Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tres técnicos rumbo al Mundial, el inédito récord del seleccionado argentino

Sampaoli buscará asegurar el pasaje que tiempo atrás soñaron Martino y Bauza; en la historia, a lo sumo hubo dos técnicos: Bielsa/Pekerman, para 2006, y Basile/Maradona, para 2010

Miércoles 30 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Tres técnicos rumbo al Mundial, un récord inédito
Tres técnicos rumbo al Mundial, un récord inédito. Foto: LA NACION

Camino a Alemania 2006 Marcelo Bielsa se quedó sin energía entre tantas invasiones y el desapego de Grondona por las reglas, entonces José Pekerman completó el trayecto. Rumbo al siguiente Mundial, Alfio Basile renunció, convencido de un complot desestabilizador, y Diego Maradona terminó entre sobresaltos el desembarco en Sudáfrica 2010. Nunca en la historia la selección necesitó de tres entrenadores para clasificarse a una Copa del Mundo. Hasta ahora, que Jorge Sampaoli buscará asegurar el pasaje que tiempo atrás soñaron Gerardo Martino y Edgardo Bauza .

Con la mira en Rusia 2018, este 'tridente técnico' no registra antecedentes. Martino sumó 11 puntos sobre 18 posibles (61,11%) y Bauza también rescató 11, pero sobre 24 (45,83%). Ahí están las 22 unidades actuales de la selección. Martino renunció cuando descubrió que lo habían dejado solo. A Bauza lo manosearon cruelmente durante un par de semanas hasta despedirlo. Como comparación y evidente registro de involución, Bolivia también tuvo tres técnicos en éstas eliminatorias: Julio César Baldivieso, Ángel Hoyos y Mauricio Soria.

Martino fue el DT del primer tercio, cuando el paso por el Monumental fue muy improductivo: la primera caída en la historia con Ecuador (0-2) y un empate 1-1 con Brasil. El Brasil de Dunga, no el actual de Tite. Pero antes de marcharse, Martino alimentó la cosecha con dos triunfos vitales como visitante: 1-0 a Colombia, en Barranquilla, y 2-1 sobre Chile, en Santiago. Después, por voluntad de los futbolistas, espantados por la atmósfera indiferente del público en Núñez, la selección comenzó a jugar en el interior del país: en el Kempes de Córdoba, superó por 2 a 0 a Bolivia.

Las eliminatorias se paralizaron por la Copa América del Centenario. A la vuelta de los Estados Unidos, con la espina por otra final perdida, Martino se marchó. Una AFA caótica, atravesada por ese grondonismo residual que representaba Luis Segura lo empujó a irse. Había renunciado Messi y, por los medios, Martino se iba enterando de que los dirigentes no pensaban cederle a los jugadores para los inminentes Juegos de Río. El vacío ya era insoportable. Y también habían desaparecido las complicidades con muchos jugadores.

Llegó Bauza como sexta opción, después de las negativas de Simeone, Bielsa, Pochettino, Berizzo y el propio Sampaoli, que acababa de firmar su contrato con Sevilla. Fue una apuesta solitaria de Armando Pérez y el Comité de Regularización que había intervenido la AFA. Volvió Messi y el ciclo debutó con un triunfo 1-0 ante Uruguay, en Córdoba. Pero esa selección nunca definió rumbo ni estilo. Y vivió entre turbulencias. Apenas rescató empates con Venezuela (2-2; en Mérida) y Perú (2-2; en Lima) y perdió 1-0 con Paraguay en Córdoba, para establecer una marca inédita: nunca en las eliminatorias la Argentina había caído dos veces como local. El público comenzó a resistir al núcleo histórico de los futbolistas. Golear 3-0 a Colombia, en San Juan, apenas simuló un analgésico. Pero ni el éxito 1-0 sobre Chile en el retorno a Núñez espantó el tufillo a fin de ciclo. Cinco días después, cuando la Argentina escaló a La Paz y perdió 2-0 con Bolivia, Bauza ya sabía que estaba afuera.

Vale ir al archivo para confirmar un escenario sin precedentes. La primera eliminatoria que jugó la Argentina fue para Suecia 58 y se clasificó de la mano de Guillermo Stábile como DT. Para Chile 1962, Victorio Spinetto superó el corte. Fue José María Minella el que llevó a la selección a Inglaterra 1966. Hasta en el momento de mayor decepción, rumbo a México 1970, la única vez que la Albiceleste no logró la clasificación, hubo un único timonel: Adolfo Pedernera. Ya para Alemania 1974, Enrique Omar Sívori condujo a la Argentina.

Para Argentina 78 y España 82 la selección no tuvo que superar el corte por el privilegio de ser anfitrión y campeón, respectivamente. Bilardo dirigió el proceso a México 86 y para Italia 90 nuevamente el blindaje del monarca evitó las aventuras sudamericanas. Basile y el temblor del repechaje rumbo a EE.UU. 94, Passarella y su rígido liderazgo hacia Francia 98, Bielsa y el arrollador camino a Corea-Japón 2002 y la paternal guía de Sabella hacia Brasil 2014 completaron las clasificaciones unipersonales.

Martino, Bauza y Sampaoli, uno tras otro, son el emergente de la ineptitud dirigencial. Ahora el entrenador de Casilda abrirá una dimensión desconocida. Tiene que salir a la caza de siete puntos, al menos. Es decir, ganar los dos partidos como local (Venezuela y Perú) y sumar en Montevideo o en Quito. Con 29 puntos seguramente conseguirá una plaza directa para Rusia. Quizá con menos, también. Precisamente a la Argentina le alcanzaron 28 para entrar en Sudáfrica 2010. La selección reclama un shock de estilo y determinación. Y puntos. El tercer hombre no tiene puerta de escape.

El balance

Gerardo Martino: de menos a más en el primer tercio

Sumó 11 puntos sobre 18 posibles (61,11%). Después de un mal estreno, con derrota ante Ecuador en Núñez, logró dos valiosos éxitos como visitante ante Colombia y Chile.

Edgardo Bauza: una cosecha tan pobre que encendió las alarmas

También rescató 11 puntos, pero sobre 24 (45,83%). La derrota con Paraguay, en Córdoba, hoy duele más que nunca. Cayó en Brasil y Bolivia.

Jorge Sampaoli: con cuatro finales para llegar a Rusia 2018

Tras Uruguay, recibirá el próximo martes a Venezuela. Luego, el 5 de octubre será local ante Perú y cerrará el 10/10 con Ecuador, en Quito.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas