Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Inquietud por el remate del edificio histórico del Instituto Antártico Argentino

Fue la primera institución del mundo dedicada a la investigación científica en la Antártida

Lunes 04 de septiembre de 2017 • 11:33
0
El edificio histórico que podría rematarse
El edificio histórico que podría rematarse.

Crece la inquietud entre investigadores y personal administrativo vinculado con la actividad antártica argentina. A pesar del rechazo generalizado, el próximo 21 de septiembre está previsto el remate del edificio que históricamente ocupó, y todavía ocupa, la primera institución del mundo dedicada a la investigación científica en el continente blanco: el Instituto Antártico Argentino (IAA); cuya creación en 1951 es anterior a la firma del Tratado Antártico.

En ese edificio, ubicado en Cerrito 1248 de la Ciudad de Buenos Aires, también funcionó durante décadas la Dirección Nacional del Antártico (DNA). Allí, durante más de medio siglo, se tomaron decisiones del más alto nivel político y científico, que marcaron el rumbo de la política nacional antártica. También se coordinaron y planificaron miles de operaciones y traslados antárticos que, además de permitir comprender fenómenos oceanográficos, atmosféricos, biológicos, geológicos, glaciológicos e históricos de la Antártida, también contribuyeron al establecimiento del límite exterior de la plataforma continental argentina, a establecer regulaciones que asegurasen la conservación y la explotación de los recursos vivos marinos de los mares australes (incluido el Atlántico Sur), al estudio de los hielos continentales patagónicos en la frontera con Chile, entre un sinnúmero de actividades que demandaron el compromiso y el sacrificio de sus protagonistas.

Pero todos esto parece no ser suficiente para justificar la refacción del histórico edificio. En 2013, la mayor parte del personal de este organismo (IAA-DNA) pasó a trabajar temporariamente en unas oficinas alquiladas en el centro porteño. La razón de la mudanza era permitir que la sede de Cerrito 1248 fuese refaccionada, y que luego el personal regresara. Pero esto nunca ocurrió, ya que se hicieron unos pocos arreglos pero más tarde todo quedó en la nada.

En 2015 una parte del personal pasó a trabajar en un nuevo edificio ubicado en la Universidad de San Martín. Allí, aún no tiene los laboratorios terminados y no dispone de capacidad suficiente para los aproximadamente 200 empleados del organismo. Parte del personal aún continúe trabajando en oficinas alquiladas y no tiene ninguna certeza de cuál va a ser su destino en pocos meses cuando se venza el contrato de alquiler.

La decisión se desprenderse del histórico edificio se tomó en el marco de la venta de inmuebles estatales. Como consignó este diario en octubre del año último, la versión oficial es que el edificio está "ocioso y en malas condiciones edilicias". Además, desde el año pasado, el Instituto Antártico se trasladó al campus de la Universidad de San Martín (Unsam) por un convenio que se firmó con esa institución. Sin embargo, según pudo constatar LA NACION a través de visitas al lugar y denuncias de los empleados, el instituto destinado a la investigación antártica, que cuenta con 200 trabajadores, apenas funciona y se encuentra "desmembrado".

Existe una gran incertidumbre no sólo en lo que respecta a qué va a suceder con el lugar de trabajo de los científicos, técnicos, profesionales y administrativos antárticos, sino también cómo se va a continuar con las actividades científicas y políticas antárticas si no existe una estructura física y administrativa capaz de garantizar su funcionamiento. Por otra parte, el alquiler que se paga por las oficinas es extremadamente caro (unos cuantos miles de dólares al mes), si este dinero hubiese o fuese destinado a refaccionar Cerrito, el estado del edificio ya sería óptimo para retomar su actividad.

Por estas y otras razones, los trabajadores antárticos se preguntan: ¿por qué rematar lo más valioso del patrimonio simbólico y económico de la ciencia y la política antártica?, cuando se encuentran trabajando en laboratorios sin terminar o en oficinas alquiladas a valores astronómicos.

"Si lo que se desea es garantizar la continuidad de la ciencia antártica y, al mismo tiempo, hacer un uso eficiente y racional de los recursos económicos la opción más certera sería restaurar Cerrito 1248 y hacer que el edificio retome sus funciones históricas. Cualquier otra opción implica no sólo perder uno de los valores preciados de la ciencia antártica argentina, sino también hacer un uso muy poco eficiente de los recursos económicos del Estado", afirman muchos de ellos, que prefieren no revelar su nombre.

Por su parte, Ramón Lanús, titular de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, aseguró en diálogo con LA NACION que el edificio "es ineficiente y muy caro para refaccionar" y que estaba desde hacía años en "estado de abandono". Lanús reconoció que el inmueble "tiene valor histórico y está protegido", por lo que quien lo compre en el remate no podrá demolerlo.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas