Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crece el éxodo de rohingyas de Myanmar

Perseguidos por el ejército, 18.000 miembros de la minoría musulmana escaparon a Bangladesh

Jueves 31 de agosto de 2017
0

MAUNGDAW, Myanmar (AFP).- Para escapar del peor brote de violencia en Myanmar en los últimos cinco años, unos 18.000 rohingyas -una minoría musulmana- huyeron a Bangladesh en los últimos días, mientras que miles de desplazados quedaron atascados en la frontera entre ambos países.

La crisis, que ya dejó 100 muertos, empezó el viernes pasado, cuando cientos de hombres que forman parte de la Arakan Rohingya Salvation Army (ARSA) atacaron varias comisarías del estado de Rakain.

El ejército de Myanmar reaccionó violentamente con una campaña de represión que, según denunció la ONU, podría parecerse a una limpieza étnica. El ejército rechaza la acusación.

"Los aldeanos huyen", explicó un hombre que reside cerca de la localidad de Maungdaw, que está en el corazón de los combates. "¿Dónde vamos a vivir ahora?", se preguntó, y añadió que el ejército había incendiado viviendas.

Aunque vivieron en Myanmar por varias generaciones, el gobierno de ese país afirma que los rohingyas son nuevos inmigrantes y por lo tanto les niega la ciudadanía y los persigue.

En los últimos meses, la presión internacional aumentó sobre Myanmar para que se otorguen más derechos a los rohingyas, pero Aung San Suu Kyi, la premio Nobel de la Paz que lidera el país, mantuvo hasta ahora una línea dura.

Hasta el papa Francisco, que visitará Myanmar y Bangladesh en noviembre próximo, mostró su solidaridad. El domingo pasado, desde el Vaticano, pidió que se respeten los derechos humanos "de los hermanos rohingyas".

"En total, 18.500 personas cruzaron la frontera desde el 25 de agosto", dijo Chris Lom, vocero de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

"Sabemos también que hay gente bloqueada en la frontera, pero no sabemos cuánta", subrayó Chris Lom, al recalcar cuán difícil es trabajar en la región.

Una parte de los refugiados, principalmente mujeres y chicos, no fueron autorizados a entrar en Bangladesh en los últimos días.

Los cuerpos de dos mujeres rohingyas y de dos chicos fueron hallados ayer en la orilla del lado bangladesí de un río que separa ambos países, y que muchos refugiados tratan de cruzar en embarcaciones improvisadas o a nado.

Más de 400.000 rohingyas se encuentran en Bangladesh, un país que no quiere acoger más personas y que cerró su frontera con Myanmar.

A pesar de décadas de restricciones y de persecuciones en Myanmar, los rohingyas nunca habían recurrido a la lucha armada hasta ahora.

En los últimos años se produjeron varios disturbios que dejaron decenas de muertos y, desde entonces, decenas de miles de rohingyas fueron obligados a vivir en campos de internamiento, donde se restringe su libertad de movimiento.

Una etnia castigada

Musulmanes

Más de un millón de personas forman la minoría étnica, lingüística y religiosa de los rohingyas, un pueblo musulmán discriminado y perseguido durante décadas en Myanmar. A los miembros de esta etnia se les prohíbe casarse o viajar sin permiso de las autoridades y no tienen derecho a tener tierra ni propiedades.

Presión

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), la crisis de los rohingyas es una de las más largas del mundo y también una de las más olvidadas. Por ello, en diciembre del año pasado la ONU aprobó una resolución en la que urgía a Myanmar a dar acceso a la ciudadanía a los rohingyas, la mayoría de los cuales están clasificados como apátridas.

La crisis actual

En los últimos días, unos 18.000 rohingyas cruzaron la frontera hacia Bangladesh debido a las "operaciones de limpieza", según denunciaron, puestas en marcha por el ejército de Myanmar en el estado de Rakain, en respuesta a una ola de ataques llevada a cabo el viernes pasado por insurgentes de esta etnia. Éste es el mayor estallido de violencia de los últimos cinco años, cuando hubo fuertes enfrentamientos entre rohingyas y budistas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas