Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El fantasma de las inundaciones también acecha a Nueva York y Miami

Mientras Harvey golpea a Houston, el aumento del nivel del mar, impulsado por el cambio climático, podría afectar en el futuro a importantes ciudades de EE.UU.

Viernes 01 de septiembre de 2017 • 06:49
0

La tormenta tropical Harvey golpea desde hace una semana a Houston, pero otras grandes ciudades de Estados Unidos también son vulnerables a posibles inundaciones por fuertes tormentas y el aumento del nivel del mar, que están siendo alimentados por el cambio climático, advirtió un artículo publicado por el diario británico The Guardian.

"Los eventos raros van a ser más comunes en el futuro debido al aumento del nivel del mar", señaló William Sweet, oceanógrafo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa) de Estados Unidos. "Ya estamos viendo inundaciones en las casas y las calles de Charleston, Norfolk y Miami en días soleados, impulsadas por las mareas. Esta es una crisis inminente que sólo va a crecer, y de forma más severa, con el tiempo", agregó el experto a The Guardian.

Un barrio de Houston, Texas, tras el paso del huracán Harvey
Un barrio de Houston, Texas, tras el paso del huracán Harvey. Foto: AP

Los científicos consideran que los huracanes se harán más poderosos, alimentados por el calentamiento de la atmósfera, cargada de humedad, mientras que las inundaciones serán tan frecuentes a lo largo de la costa este de Estados Unidos que es probable que la mayoría de las zonas se vean amenazadas por 30 o más días de inundación cada año.

Entonces, ¿qué ciudades de Estados Unidos están en riesgo y que están haciendo para minimizarlo?

Inundación debajo del puente de Brooklyn, tras el paso de Sandy, en 2012
Inundación debajo del puente de Brooklyn, tras el paso de Sandy, en 2012. Foto: AP

Nueva York

El huracán Sandy, que en 2012 inundó el subte de Nueva York y dejó sin luz al distrito financiero, fue un claro recordatorio de que incluso las ciudades más ricas del mundo no pueden escapar de los estragos del cambio climático.

Se espera que los mares que rodean la ciudad aumenten 1,9 metros hacia final del siglo, un escenario que pondría en peligro sus aeropuertos, JFK y La Guardia, y reduciría el espacio que ocupan algunos barrios, como Brooklyn y el Bajo Manhattan, construidos sobre terrenos de relleno.

Ante esa perspectiva, la ciudad está ideando un proyecto para proteger al Bajo Manhattan, que consta de una barrera de 10 kilómetros con muros y puertas que rodea al barrio. El proyecto se llama "Big U" ("Gran U"), pero todavía está en pañales.

Vista aérea de Miami Beach
Vista aérea de Miami Beach. Foto: AP

Miami Beach

"Estamos ante una amenaza existencial aquí", admite Kristen Rosen González, jefa policial de Miami Beach. La famosa ciudad turística, uno de los destinos predilectos de los argentinos en Estados Unidos, está construida sobre un terreno poroso que lentamente se está hundiendo en el fondo marino. Además, está rodeada por mares que se elevan tres veces más que el ritmo del promedio mundial.

Hasta el momento, Miami Beach gastó unos 200 millones de dólares para levantar la altura de calles en áreas vulnerables y tiene una red de bombas que hace que el agua se retire de las calles después de las inundaciones. Pero se necesitarán cambios aún más radicales. Si el alzamiento del nivel del mar no es controlado, esta ciudad sería prácticamente devorada a finales de siglo.

Un hombre esquía en Charles Street, en Boston, luego de una importante nevada en 2009
Un hombre esquía en Charles Street, en Boston, luego de una importante nevada en 2009.

Boston

La capital del estado de Massachusetts viene de experimentar dos años turbulentos después de las nevadas récords de 2015 y el verano más seco en la historia de la ciudad en 2016. Pero es el riesgo de las inundaciones es la principal preocupación ambiental de las autoridades.

El alcalde de Boston, Marty Walsh, advirtió que una gran tormenta podría "borrar" el corazón de la ciudad. El informe que presentó el año pasado sostenía que miles de millones de dólares en bienes raíces estaban en riesgo por el aumento de los mares y la amenaza de un huracán similar a Sandy (2012), que fue el segundo en ocasionar más daños en Estados Unidos después de Katrina (2005). Si el nivel del mar aumentara 1,5 metros a finales de siglo, algo que no es descabellado, el aeropuerto Logan desaparecería y el agua recorrería los bordes del campus de Harvard.

La ciudad está analizando varias soluciones, como una enorme escollera que formaría un arco protector alrededor del puerto de Boston.

El huracán Sandy causó estragos en Atlantic City, en 2012
El huracán Sandy causó estragos en Atlantic City, en 2012. Foto: Reuters

Atlantic City

Construida en un terreno bajo, Atlantic City (Nueva Jersey) es particularmente vulnerable a las inundaciones. La ciudad, devastada por el huracán Sandy en 2012, enfrentó un doloroso período de reconstrucción que algún día puede llegar a ser insostenible. Las investigaciones han sugerido que el rápido ascenso del nivel del mar puede producir un huracán similar a Sandy cada cinco años alrededor del año 2100. Pero, incluso sin una tormenta importante, Atlantic City tiene un problema por los mares, que aumentaron casi cuatro centímetros en una década. Por ahora, la ciudad no tiene un plan de contingencia.


Charleston, Carolina del Sur

Charleston, en la costa de Carolina del Sur, experimentó 50 días de inundaciones en 2016, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (Noaa), como consecuencias de las altas mareas. En la década de 1960 había alrededor de cuatro días al año de inundaciones.

El problema se intensificará: según la Unión de Científicos, para 2060, bajo escenarios moderados de subida del nivel del mar, casi una quinta parte de Charleston quedaría inundada cada semana, en promedio. En julio pasado, la ciudad anunció un plan de 100 millones de dólares para elevar la escollera histórica que protege la ciudad.

Nueva Orleans quedó devastada tras el paso de Katrina en 2005
Nueva Orleans quedó devastada tras el paso de Katrina en 2005. Foto: Reuters

Nueva Orleans

Nueva Orleans todavía tiene en su piel las cicatrices del huracán Katrina, que inundó un 70% de la ciudad en 2005 y produjo 1500 muertos sólo en Nueva Orleans y sus alrededores (1833 víctimas fatales en total).

Luego de que los diques de Nueva Orleans fracasaran en 2005, la ciudad construyó la mayor barrera contra las tormentas en el país, llamada "Gran Muralla de Nueva Orleans". Pero la ciudad también recurrió al desarrollo de remedios más naturales, como un parque que absorbería el agua, junto con escolleras.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas