Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Adopciones: la Ciudad busca reducir los tiempos de espera a menos de la mitad

En Buenos Aires hay 170 chicos y adolescentes a la espera de una familia

Martes 29 de agosto de 2017 • 17:39
SEGUIR
LA NACION
0

cerrar

Con la habilitación del registro online de los postulantes, el cumplimiento de los plazos del nuevo Código Civil y el acompañamiento profesional especializado durante todo el proceso de adopción, el gobierno de la Ciudad busca acortar a menos de la mitad los tiempos de espera de los 170 chicos y los adolescentes a la espera de una familia.

En una prueba piloto que se hizo en los últimos ocho meses, con acuerdo de los jueces de familia porteños, también se evaluó con buenos resultados el acceso de los potenciales adoptantes a más información para conocer mejor a esos chicos, aun cuando las condiciones no coincidieran con los deseos indicados al momento de la inscripción en el Registro Único de Aspirantes a Guardas con fines Adoptivos (Ruaga).

Eso logró que 24 postulantes, ya sean parejas o adultos solos, cambiaran de opinión y recibieran chicos más grandes, con hermanos o alguna discapacidad o enfermedad. Con esto, las guardas de seis meses que estipula el nuevo Código Civil previas al inicio del juicio de adopción aumentaron casi un 40 por ciento, según se informó ayer durante la presentación de estos cambios para agiliar el proceso de adopción en la jurisdicción.

"Adoptar es mucho más que formar una familia con la llegada de un bebe. Es un acto de amor entre un adulto y un chico. Cuando la disponibilidad adoptiva de los postulantes es de un chico de hasta un año, pasa mucho tiempo porque no hay tantos chicos tan pequeños en condición de ser adoptados", dijo Karina Leguizamón, presidenta del Consejo de los Derechos del Niño, la Niña y el Adolescente de la Ciudad.

En los 40 hogares que dependen del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat porteño, a cargo de Guadalupe Tagliaferri, hay entre 800 y 850 chicos, de los que alrededor de 170 están en condiciones de ser adoptados. Esto ocurre cuando, tras la vulneración de alguno de sus derechos, fallaron los esfuerzos con intervención de la Justicia de recomponer el vínculo del chico con la familia biológica o ampliada.

Deseos encontrados

Mientras que apenas el 1% de los menores que esperan una familia tiene menos de un año de edad, el 82% de los postulantes desea adoptar chicos de esa edad. Un 3% de los chicos tiene menos de cuatro años. La mayoría tiene seis años o más.

Y mientras que en el 60% de las postulaciones en el Ruaga indican disponibilidad para adoptar a solo chico, el 70% de los menores son grupos de hermanos.

También hay chicos con discapacidad y enfermedades que requieren atención crónica. Sin embargo, el 76% de los inscriptos en el registro quiere adoptar chicos sin problemas de salud.

En el Ruaga hay 1100 inscriptos. El 40% son hogares monoparentales, es decir, sin pareja en términos de unión civil. El 35% son mujeres y el 5% son hombres. El resto son parejas.

"Más allá de un cambio de procedimiento, es un cambio cultural. Promover un cambio en todos los involucrados, empezando por el Gobierno, y con la Justicia y los potenciales adoptantes", señaló el jefe de Gobierno, Horario Rodríguez Larreta.

Leguizamón explicó que en estos ocho meses de prueba, encuentros informativos con potenciales adoptantes cuando los juzgados no logran dar con postulantes ayudaron a modificar positivamente la predisposición de los adultos a adoptar chicos más grandes, grupos de hermanos o con algún problema de salud.

El proceso de inscripción en el Ruaga, que antes de este cambio sólo era presencial, se podrá hacer vía Internet, pero recién después de asistir a tres encuentros informativos, que son abiertos a la comunidad.

A medida que se van cargando los documentos requeridos, comienza a armarse un registro digitalizado que reemplaza el legajo de papel. Una vez que se completaron los requisitos, se podrán reservar los turnos para las dos evaluaciones, una a cargo de un psicólogo y otra a cargo de un trabajador social. Según se explicó ayer, la digitalización de los legajos agiliza la búsqueda por criterios entre los perfiles de los potenciales adoptantes.

"El plazo entre la entrega del primero y el segundo documento que se les solicitaba a las personas que decidían inscribirse para adoptar a un chico era de entre cuatro y cinco meses, por ejemplo. En ese ir y venir, podía frustrarse la decisión. Con los encuentros informativos logramos evacuar las dudas sobre todo el proceso y esto calma la ansiedad y evita la frustración", comentó Leguizamón.

Otro cambio lo imponen los plazos más estrictos del nuevo Código Civil que se deben cumplir y la posibilidad de que, ante la aparición de un miembro de la familia de origen de los chicos, se pueda avanzar en ese vínculo sin tener que suspender la condición de adoptabilidad y tener que reiniciar el proceso.

Una vez que el juez concede la guarda de un menor a una familia, un equipo de especialistas acompaña ese proceso que dura seis meses. Recién entonces, comienza en juicio de adopción, que puede durar entre seis y ocho meses, período que el juez a cargo puede prorrogar.

"El proceso puede ser más corto, pero si no cambiamos culturalmente la realidad de que un 82% de los postulantes quiere adoptar a un chico menor de un año o que apenas cuatro de cada 10 postulaciones indiquen la posibilidad de adoptar dos o más hermanos, seguiríamos sin garantizar derechos de los niños", dijo Tagliaferri.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas