Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La negativa a emitir billetes mayores a $ 100 le costó más de $ 11.000 millones al Central entre 2008 y 2015

La estrategia, desplegada como parte de la campaña para negar la inflación de entonces, le habría costado otros $ 2200 millones ese año, de no haber aparecido los billetes de $ 200 y $ 500

Martes 12 de septiembre de 2017 • 12:14
SEGUIR
LA NACION
0
Los billetes de $ 100 llegaron a ser el 93% del circulante y 71% de los billetes en junio de 2016
Los billetes de $ 100 llegaron a ser el 93% del circulante y 71% de los billetes en junio de 2016. Foto: Archivo

La obstinada decisión oficial de no imprimir billetes de mayor denominación que los de $ 100 para evitar reconocer el elevado y sostenido nivel que mantenía la inflación obligó al Banco Central (BCRA) a afrontar un costo adicional de impresión del billetes estimado en $ 11.200 millones, a precios de hoy, entre los años 2008 y 2015.

La cifra la reveló hoy el actual presidente del ente monetario, Federico Sturzenegger, al disertar en las XII Jornadas Nacionales del Sector Público, organizadas por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y referirse a los costos que derrama sobre el conjunto de la sociedad la ineficiencia en el manejo del Estado.

Los funcionarios que comandaron el BCRA en esos años, a pesar de haberlo sugerido en muchos casos, chocaron con la férrea negativa del Poder Ejecutivo a emitir billetes de mayor denominación. Algunos se allanaron y otros debieron dejar sus cargos.

La tozudez llegó a un punto tal que los billetes de $ 100 llegaron a representar el 93% del dinero en circulación y 71% de los billetes a junio de 2016, cuando salió a calle el billete de $ 500 iniciando la nueva familia que se caracteriza por estar ilustrada con imágenes de la fauna autóctona del país. Y dio lugar a una serie de situaciones que fueron partieron de lo insólito (desde la importación de urgencia desde Brasil a fin de 2010, usando otro color para la tinta de seguridad y otro diseño y ubicación para la numeración hasta la impresión de billetes con dos letras de serie, en lugar de una, desde 2013) para dar lugar a una larga lista de negociados, como la maniobra para comprar y luego estatizar la empresa Ciccone (ante la incapacidad de Casa de Moneda para dar abasto con la producción) por la que en poco más de un mes comenzará a ser juzgado el exvicepresidente de la Nación, Amado Boudou.

Sturzenegger usó ese ejemplo como prueba del "despilfarro de recursos" y estimó que durante 2017 el BCRA se habrá ahorrado $ 2230 millones en gastos de impresión, dada la inserción que van logrando en el mercado los nuevos billetes de $ 200 y $ 500 (que hoy ya representan el 35% de la masa total de dinero circulante) y la que agregará el de $ 1000 (que tendrá al hornero) con su próxima aparición en relación a si se hubiese mantenido sesgada la oferta a billetes nunca mayores a $ 100, como rigió en los hechos desde 1992 (fecha de la primera aparición de este billete), y hasta hace 14 meses.

"El problema es que esa ineficiencia trasladó costos al resto de la sociedad y la economía y no sólo referidos a la incomodidad en el manejo de dinero: los cajeros automáticos no daban a basto, el transporte de caudales se encarecía sin límites, y las ineficiencias se multiplicaban en todos los sectores", evocó.

El funcionario ya había explicado meses atrás que al BCRA le costaba $ 1,50 poner un billete cualquiera en la calle, sumando costo de impresión y logístico de ponerlo en circulación. Ayer recordó además que emitir un billete de 100 pesos, por ejemplo, "es 10 veces más barato que emitir 10 billetes de 10" para justificar la decisión de avanzar hacia denominaciones más adecuadas a los valores que se manejan en la economía y, a la vez, dar mayor impulso a los pagos electrónicos para ganar en eficiencia y control, incluso en operaciones pequeñas. "Se imagina que, con estos costos de impresión, andar emitiendo billetes de $ 2 no es precisamente muy eficiente que digamos", suele repetir.

Sturzenegger calculó hoy que la política de encubrimiento de la inflación con su derivado de evitar optimizar la familia de billetes (aún cuando no fuera una política adrede para emitir más billetes y acrecentar contrataciones) "le implicó al país un costo adicional de impresión de 640 millones de dólares, unos 11.200 millones de pesos a precios de hoy) entre los años 2008 y 2015". Insistió: "Eso es no cuidar el mango. Porque son muchas las cosas que podrían hacerse con esos recursos".

Luego se comprometió a trabajar para que "cada peso de los impuestos vaya encontrando un uso cada vez más eficiente y útil para el conjunto de la sociedad" y dijo que "esta mejora permitirá tener un Estado cada vez más presente, que haga cada vez mejor las cosas que hace y con un menor costo para toda la sociedad". Que así sea.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas