Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Gobierno redefine la estrategia de comunicación del caso

El ministro de Justicia, Germán Garavano, será el nexo con la familia Maldonado

Jueves 31 de agosto de 2017
0

Se trató de una ayuda para "enderezar un poco las cosas", pero no significó un cambio de voceros. El Gobierno reforzó la comunicación sobre la desaparición de Santiago Maldonado con actores más "amigables", ésa fue la estrategia que desplegó en los últimos días.

El jefe de Gabinete, Marcos Pe?a, en la Cámara de Diputados, ayer
El jefe de Gabinete, Marcos Pe?a, en la Cámara de Diputados, ayer. Foto: LA NACION

Si con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, se enfatizó que aún no está probado que la Gendarmería esté involucrada en la desaparición del joven, con el ministro de Justicia, Germán Garavano, el foco está puesto en mostrar una coordinación con la familia de Maldonado y el trabajo de la Justicia.

La presencia de Bullrich en las mesas de negociación generó una "fuerte resistencia" entre los organismos de derechos humanos y con los familiares de Maldonado. Por ese motivo, el Gobierno decidió que esa relación quede en manos de Garavano y el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj.

Pero es todo parte del mismo juego. "Somos un equipo y trabajamos en forma coordinada", explicó un integrante del gabinete nacional.

Lejos de criticar la posición de Bullrich, fuentes oficiales subrayaron la importancia del trabajo que está llevando adelante y de la pelea que dio durante las primeras semanas en los medios. En particular, por la "convicción" con la que defendió a la Gendarmería, fuerza fundamental para la batalla contra el narcotráfico, uno de los ejes del Gobierno.

Ayer, Garavano recibió a los apoderados de la familia de Maldonado y Avruj se reunió con organismos de derechos humanos. "Hubo más armonía y la familia entendió que el Gobierno no estaba encubriendo nada", confió a LA NACION una altísima fuente del Ministerio de Justicia.

Garavano escuchó los reclamos y se comprometió a colaborar con la querella de la familia. Entre otras cuestiones, con el pedido para que intervenga la Defensoría ante la Cámara de Casación de la provincia de Buenos Aires. Si bien es facultad del juez federal Guido Otranto aceptar esa participación, Garavano les informó que el Gobierno "no tiene objeciones para formular sobre dicha intervención".

En el nuevo discurso que emanó desde el Gobierno se puso énfasis en que aún no hay indicios claros para culpar a las fuerzas de seguridad, pero al mismo tiempo tampoco descartaron que eso pueda haber sucedido.

Al igual que la fiscal Silvina Ávila, el juez federal Guido Otranto, a cargo de la investigación por la desaparición de Maldonado por habeas corpus, detalló en un informe las medidas de pruebas que tomó hasta el momento. Según el documento que se presentó ante la ONU, el magistrado también relató que el seguimiento del rastro de Maldonado que termina en el río Chubut fue interrumpido por la comunidad mapuche por considerar ese territorio sagrado. Además contó que hasta el momento se recibieron 106 denuncias sobre el posible paradero. Y se están estudiando las filmaciones de las cámaras de seguridad en los ingresos a la ciudad y del Escuadrón 36 Esquel de la Gendarmería.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas