Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Hierve el Agua: las curiosas cascadas petrificadas de México

En el suroeste de México, son un raro fenómeno natural con un nombre igualmente insólito... y engañoso

Domingo 03 de septiembre de 2017
0
Al brotar de la montaña, el agua se calcifica y parece cera derretida
Al brotar de la montaña, el agua se calcifica y parece cera derretida.

MITLA (El Universal/GDA).- Aunque no tan conocido, Hierve el Agua es uno de los patrimonios naturales más espectaculares de Oaxaca. Y uno de los nombres más curiosos en México . Se trata de un conjunto de cascadas petrificadas, que se ha ido formando desde hace miles de años por el escurrimiento de agua con alto contenido de minerales (carbonato de calcio). El agua de manantial brota desde el interior de las montañas y al contacto con el aire se calcifica, creando esa particular apariencia de velas chorreadas.

El Parque Estatal donde se puede ver esta curiosidad geológica se encuentra enclavado en las montañas entre la sierra Mixe y la sierra Norte del estado de Oaxaca (suroeste del país), dentro del municipio de San Lorenzo Albarradas, cerca del poblado de San Isidro Roaguía.

Pero, a diferencia de lo que se puede asumir por el nombre, no hay allí aguas termales. En realidad, el agua no hierve sino que se mantiene de lo más fresca. Pero sí se supone que tiene propiedades que contribuyen a depurar la piel. Lo de Hierve el Agua se debe al nacimiento de agua burbujeante que parece estar en su punto de ebullición.

Sólo existe en el planeta otra formación similar: Pamukale, en Turquía, un conjunto de varios pozos escalonados, donde el agua solidificada parece nieve. En Hierve el Agua, en cambio, hay tres cascadas (la mayor, de 60 metros de altura): dos de ellas tienen caída vertical y la tercera, conocida como el Anfiteatro (adonde llegan todos los visitantes), tiene un recorrido diagonal. En ocasiones, a través de los boquetes que hay en las rocas, se puede escuchar pasar la corriente de agua o directamente ver borbotones que logran escapar al exterior.

En el Anfiteatro se encuentran, además, varias piscinas naturales. Una de ellas es un espejo de agua similar a la piscina infinita de un hotel, a la orilla de un barranco. Gran parte del año permanecen vacías, luego se ponen cristalinas y de color turquesa; y en temporada de lluvias se tornan verdosas por la materia orgánica que está presente, pero de ninguna manera es agua estancada.

No se recomienda nadar

Hierve el Agua es un lugar para la contemplación. Las autoridades de Turismo local no recomiendan nadar en los pozos naturales, para su mejor conservación, aunque tampoco está prohibido hacerlo.

Desde las piscinas se pueden admirar las cascadas petrificadas. Se encuentran a una distancia razonable para tomar excelentes fotografías. Y, si la condición física lo permite, vale la pena recorrer un camino de dos kilómetros, con subidas y bajadas algo resbalosas, para descender a una de las cascadas y observar de cerca su textura y magnificencia. El recorrido debe hacerse en compañía de un guía local, que explicará cómo se formó este lugar. No olvidar dejar una buena propina, si lo amerita.

Atractivos cercanos

Hay mucho más para conocer cerca de Hierve el Agua. Como Mitla, que significa en zapoteco Inframundo o Lugar de los Muertos. Es una zona arqueológica localizada en el Pueblo Mágico del mismo nombre. Su época de esplendor fue del año 750 al 1521 d.C. Allí hay un grupo de las columnas y muros decorados con grecas labradas, engarzadas sin argamasa. Ocotlán, también dentro del mismo circuito, es el pueblo del pintor Rodolfo Morales, que tanto impulsó el arte en Oaxaca. En el ex convento se muestra su obra. Teotitlán del Valle es un pueblo de tejedores, representantes del preciado arte textil Oaxaca.

Datos útiles

Cómo llegar

Hay transporte público desde la ciudad de Mitla hacia Hierve el Agua (unos 30 kilómetros), sitio que suele estar incluido en todos los tours que recorren la región y visitan las destilerías para conocer el proceso de elaboración del mezcal.

Cuándo ir

La mejor temporada para visitar las cascadas es de noviembre a enero, después de las lluvias (de junio a noviembre), cuando los borbotones de agua están en toda su magnitud y el cielo se aprecia más limpio. La mejor hora para contemplar las cascadas y espejos de agua es por la mañana, lo más temprano posible. El sitio abre de 9 a 17.

Cuánto cuesta

Entrada al Parque Estatal Hierve el Agua: 25 pesos (el peso mexicano cotiza prácticamente igual que el argentino).

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas