Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Uruguay-Argentina, Eliminatorias. Mauro Icardi cierra el círculo: la venganza del N° 9 olvidado

Hace cuatro años apenas jugó los minutos finales de un clásico con Uruguay que ya nadie recuerda; ahora vuelve al Centenario como una pieza clave de la selección

Jueves 31 de agosto de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Mauro Icardi, en la selección argentina
Mauro Icardi, en la selección argentina. Foto: Emiliano Lasalvia

MONTEVIDEO.- Ahora, en el departamento del barrio de San Siro, a dos cuadras del estadio Giuseppe Meazza, la vida es color. de rosa. Antes había soldaditos y dinosaurios por todos lados, bajo el reinado de Valentino, Constantino y Benedicto. Pero llegó Francesca..., y luego Isabella. "Las pelotas y los autitos están en un rincón. Ya hay tres mujeres en casa., hacen lo que quieren...", bromea Mauro Icardi. El hombre que confiesa sólo temerle a la muerte está más feliz que nunca. No se le escapa rencor, pero disfruta la hora de la reivindicación. Apenas falta un punto de sutura para cerrar la herida. Estaba obsesionado con la selección. No se resignaba a aceptar un paso decorativo de nueve minutos en un olvidado partido de hace cuatro años contra Uruguay, en el Centenario. Sí, Uruguay y en el Centenario, para que la reaparición sea casi cinematográfica.

-¿Nunca te arrepentiste de decirle 'no' a Italia?

-Yo no me arrepiento de nada. Ni en mi vida futbolística ni personal. Yo soy bien argentino y siempre quise jugar para mi país.

La respuesta se la dio Icardi a La Nacion el año pasado, cuando su postergación disparaba mil conjeturas. La paciencia y la convicción tejían su esperanzadora alianza. Icardi soñaba cada día con volver. Recuerda con detalles la primera vez que se vistió de futbolista de selección. Estaba en La Masía de Barcelona cuando recibió el llamado para jugar tres amistosos con el Sub 17 que dirigía José Luis Brown. Era diciembre de 2008. El primer rival fue. Uruguay, claro. No podía ser otro. Igualaron 0 a 0 en la cancha de Arsenal, e Icardi compartió la cancha con Erik Lamela, Ezequiel Cirigliano, Sergio Araujo, Leandro González Pírez y el Keko Villalva, entre otros. Antes de Navidad viajaron al Sur para cruzarse dos veces con Chile: empate en Río Gallegos y victoria en Punta Arenas.

Después, llegó la primera interrupción con la vida albiceleste.

Pasaron casi cuatro años, hasta que Marcelo Trobbiani se acordó de él. Volvió, ahora en el Sub 20. El 14 de agosto de 2012 la Argentina perdió un amistoso con Alemania por 6 a 1, en Offenbach. ¿Compañeros? Kranevitter, Alan Ruiz, Leandro Magallán, Iturbe. Después de la paliza se fueron a España y una semana más tarde alzaron el torneo de L'Alcudia, con victoria en la final ante España. Icardi, con la camiseta N°20, fue distinguido como el goleador del certamen. ¿Ahora sí el camino quedaría allanado? No.

A principios de 2013 Icardi figuraba en los planes de Trobbiani para jugar el Sudamericano Sub 20 en Mendoza y San Juan. Estuvo algunos días en Ezeiza, hasta que Sampdoria lo hizo regresar. Icardi se enfrentó con el dueño, el manager deportivo y con el entrenador, pero la decisión estaba tomada. Icardi no paraba de crecer y atrapar la atención del calcio. En enero de ese 2013 le hizo dos goles a Juventus y cuatro a Pescara, en febrero lo sufrió Roma, en marzo Parma, en mayo nuevamente Juventus. En julio lo compró Inter por 13 millones de euros. Césare Prandelli, entonces DT de Italia, y toda la Federazione orquestaban el 'operativo tenazas' para que Icardi fuese azurro. Ya le había dicho que no al Sub 19 y también rechazaría a la mayor.

Había que blindar a ese delantero de 20 años que Césare Prandelli no dejaba de perseguir. Sólo había que encontrar la ocasión. Y la AFA encontró la hendija. Dos días antes de anunciar la nómina se desgarró en el bíceps femoral derecho un tal. Lionel Messi. Obediente, Alejandro Sabella lo llamó a Icardi porque se lo impuso Julio Grondona. Así, el 30 de septiembre de 2013 el delantero rosarino figuró por primera vez en una convocatoria de la selección, que se preparaba para jugar las dos últimas fechas de las eliminatorias, ante Perú y Uruguay, rumbo a la Copa de Brasil. Icardi estuvo una semana en Buenos Aires. Fue al banco contra Perú, en el Monumental, y reemplazó a Augusto Fernández cuando faltaban 9 minutos para el final en el Centenario. Después, nunca más jugó entre un reguero de rumores.

"Convocalo, no pasa nada, y si hay algún problema, lo arreglamos entre nosotros", le dijeron los referentes a Sampaoli. Lo mismo le habían aclarado a Bauza y a Martino. La intimidad se encargaría de reescribir esta historia de presunta proscripción. La convivencia comenzó en Melbourne, hace un par de meses, en la gira de la Argentina, y cada encuentro ha sido cordial, le confían a La Nacion puertas adentro de la selección. Por supuesto, todavía se están estudiando. Las principales sospechas rondaban el estilo de vida que abraza Icardi, de alta exposición, cuando la mesa chica albiceleste prefiere un perfil más discreto y silencioso. Con Messi al frente. Pero nunca hubo una condena que excluyera a Icardi. Sí, sensibilidades.

Fueron los entrenadores anteriores los que eligieron no citarlo. Sabella cumplió una orden, ya se subrayó. Martino tenía el puesto cubierto por Higuaín y Agüero, y, además, a él le generaba un zumbido el perfil de Icardi. Él deseaba que sus jugadores sólo fuesen noticia por lo que ofrecían en una cancha. Y para Bauza el podio era Higuaín, Pratto e Icardi, mientras Agüero empezaba a salir del radar del área.

De la mano de Sampaoli volvió a la selección, pero todavía no sumó acción. El desagarro que sufrió el 17 de mayo, en el final de la pasada temporada italiana, apenas le permitió ser un asistente privilegiado de la gira bautismal del nuevo entrenador por Australia y Singapur. Pero ahora sí. Casualmente, el círculo se cerrará 1416 días después. Otra vez Uruguay, otra vez por las eliminatorias y en el Centenario. Pero mientras aquellos nueve minutos apenas fueron decorativos en un equipo alternativo -con Sebastián Domínguez, Lamela, Somoza y Basanta-, ahora será el N° 9 de la Argentina. Ni Higuaín, Agüero, Pratto o Benedetto.. Nadie. Es la hora de Icardi. Aquella noche Argentina perdió 3-2 y no le importó a nadie. Hoy necesita ganar y estarán todos pendientes.

Por primera vez compartirá el equipo con Messi. Será el inicio de una nueva era para él y para todos. "Obviamente me gustaría jugar con Leo, que es el mejor del mundo. Mirá a Suárez... tiene que correr nada más, Leo te pone la pelota donde él quiere. Y después, un jugador que me gusta muchísimo, que lo veo como un crack descomunal, es Di María. Me gusta por su velocidad, como lleva la pelota., parece que la tiene atada. Es un jugadorazo. ¡Y de Rosario! Bueno, es de Central..., pero se crió ahí cerquita de Sarratea, de donde soy yo, a dos o tres cuadras", le contaba a La Nacion. Esta noche los tendrá como compañeros.

¿Sarratea dijo? Es un barrio de la zona norte rosarina, cerca de Fisherton. 'El Sarratea' fue su club, el baby donde con los más grandes jugaba de arquero y con los chicos de su edad era delantero. Se sentía Gabriel Batistuta en cada grito de gol. Con 8 años, la crisis de 2001 eyectó a la familia, que se abrazó a una propuesta laboral en un restaurante de Maspalomas, en las islas Canarias. Luego se encadenaron Barcelona, Génova y Milan, eslabones de una carrera a toda velocidad. Pero él quería volver a Buenos Aires, y ya no de vacaciones.

Icardi no cree que se exceda. No se siente frívolo ni exhibicionista. Ya lo dijo, no se arrepiente de nada. La suya es una visión casi comercial. "Yo a las redes sociales, Instagram y Twitter las uso como herramientas de trabajo. Las entiendo como parte de mi trabajo porque sabemos que el uso de la imagen influye en campañas publicitarias y demás. Y creo otra cosa: la gente me conoce por lo que hago adentro de una cancha nada más, entonces siento que poniendo fotos con mis hijas, con los nenes y con Wanda le muestro que afuera de la cancha soy una persona normal, como cualquier ser humano", le contaba a La Nacion.

"Me puse recontento cuando la Argentina llegó a la final del Mundial y a las finales de la Copa América..., después no se pudo dar por esas cosas que pasan en el fútbol, pero viéndolo desde afuera decía «cómo me gustaría estar ahí para al menos intentar dar una mano, contribuir de alguna manera... »", contaba y parecía una plegaria. Llegó adónde quería estar. Ahora sí que va a estar expuesto, como a él le gusta.

Huellas en celeste y blanco

2008: Mauro cardi jugó tres amistosos en el Sub 17 que dirigía José Luis Brown: el primero, contra Uruguay, y dos ante Chile.

2012: Ya en el Sub 20, con Marcelo Trobbiani como DT, perdió por 6-1 un amistoso frente a Alemania y días después ganó el torneo de L'Alcudia

2013: Alejandro Sabella lo citó de compromiso para el final de las eliminatorias rumbo al mundial de Brasil. Icardi ocupó el banco de suplentes contra Perú y entró para jugar nueve minutos frente a Uruguay.

2017: Jorge Sampaoli lo eligió por delante de Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero. Después de 1416 días desde aquel clásico con Uruguay, hoy volverá al estadio Centenario, pero ahora como una pieza clave de la selección.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas