0

Tres técnicos rumbo al Mundial, el inédito récord del seleccionado argentino

Sampaoli buscará asegurar el pasaje que tiempo atrás soñaron Martino y Bauza; en la historia, a lo sumo hubo dos técnicos: Bielsa/Pekerman, para 2006, y Basile/Maradona, para 2010
Cristian Grosso
0
30 de agosto de 2017  

Tres técnicos rumbo al Mundial, un récord inédito
Tres técnicos rumbo al Mundial, un récord inédito Fuente: LA NACION

Camino a Alemania 2006 Marcelo Bielsa se quedó sin energía entre tantas invasiones y el desapego de Grondona por las reglas, entonces José Pekerman completó el trayecto. Rumbo al siguiente Mundial, Alfio Basile renunció, convencido de un complot desestabilizador, y Diego Maradona terminó entre sobresaltos el desembarco en Sudáfrica 2010. Nunca en la historia la selección necesitó de tres entrenadores para clasificarse a una Copa del Mundo. Hasta ahora, que Jorge Sampaoli buscará asegurar el pasaje que tiempo atrás soñaron Gerardo Martino y Edgardo Bauza .

Con la mira en Rusia 2018, este ‘tridente técnico’ no registra antecedentes. Martino sumó 11 puntos sobre 18 posibles (61,11%) y Bauza también rescató 11, pero sobre 24 (45,83%). Ahí están las 22 unidades actuales de la selección. Martino renunció cuando descubrió que lo habían dejado solo. A Bauza lo manosearon cruelmente durante un par de semanas hasta despedirlo. Como comparación y evidente registro de involución, Bolivia también tuvo tres técnicos en éstas eliminatorias: Julio César Baldivieso, Ángel Hoyos y Mauricio Soria.

Martino fue el DT del primer tercio, cuando el paso por el Monumental fue muy improductivo: la primera caída en la historia con Ecuador (0-2) y un empate 1-1 con Brasil. El Brasil de Dunga, no el actual de Tite. Pero antes de marcharse, Martino alimentó la cosecha con dos triunfos vitales como visitante: 1-0 a Colombia, en Barranquilla, y 2-1 sobre Chile, en Santiago. Después, por voluntad de los futbolistas, espantados por la atmósfera indiferente del público en Núñez, la selección comenzó a jugar en el interior del país: en el Kempes de Córdoba, superó por 2 a 0 a Bolivia.

Las eliminatorias se paralizaron por la Copa América del Centenario. A la vuelta de los Estados Unidos, con la espina por otra final perdida, Martino se marchó. Una AFA caótica, atravesada por ese grondonismo residual que representaba Luis Segura lo empujó a irse. Había renunciado Messi y, por los medios, Martino se iba enterando de que los dirigentes no pensaban cederle a los jugadores para los inminentes Juegos de Río. El vacío ya era insoportable. Y también habían desaparecido las complicidades con muchos jugadores.

Llegó Bauza como sexta opción, después de las negativas de Simeone, Bielsa, Pochettino, Berizzo y el propio Sampaoli, que acababa de firmar su contrato con Sevilla. Fue una apuesta solitaria de Armando Pérez y el Comité de Regularización que había intervenido la AFA. Volvió Messi y el ciclo debutó con un triunfo 1-0 ante Uruguay, en Córdoba. Pero esa selección nunca definió rumbo ni estilo. Y vivió entre turbulencias. Apenas rescató empates con Venezuela (2-2; en Mérida) y Perú (2-2; en Lima) y perdió 1-0 con Paraguay en Córdoba, para establecer una marca inédita: nunca en las eliminatorias la Argentina había caído dos veces como local. El público comenzó a resistir al núcleo histórico de los futbolistas. Golear 3-0 a Colombia, en San Juan, apenas simuló un analgésico. Pero ni el éxito 1-0 sobre Chile en el retorno a Núñez espantó el tufillo a fin de ciclo. Cinco días después, cuando la Argentina escaló a La Paz y perdió 2-0 con Bolivia, Bauza ya sabía que estaba afuera.

Vale ir al archivo para confirmar un escenario sin precedentes. La primera eliminatoria que jugó la Argentina fue para Suecia 58 y se clasificó de la mano de Guillermo Stábile como DT. Para Chile 1962, Victorio Spinetto superó el corte. Fue José María Minella el que llevó a la selección a Inglaterra 1966. Hasta en el momento de mayor decepción, rumbo a México 1970, la única vez que la Albiceleste no logró la clasificación, hubo un único timonel: Adolfo Pedernera. Ya para Alemania 1974, Enrique Omar Sívori condujo a la Argentina.

Para Argentina 78 y España 82 la selección no tuvo que superar el corte por el privilegio de ser anfitrión y campeón, respectivamente. Bilardo dirigió el proceso a México 86 y para Italia 90 nuevamente el blindaje del monarca evitó las aventuras sudamericanas. Basile y el temblor del repechaje rumbo a EE.UU. 94, Passarella y su rígido liderazgo hacia Francia 98, Bielsa y el arrollador camino a Corea-Japón 2002 y la paternal guía de Sabella hacia Brasil 2014 completaron las clasificaciones unipersonales.

Martino, Bauza y Sampaoli, uno tras otro, son el emergente de la ineptitud dirigencial. Ahora el entrenador de Casilda abrirá una dimensión desconocida. Tiene que salir a la caza de siete puntos, al menos. Es decir, ganar los dos partidos como local (Venezuela y Perú) y sumar en Montevideo o en Quito. Con 29 puntos seguramente conseguirá una plaza directa para Rusia. Quizá con menos, también. Precisamente a la Argentina le alcanzaron 28 para entrar en Sudáfrica 2010. La selección reclama un shock de estilo y determinación. Y puntos. El tercer hombre no tiene puerta de escape.

El balance

Gerardo Martino: de menos a más en el primer tercio

Sumó 11 puntos sobre 18 posibles (61,11%). Después de un mal estreno, con derrota ante Ecuador en Núñez, logró dos valiosos éxitos como visitante ante Colombia y Chile.

Edgardo Bauza: una cosecha tan pobre que encendió las alarmas

También rescató 11 puntos, pero sobre 24 (45,83%). La derrota con Paraguay, en Córdoba, hoy duele más que nunca. Cayó en Brasil y Bolivia.

Jorge Sampaoli: con cuatro finales para llegar a Rusia 2018

Tras Uruguay, recibirá el próximo martes a Venezuela. Luego, el 5 de octubre será local ante Perú y cerrará el 10/10 con Ecuador, en Quito.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.