Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Caso Próvolo: imputaron a otra monja

Se trata de la hermana Asunción Martínez, acusada de ser partícipe necesaria por omisión

Miércoles 30 de agosto de 2017 • 13:38
SEGUIR
PARA LA NACION

El escándalo por las denuncias de abusos sexuales de chicos sordos en el Instituto Antonio Próvolo de Mendoza sumó un nuevo capítulo y ya son ocho las personas imputadas. En esta oportunidad, tal como adelantaron en los últimos días las autoridades judicialesde nuevos involucrados en la causa, cayó la monja Asunción Martínez, acusada de ser partícipe necesaria por omisión, esto es conocer lo que ocurría puertas adentro de la "Casita de Dios" pero no haberlo informado. Sin embargo, no no quedará tras las rejas.

Se trata de la segunda religiosa en estar bajo proceso judicial, luego de que en mayo quedara en prisión Kosaka Kumiko, de 42 años, acusada de participar activamente de las vejaciones.

Igual suerte que Asunción Martínez corrió la semana pasada Gabriela Pascual, ex representante legal de la institución, quien a diferencia de la religiosa, quedó detenida en la cárcel de mujeres de Agua de las Avispas en Cacheuta, en plena montaña mendocina, donde también se encuentra Kosaka. Pascual ha sido señalada por las víctimas como la "jefa mala" del Próvolo. Sobre ella pesa además una denuncia que hizo la mamá de un alumno por supuestos abusos que sufría su hijo en el 2008, pero que Pascual desestimó.

A fines de abril, Asunción Martínez prestó declaración indagatoria como testigo en favor de la religiosa japonesa, quien se encontraba prófuga, deslindándola de responsabilidades en las denuncias de abuso sexual.

No quedará presa

Por ahora, la nueva monja imputada, que prestaba servicios de vocación en Paraguay, no irá a prisión aunque no podrá salir de la provincia. La justicia considera que violó su deber de "garante" de los menores alojados en la institución.

Se espera que en los próximos días haya más personas imputadas por haber omitido lo que sucedía en el establecimiento. Se estima que la investigación durará al menos tres meses más por lo que el debate oral se produciría recién el año próximo.

Además de las tres mujeres imputadas, se encuentran detenidos los dos sacerdotes. Nicola Corradi (82), que goza del beneficio de prisión domiciliaria, y Horacio Corbacho (56), quien se encuentra en el penal de Boulogne Sur Mer, junto con los empleados del colegio Jorge Bordón (50), Armando Gómez (46) y José Luis Ojeada.

Te puede interesar