Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El fútbol también pregunta por Maldonado

Ezequiel Fernández Moores

SEGUIR
PARA LA NACION
Miércoles 30 de agosto de 2017
0
Nahuel Guzman en su llegada al país
Nahuel Guzman en su llegada al país. Foto: LA NACION

Con el OK del presidente Alberto Lecchi, Leo "Tiki Tiki" Di Lorenzo, capitán ante la ausencia de Gastón Aguirre, salió el domingo pasado a la cancha con la bandera enrollada. Hubo alguna consulta con River. Y no importó si había o no autorización del árbitro. Los jugadores de Temperley no querían que se repitiera lo que había sucedido con su protesta por el fallo de la Corte Suprema, el 2x1 que reducía condenas a represores, cuando les prohibieron salir a la cancha con su bandera que se sumaba al repudio masivo. Contra River, en cambio, el equipo pudo posar ante la vista de todos, TV incluída. Fue imposible omitir la bandera cedida por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA). "Aparición con vida de Santiago Maldonado YA". Temperley perdió 1-0. Ganó otro partido más importante.

El gesto fue el más valiente y solidario en el debut de la Superliga. Siguió al que había adoptado San Lorenzo unas horas antes. Integrantes de la Subcomisión del Hincha salieron al campo en la previa del clásico contra Racing. "Aparición con vida ya de Santiago Maldonado", decía la bandera. Racing reprodujo la imagen. No así la tele. Igual, hubiese sido difícil leerlo en esa pantalla lluviosa. La TV de cable, que no cobrará extras hasta que pasen las elecciones (la política siempre juega), trasmitió este fin de semana por el abono común imágenes tan pobres que parecían del siglo pasado. Esa pantalla del nuevo fútbol por cable, que lucía prehistórica sin HD, impedía hasta distinguir a los jugadores-superhéroes que había prometido el afiche de la promoción. Algunos de ellos, según me cuentan, evaluaron enviar cartas documento al canal por haber usado su imagen sin aviso previo. En medio de tanto negocio de Superliga, y de alguna indecisión inicial en la AFA, allí estaban igual los superhéroes de Temperley. Y el gesto de San Lorenzo. Y el de los hinchas de Cultura Banfileña, que también hicieron visible la bandera que filtraron en su partido del viernes contra Belgrano. "Vivo se lo llevaron, vivo lo queremos!". Decenas y decenas de hinchas se sumaron al reclamo en las redes sociales. "Estoy viendo a Temperley (a River, al equipo que fuere). Me pregunto dónde está Santiago Maldonado". Otros equipos menos famosos, como el Club Deportivo y Fomento Las Mandarinas, de Coronel Brandsen, que juega en la Liga de Chascomús, también posaron antes de su partido con una bandera que tenía la misma pregunta.

Santiago Maldonado, él mismo, ya no los dobles oportunamente plantados, pasó por fin a ser noticia el domingo por la noche en otras pantallas. Eso sí, el artesano que sigue bajo desaparición forzada desde el 1 de agosto cuando protestaba con un grupo mapuche en Chubut, parecía formar parte de una célula terrorista que, según esos relatos, parecía más peligrosa que el ISIS. El lunes, el fútbol siguió su reclamo. Hijo de un artista, y de una madre que lo llevaba desde niño a las marchas del 24 de marzo, Nahuel Guzmán, arquero suplente de la selección, arribó ese día desde México con una remera negra y letras blancas que preguntaban "¿Dónde está Santiago?". "El ambiente del fútbol es una burbuja. Te aleja de la realidad y te saca información", dijo Guzmán tiempo atrás al sitio Goal.com. Por el último 24 de marzo, previa del partido contra Chile en el Monumental, Guzmán escribió "Aguanten las madres" en su guante derecho y "Aguanten las abuelas" en el izquierdo, por Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Tuiteó también contra el 2x1 de la Corte. Y posó con toda la selección argentina cuando tocó jugar el 24 de marzo de 2016 nada menos que en el Estadio Nacional, símbolo de la represión pinochetista. La bandera, que la FIFA prohibió exhibir dentro de la cancha, decía "Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia". El reclamo actual por Santiago Maldonado se completó ayer, en plena conferencia de prensa de Jorge Sampaoli previa al clásico contra Uruguay. "Molesta que no esté resuelto", respondió el DT, que no esquivó la pregunta.

"¿Qué tiene que ver Maldonado con el partido ante Uruguay?", se preguntaron en cambio otros. Acaso olvidan que el fútbol argentino mantiene desde hace tiempo el compromiso por los derechos humanos que adquirió la mayor parte de la sociedad. Hasta Leo Messi respondió en su momento cuando La Garganta Poderosa le preguntó por Jorge Julio López, secuestrado por una patota en 2006, horas antes de tener que declarar otra vez ante la justicia por los crímenes de la dictadura y todavía desaparecido. Ahora es Santiago Maldonado, desaparecido desde el 1 de agosto, en plena represión de Gendarmería a una protesta mapuche en Chubut. Las poblaciones indígenas de la América precolombina, dicen historiadores, ya no reclaman la Patagonia a los Benetton. En realidad, cada una a su modo, siguen pidiendo por su identidad. Sufrieron en el siglo XVI "el mayor genocidio de la historia humana", según lo describió el filósofo Tzvetan Todorov. El conquistador encontró que el deporte favorito de los indígenas era la chueca, una especie de hockey. La jugaban en un recinto que llamaban kancha, palabra de origen quechua. Cinco siglos después, son las canchas que hoy se preguntan dónde está Santiago Maldonado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas