Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Pequeño manual para animarte a hablarle al que te gusta

3 alternativas para iniciar el diálogo si abunda la vergüenza y el tiempo pasa muy lento

Consuelo

SEGUIR

Martes 29 de agosto de 2017 • 00:16
0
"No sé de qué hablarle"
"No sé de qué hablarle". Foto: Shutterstock

¡Hola Consuelo!

Quiero hacerte una consulta. Conocí hace un tiempo de casualidad a un chico, y desde el minuto uno no pude sacarmelo más de la cabeza. No pasó nada entre nosotros, pero de todas formas la situación en la que nos conocimos tampoco se prestaba para que pasara. Es divino realmente y en lo poco que pude llegar a hablar con él, me trató como si nos conociésemos desde hace mucho tiempo. No se si fue porque hubo química o porque él por su personalidad es así, pero el gran problema es que no tengo forma de saberlo, dado que no lo vi ni le hable más desde ese dia y no se si voy a volver a cruzármelo alguna vez, pero lo mas probable, o por lo menos eso parece a corto plazo, es que no. Él tiene mi celular y yo el suyo, pero (además de que soy super vergonzosa) no tengo excusas para hablarle, y claramente no somos amigos como para que alguno empiece una conversación con un "hola" sin que quede super raro.

No sé qué hacer, si sacármelo definitivamente de la cabeza o si exagerar e idear un plan macabro al mejor estilo película de Hollywood (que, a diferencia del protagonista de la película, seguramente a mí me salga mal) para cruzármelo en algún momento de mi vida. ¡Espero puedas aconsejarme! Saludos,

La Chica Que No Sabe Para Dónde Disparar (20)

Querida Chica Que No Sabe:

Eso que vos nombrás de las películas de Hollywood tiene un nombre en la crítica de cine, ¿sabés? Se llama "meet-cute" (algo que podría traducirse como "encuentro tierno") y el paradigma es chocarse en la mitad de la calle, ella llevando un montón de libros y papeles, que se le caigan todos y que él, mientras la ayuda a juntar sus cosas, encuentre algo que para ella es vergonzoso pero que a él le dé ternura (un dibujito de un sobrino, una novela romántica que a él también le gusta, etcétera etcétera). Te cuento todo esto para que veas que este tipo de encuentros son un invento de la ficción y solo habitan ahí. Supongo que puede suceder, pero en la vida real en general no podemos esperar que las cosas nos pasen: hay que animarse, hacerlas suceder. Y desde mi humilde perspectiva, juntar coraje y animarse es mucho más romántico que chocarse en la calle de casualidad.

Me decís que tenés su celular: imagino que también tenés su Facebook, entonces. Si no, igual está Whatsapp. En otra época hubieras tenido que armarte de fuerzas para llamarlo, pero por suerte el siglo XXI te pide mucho menos: que te animes a escribirle. Me decís que no tenés excusas: ¡una nunca las tiene! Una opción es, de frente manteca, "¡Hola! ¿Cómo andás? Pensaba ir a ver X película y se me ocurrió invitarte, jaja, qué sé yo, ¿querés venir?" así, riéndote un poco pero sin mucha vuelta. Si no te animás, empezar una conversación: mi forma favorita es mandar un video que pienses que le va a gustar con un comentario. "Escuchate este tema", el video y nada más: si tiene ganas de seguir una conversación con vos, lo va a hacer, aunque sea medio descolgado de tu parte, incluso por eso al menos le va a intrigar. Y después están las opciones más viles, tan viles que casi me da vergüenza decirlas pero por honestidad intelectual te las tengo que ofrecer: "che, tengo entradas para X pero se me cayó una amiga.¿querés venir? Si no la vendo, me da un poco de fiaca ir sola", o la peor de todas, mandar un "¡jajajajajaj tal cual, tenemos que ir!" y al minuto un "ay, perdón, me equivoqué de chat jajaja" y ver si él te la sigue. Yo optaría por el video si no te animás a alguna de las otras, pero qué sé yo, la del chat equivocado ya es tan clásica que por lo menos quiero que la tengas en tu arsenal.

Después me contás cómo te anduvo. Y siempre recordá: en el peor de los casos, te clava el visto. El no ya lo tenés.

Un cariño,

Consuelo

Consuelo estará disponible para resolver todos los conflictos digitales que lleguen a la casilla modalesdebolsillo@lanacion.com.ar, como comentario a esta nota o a la cuenta de Facebook de LA NACION. Si la consulta es comprometedora, cuidará el anonimato del remitente.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas