Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Uruguay-Argentina, eliminatorias. Nada de favores: la emergencia los obliga a ser honestos

Miércoles 30 de agosto de 2017 • 12:01
0

MONTEVIDEO.- Temblaban las paredes del viejo vestuario visitante del Centenario. Desde afuera se escuchaba el vozarrón indignado de Bielsa, que no les perdonaba a sus dirigidos haber sido cómplices del sopor en el que había caído el clásico rioplatense hasta perderse en un confortable y sospechado empate en un gol.

La Argentina había arrollado en aquella eliminatoria, tanto que su clasificación para Corea-Japón 2002 llegó con cuatro fechas de anticipación. Desde las estadísticas, ese partido no alteraba nada. Para el entrenador rosarino, el honor no se mide en cifras. En la última fecha, Darío Silva abrió el partido para los locales dirigidos por Víctor Púa y en el final del primer tiempo igualó el Piojo López. Después, casi ni se rozaron. A Uruguay el empate le aseguró jugar el repechaje, que más tarde le ganaría a Australia para volver a una Copa del Mundo tras 12 años.

Cuatro años después se reactivaron las suspicacias porque, con el mismo calendario, volvieron a cruzarse en el cierre de las eliminatorias. La selección de Pekerman también había asegurado tres fechas antes su pasaje a Alemania 2006, mientras que esta vez los charrúas de Jorge Fossati necesitaban imperiosamente ganar para llegar al repechaje. El empate no les alcanzaba. Gol de Recoba y victoria 1-0 de Uruguay. "Gracias hermanos argentinos", de repente apareció en una bandera. Buenos vecinos, parte II. La Celeste se cruzó nuevamente con Australia, pero los penales la marginaron del Mundial.


Los dos necesitan los puntos. Uruguay puede sentirse en Rusia sin el cosquilleo de un repechaje o caer al quinto puesto, y la Argentina derrapar hasta al sexto. o también acomodarse como escolta de Brasil

Rumbo a Sudáfrica el clásico tuvo menos morbo y conjeturas, si bien ninguno tenía el desembarco en el Mundial totalmente asegurado. Pudo ser un empate inofensivo para ambos, pero a cuatro minutos del final ganó la Argentina con un gol de Bolatti. Entonces sí, Uruguay se aferró al triunfo de Chile sobre Ecuador para, por tercera vez, acceder al repechaje. No hubo desconfianza, sí un oscuro manto de vergüenza por las groserías de Maradona que sirvieron para definirlo. La Celeste saltaría la valla que representó Costa Rica y en suelo africano treparía hasta el elogiado cuarto puesto.

En la última visita, en 2013, la Argentina cruzó el Río de la Plata ya clasificada, con el primer puesto asegurado y con un equipo alternativo. Tanto que Sabella pondría unos minutos a Icardi, los únicos en su fugaz contacto con la selección. Antes de jugar, Uruguay estaba cómodo en zona de repechaje y muy difícilmente la perdería. Ni una derrota lo comprometería ni una victoria lo depositaría en una plaza directa. Ganó 3-2 el equipo de Tabárez, que semanas después superó a Jordania para desembarcar en Brasil.

Esta vez no se encuentran en la última fecha. Después, quedarán tres partidos más. Los dos necesitan los puntos. Uruguay puede sentirse en Rusia sin el cosquilleo de un repechaje o caer al quinto puesto, y la Argentina derrapar hasta al sexto. o también acomodarse como escolta de Brasil. Esta vez la imprevisibilidad es un resguardo. Nada de favores. La emergencia los obliga a ser honestos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas