Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sacarle una foto a la comida hace que nos parezca más sabrosa, según un estudio

Retratar un plato puede ayudar a mejorar la experiencia de un comensal, de acuerdo a una investigación de la Universidad Saint Joseph y la Universidad de San Diego

Miércoles 30 de agosto de 2017 • 09:30
0
Un retrato a un plato permite que el comensal pueda disfrutar mejor de la experiencia culinaria
Un retrato a un plato permite que el comensal pueda disfrutar mejor de la experiencia culinaria. Foto: AP / Karly Domb Sadof

Además de las selfies, hay un tipo de retrato en Instagram que hasta tiene su propio hashtag: #foodporn. Los platos sofisticados, sabrosos, con una iluminación perfecta y listos para ser apreciados en las pantallas de los teléfonos móviles forman parte de una receta que convoca multitudes en la aplicación de fotografía y video digital móvil.

Para algunos, sacarle una foto a una sofisticada hamburguesa casera gourmet puede ser un ritual que ayuda a disfrutar mejor de cada bocado. Eso es lo que creen los investigadores de la Universidad Saint Joseph y la Universidad de San Diego, que elaboraron un estudio enfocado en dos grupos de personas, uno con una serie de platos saludables por un lado y otro con propuestas más cercanas a la comida chatarra o fast food. Dentro de cada grupo se les pidió a la mitad de los participantes que retrataran sus platos, y a otros no.

Aquellos que habían retratado una hamburguesa o una porción de torta calificaban su plato con mejor puntaje que aquellos que no le sacaban una foto.

Los investigadores creen que el comportamiento de retratar la comida permite que las personas pongan más atención en el plato y en la experiencia que lo rodea.

La manía de estar pendiente de la cámara también fue objeto de estudio de las Universidades del Sur de California, Pennsylvania y Yale, donde remarcan cómo los retratos fotográficos pueden incrementar el disfrute de una experiencia. En contra de la creencia general, tomar una fotografía permite a las personas tener recuerdos más precisos, pero también reduce la atención de otros sentidos, como el oído.

"A medida que comenzamos a reunir mayor información a lo largo de cinco o seis años, seguimos descubriendo que tomar fotografías hizo que las personas se sumergieran más en la experiencia", dijo Alix Barasch, una de las autoras del estudio, citada por The New York Times.

A la vez, muchos chefs y dueños de restaurantes piensan lo opuesto : que la preocupación por tomar la foto y por compartir las imágenes en las redes sociales va en detrimento del disfrute de la experiencia gastronómica.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas