían recortar) son de por sí ambiciosos, surge un nuevo llamado de atención: según un estudio encabezado por investigadores de la Universidad de Washington, las metas planteadas hace dos años serían prácticamente inalcanzables.

De acuerdo a un trabajo publicado recientemente en Nature Climate Change, solo hay un 5% de posibilidades de que, para finales de este siglo, la temperatura no haya superado los 2°C respecto a los niveles preindustriales. En tanto, para que la temperatura no traspase la barrera de 1,5°C, el trabajo estima que solo hay 1% de posibilidades de que esto suceda.

Los autores de la investigación tomaron en cuenta tres variables para llegar a estas conclusiones: las estimaciones acerca del crecimiento de la población; la evolución del PBI per cápita; y las emisiones de dióxido de carbono emitidas por cada actividad económica.

De esta forma, los investigadores proyectaron un escenario más comprometido para 2100: aún siguiendo con los compromisos de reducción de emisión de gases de efecto invernadero, la temperatura global ascendería a alrededor de 3,2 °C.

Cambio en la temperatura global en el último siglo

cerrar

"Este trabajo, así como varios que están apareciendo muestran que los planes que se han presentado hasta ahora no serían suficientes. Asimismo, estas investigaciones están siendo evaluadas e integradas en el informe especial sobre los impactos de un calentamiento global de 1.5° C que está actualmente elaborando el Panel Intergubernamental de Cambio Climático", explica Carolina Vera, vicepresidenta del Grupo I en el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC). "Resulta evidente que esto no se logra de un día para el otro. Es por eso que de alguna manera es esperable que después del corto tiempo transcurrido de la entrada en vigencia del Acuerdo, todavía los esfuerzos sean incompletos", agrega Vera, que también es investigadora en el Centro de Estudio del Mar y la Atmósfera (CIMA).

Inés Camilloni, directora de la Maestría en Ciencias Ambientales de la UBA e investigadora del CIMA, agrega: "La comunidad científica ya tenía claro que las metas del acuerdo de París son muy ambiciosas, en términos de cuánto hay que reducir las emisiones de dióxido de carbono y cuán rápido hay que empezar con las medidas para reducir estas emisiones". Mientras tanto, el termómetro de la Tierra sigue en ascenso.

"Overshoot" o el sobrecalentamiento

En 2015, la temperatura global registró un nuevo récord: 13°9 C promedio, y 2016 fue el año más caluroso del que se tenga registro, según la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Y si bien es cierto que las emisiones de CO2 parecen haberse estancado, las temperaturas seguirían en ascenso. "Lo que se sabe es que si se sigue emitiendo a las tasa que se están emitiendo ahora dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, en cuatro años ya estaríamos en un calentamiento de 1,5° C por sobre el periodo preindustrial. Harían falta alrededor de 20 años para llegar a los 2° C. Entonces, respecto del Acuerdo de París, es casi indefectible que en algún momento durante este siglo se vaya a superar el grado y medio o los dos grados", advierte Camilloni.

Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo
Desastres naturales causados por el cambio climático. Foto: Archivo

¿Qué proyecciones hacen los climatólogos? "Se supone que va a haber un periodo que se llama de overshoot o sobrecalentamiento, en el que se va a superar el objetivo del Acuerdo. Lo que no está claro es cuánto tiempo va a durar este sobrecalentamiento, si van a ser diez años, veinte o más, y de cuánto va a ser este sobrecalentamiento, si la temperatura va a subir tres grados, cuatro grados. La comunidad científica ahora está poniendo muchos esfuerzos en saber eso".

Ante este panorama, no son pocos los que comienzan a ver cada vez con mejores ojos lo que se conoce como geoingeniería, esto es, intervenir (nuevamente) sobre el clima.

La geoingeniería, una opción controvertida

Rociar la atmósfera con sustancias para reflejar la luz solar hacia el espacio. Crear nubes para provocar lluvias. Capturar el dióxido de carbono para producir otra clase de combustible o inyectar este gas en grandes profundidades del planeta. El aumento de la temperatura por encima de los objetivos acordados le abre la puerta a las ideas de la geoingeniería que cada vez más van ganando su lugar en las principales agendas científicas. En la teoría, la geoingeniería incluye desde la forestación a escala global y la creación de organismos sintéticos que atrapen el CO2 hasta la colocación de reflectores espaciales.

Camilloni, sin embargo, advierte: "Entran en discusión técnicas para llegar a los objetivos del Acuerdo de París que tienen su veta controversial, porque significa seguir interviniendo sobre el clima, en este caso para tratar de controlarlo, pero con consecuencias que no son del todo conocidas."

Harvey pasó y arrasó con todo a su paso, el saldo son varios muertos y cuantiosas pérdidas materiales, es el huracán más fuerte desde 2005
Harvey pasó y arrasó con todo a su paso, el saldo son varios muertos y cuantiosas pérdidas materiales, es el huracán más fuerte desde 2005. Foto: Reuters

Quienes cuestionan el avance de la geoingeniería, señalan que puede servir como excusa para seguir emitiendo los gases que provocan el calentamiento global, en tanto que no se conocen sus efectos secundarios y que solo se atacaría el síntoma del problema y no la causa, o sea las emisiones de gases de efecto invernadero. En la otra vereda, están quienes insisten en que de no emplearse estas tecnologías, luego será demasiado tarde. Por lo pronto, ya se sabe que el el IPCC volverá sobre el tema en la presentación de su sexto informe, tras una nueva revisión de la última literatura científica disponible.

Estados Unidos, afuera

Ya es conocido que el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció la salida de su país del Acuerdo de París. Incluso, el jefe del Departamento de Investigación Atmosférica y Medio Ambiente de la Organización Meteorológica Mundial aseguró que este paso al costado supone un aumento adicional de 0,3° C. Pero para el presidente adjunto del IPCC, el peruano Eduardo Calvo Buendía, no está todo perdido: "La materialización del retiro es un proceso político, pero en todo caso lo que ni siquiera Trump ha mencionado es el retirarse de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Estados Unidos permanecería como un actor muy importante y mantendría una serie de obligaciones incluso si decide que el método para efectuar su participación en el tema del cambio climático no es el Acuerdo de París".

Cambio en el hielo del Ártico en los últimos 30 años

Aunque reconoce que la decisión de Washington es "perjudicial" en la lucha contra el cambio climático, Calvo ve una alternativa más. "Por el carácter federal de los Estados Unidos y por el grado de autonomía en sus estados, la acción conjunta de estos puede alcanzar magnitudes cercanas a la participación del gobierno federal -asegura-. Hemos visto señales muy positivas en estas últimas semanas, por ejemplo en el caso de California. Y así existen otro estados que están dispuestos a asumir un rol de liderazgo. Indudablemente sería mejor contar con la concurrencia del gobierno federal, pero es alentador ver que algunos estados tienen alguna vocación de incluso ir más allá de los compromisos asumidos por el gobierno".

La primera evaluación del grado de cumplimiento del Acuerdo de París tendrá lugar en diciembre de 2018, en Polonia. Allí se sabrá qué tan cerca estará el mundo de frenar o no los efectos del cambio climático.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas