Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una fuga escandalosa puso en foco la superpoblación de presos en comisarías

Siete reclusos se escaparon de un calabozo improvisado en Villa Ballester; en las celdas policiales hay 3035 detenidos, el triple de lo permitido

Martes 29 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

La escandalosa fuga de siete presos alojados en un precario calabozo de la comisaría 2» de San Martín, en Villa Ballester, puso al descubierto la superpoblación en las seccionales bonaerenses: en ellas, donde hay lugar para uno ubican a tres. Por la evasión -que todavía tiene a cuatro prófugos- fue desplazado del cargo el jefe de la dependencia y tres oficiales que tenían responsabilidad sobre la zona de celdas serán indagados por una eventual actuación negligente que habría permitido el escape.

Según información oficial, hay 3035 personas alojadas en comisarías bonaerenses, cuando el cupo legal es de 1039. Es decir que hay un excedente de 1996 reclusos, un 192%, casi el triple que lo debido.

Pero el hacinamiento no es sólo un problema de las comisarías. En las cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) hay 37.000 internos, casi un 50% más que las 25.000 plazas disponibles.

Fuentes de los ministerios de Justicia, a cargo de Gustavo Ferrari, y de Seguridad, dirigido por Cristian Ritondo, recordaron que no se construye una cárcel en la provincia desde el año 2000: la última fue la de General Alvear, escenario, a fines de 2015, de la histórica fuga de tres de los cuatro condenados por el triple crimen de la efedrina.

Además de los 37.000 detenidos en el SPB y de los 3035 alojados en las comisarías bonaerenses hay 1500 supuestos delincuentes con prisión domiciliaria, monitoreados con tobilleras electrónicas.

Según afirmó el ministro Ferrari, desde junio del año pasado hasta ayer el SPB sumó 3980 internos. "La política criminal del gobierno bonaerense es inflexible con la persecución del delito, lo que hace que haya más detenidos", explicó a LA NACION. Ferrari agregó que se abrió un "proceso de apertura de búsqueda de financiamiento" para la construcción de nuevas cárceles.

La comisaría 2» de San Martín está en Bulevar Ballester 164. La fuga de los siete presos, entre ellos, un joven de 18 años acusado de haber participado en el homicidio de un comerciante de la zona, fue descubierta anteayer a las 23 por una llamada al 911: un vecino alertaba que había gente saltando por los techos del fondo de la seccional.

Pocos minutos después fueron recapturados tres de los evadidos: Emiliano Sánchez, José Luis Fernández y Oscar Díaz. Dos de ellos fueron detenidos en el interior del Instituto Ballester, un establecimiento educativo cercano a la seccional. El restante, a unas 20 cuadras más allá. A los tres se les imputa el delito de evasión. Hasta anoche seguían prófugos Ortiz, Fabián Sorrentino, Pedro Sayes y Jesús López, según la información oficial.

Ortiz tiene 18 años y había sido detenido meses atrás acusado del homicidio de Eduardo Herrlein, un zapatero de 61 años asesinado durante el robo en su local de la calle Balcarce al 3000, de Villa Ballester.

La sonada fuga es investigada por la fiscal de San Martín Ana Armetta. Según informaron fuentes judiciales, en las próximas horas, la fiscal citará a declaración indagatoria a tres policías por presunto incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Por lo pronto, la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad bonaerense desafectó de sus funciones a cuatro uniformados: al jefe de turno, al oficial de servicio, al ayudante de guardia (los tres más comprometidos hasta ahora) y al jefe de la seccional, comisario Daniel Franco Correa.

Según informaron a LA NACION calificadas fuentes de la investigación, Correa fue desafectado por "negligencia, falta de control y de supervisión".

Hasta la fuga, en la comisaría 2» había 12 detenidos. Los calabozos originales estaban clausurados; por eso, los imputados estaban alojados en el fondo de la comisaría, en una suerte de galpón con techo de chapa y rejas. El lugar fue definido por una calificada fuente judicial como "muy precario".

Los presos alojados lograron romper la reja del techo y escaparon sin ser vistos por el personal policial que en ese momento se hallaba en la dependencia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas