Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La condena a un polémico gurú desata una ola de violencia en la India

El jefe de la secta Dera Sacha Sauda fue acusado de violar a dos seguidoras en 2002; el fin de semana sus seguidores provocaron disturbios y hubo 39 muertos

Lunes 28 de agosto de 2017 • 20:52
SEGUIR
PARA LA NACION
0

ROHTAK, India.- Se desplomó de la silla, gimoteó e imploró compasión al juez. En la escena descrita ayer por los testigos no se intuyen los superpoderes ni el perfil semidivino que se arrogaba Gurmeet Ram Rahim Singh. El gurú acababa de ser condenado a 20 años de cárcel por violar a dos seguidoras en 2002.

Existen en la India pocos tipos tan poderosos como el líder de la secta Dera Sacha Sauda. El magistrado acudió a la cárcel de Rohtak para comunicarle la sentencia por motivos de seguridad en lugar del habitual traslado del reo al juzgado. Un cordón policial evitó que se acercaran los manifestantes enajenados que el fin de semana habían dejado 39 muertos y 200 heridos en las dos provincias septentrionales del Punjab y Haryana.

Gurmeet Ram Rahim Singh, el extravagante gurú indio que tiene millones de seguidores
Gurmeet Ram Rahim Singh, el extravagante gurú indio que tiene millones de seguidores. Foto: AP

El paisaje descrito por la prensa local sugiere el caos. Sus fieles quemaron estaciones de servicios y estaciones de trenes en sus enfrentamientos con decenas de miles de policías antidisturbios llegados de todo el país. Internet fue cortado para evitar la organización vandálica, se ha declarado el toque de queda, cerrado colegios, prohibido reuniones en la calle y ordenado a los agentes disparar ante cualquier asomo de violencia.

La sentencia de hoy nace en la carta anónima que una seguidora envió en 2002 al entonces primer ministro, Atal Bihari Vajpajee, denunciando haber sido violada por Singh. También está acusado de matar a un periodista que aireó el escándalo, de fraude y de incitar a 400 seguidores a castrarse "para acercarse a Dios".

La biografía de Singh exige un ejercicio de concisión. En su cuenta se define como santo, filántropo, deportista, actor, cantante, director de cine y escritor, por hacer la lista corta. Es uno de esos tipos difíciles de encasillar. Igual viste túnicas blancas que rezuman espiritualidad con lisérgicos estampados con lentejuelas y joyas.

Su frondosa barba le acerca al rol del vengativo ángel del infierno que interpreta en la saga de El mensajero de Dios. Allí aplasta marcianos, fantasmas y villanos de todo tipo mientras canta y baila. Son películas de autor: su nombre aparece 30 veces en los créditos. También canta colgado de una grúa en electrizantes conciertos de rock para atraer a la juventud, asoma en cualquier evento multitudinario que alimente su ego y cuenta con 57 récords Guinness. Mesiánico e hiperbólico hasta la autoparodia, el gurú Singh ha sublimado la extravagancia en un gremio alérgico a la ortodoxia.

El condenado apenas contaba 23 años cuando asumió el liderazgo de la secta Dera. Había sido creada en 1946 y hoy cuenta con 46 centros y 60 millones de seguidores. Bajo su mando se ha extendido a Estados Unidos, Canadá o Australia. La organización se define como una ONG que presta servicios sociales y su ejército de descastados le ven como el reformador que les da lo que el Estado y las religiones tradicionales les niegan.

Debajo del grotesco Singh late una problemática social seria. Existen miles de organizaciones de culto en el Punjab, donde la tercera parte de la población son dalits o intocables. Los fieles de Singh no reparan en sus delitos y sí en sus obras de caridad, la lucha contra la droga o el alcoholismo que devastan la región, la organización de bodas dignas para pobres o las generalizadas donaciones de órganos entre sus miembros. Muy pocos han abandonado su sede en la ciudad de Sirsa, una enormidad autosuficiente de 400 hectáreas con hospitales, colegios, cines y campos de críquet.

Su influencia sobre millones de votantes explica la complicidad de los políticos. El primer ministro, Narendra Modi, agradeció a Singh sus contribuciones al país en 2014. El gurú había pedido ese mismo año el voto a su partido, el nacionalista Bharatija Janata Party, y varios de sus ministros compartieron escenario con él cuando ya estaba siendo procesado por violación.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas