Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Molina Campos cautivó con su arte a Estados Unidos

Sábado 02 de septiembre de 2017
0

Florencio Molina Campos realizó cuatro viajes y vivió siete años en Estados Unidos. Fue apreciado, buscado y hasta disputado. También mimado y admirado sin condicionamiento de ningún tipo. En esta segunda nota ampliamos el registro de sus actividades y el suceso que provocó en el público y los artistas norteamericanos de la primera mitad del siglo pasado.

En los primeros años de la década del 40, la revista Newsweek edita un poster de Molina Campos titulado "América Unida es la Paz del Mundo"? un cowboy de a caballo que le tiende la mano a un gaucho también de a caballo que lo espera con la mano abierta. Posteriormente la misma revista dedica un artículo titulado: "El gaucho de los gauchos".

Su presencia era una auténtica tentación para las empresas comerciales. La firma Minneapolis-Moline Power Implement Co, especializada en la fabricación de implementos agrícolas, lo contrata para publicar una serie de almanaques con imágenes del campo argentino. El primero aparece en 1944 y siguió consecutivamente hasta 1958.

El príncipe Guillermo de Suecia le agradece el cuadro obsequiado de un gaucho. También el presidente de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, y le cuenta que ocupará un lugar preferencial en la Casa Blanca. Sucederá lo mismo con Richard Nixon. Era común hacerlo en atención por haber sido invitado como huésped oficial y por el trato recibido.

En 1949 se encuentra con un fabricante de telas que quiere usar sus motivos gauchescos Llegará a un acuerdo con el señor Shapiro y las telas saldrán a la venta.

En todos los viajes llevaban la bandera argentina y un tarrito de tierra del rancho de Moreno, que lo besaba "a hurtadillas" cuando sentía nostalgia. Compró un auto Ford para recorrer el país y una casa en Pacific Palisades, California. Adaptó la vivienda a la manera de un rancho criollo. El cónsul argentino en los Los Ángeles, Lazcano Tegui, organiza la fiesta del 25 de mayo en su hogar. Molina Campos convierte el garaje en una pulpería y en la puerta ata un caballo con su montura. Asisten gauchos y cowboys. Florencio tuvo la oportunidad de enseñar a Fred Astaire a bailar malambo en los estudios de la Paramount.

Es invitado a exponer en el museo de San Francisco y en la revista Examinercomenta el crítico de arte Alexandre Fried: "Cuando vi las caricaturas del argentino pensé que era el hombre para ilustrar Don Quijote".

En Nueva York se publica el libro Vida gaucha, con textos en castellano para estudiantes de nivel primario con ilustraciones del pintor.

En un reportaje realizado en Nueva York dijo: "El cine para mí es el instrumento educativo de nuestra época, por excelencia, para la difusión del costumbrismo folklórico y para que no se borre jamás la fuente inspiradora de nuestra nacionalidad: el gaucho".

La firma aérea Panagra edita afiches y postales con trabajos de Molina Campos. Dos anglo-argentinos, aviadores de combate en Inglaterra, miembros de la Real Fuerza Aérea destacados en la India, pintaron en los aviones, sus personajes.

Will Rogers, humorista norteamericano recorrió el mundo con su espectáculo de vaqueros y jineteadas, Se convirtió en uno de los más grandes admiradores del artista argentino. Todos los años, mandaba a pedir a Buenos Aires los almanaques de Alpargatas y decía: "Este hombre sabe más que yo de campo".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas