Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se sumó Paraguay y ahora el sueño de recibir la Copa del Mundo es tripartito

El socio de la Argentina y Uruguay en el Mercosur se anotó para coorganizar el Mundial en 2030; remodelarán estadios

Viernes 01 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Luis Suárez y Lionel Messi promovieron la candidatura
Luis Suárez y Lionel Messi promovieron la candidatura. Foto: AP

El Mundial de 2030 es un objetivo primordial de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) desde que el paraguayo Alejandro Domínguez asumió como presidente. Cada vez que el ex directivo de Olimpia pisa la FIFA les recuerda a los máximos ejecutivos de la pelota que el centenario del primer mundial debe festejarse allí donde la competencia nació. Hasta hace unos meses, el privilegio de competir por organizarlo estaba reservado a Uruguay y la Argentina. Ayer, sorpresivamente, se sumó Paraguay, el país en el que está enclavada la sede de la Conmebol.

Antes de reunirse con su amigo Horacio Cartes, el primer mandatario paraguayo (y ex máximo directivo de Libertad, de aquel país), Domínguez habló por teléfono con Claudio Tapia, el presidente de la AFA, y con Wilmar Valdez, su par de la Asociación Uruguaya de Fútbol. Ambos le dieron su apoyo para que Paraguay se sumara a la candidatura conjunta: al ser tres los países, los partidos pueden distribuirse mejor y el impacto económico se divide entre todos. Entienden que las ganancias se reparte y nadie pierde.

En total, la Argentina tendría seis subsedes; Uruguay, tres, y Paraguay, dos, que podrían ser el Defensores del Chaco (se deberá refaccionarlo) y el recientemente inaugurado La Olla, de Cerro Porteño. En la Argentina y Uruguay se iniciará en 2020 un plan de adecuación de estadios, hasta 2028.

Además de su buena relación con Cartes, Domínguez tiene línea directa con Mauricio Macri, el primer mandatario argentino, al que conoció cuando éste presidía Boca. El fútbol asentó la relación, y el paraguayo no oculta su vínculo con Macri. “El fútbol argentino es uno de sus grandes desafíos”, dicen quienes conviven con Domínguez en el edificio de la Conmebol, en Luque, a pocos minutos del aeropuerto asunceño. Con la candidatura conjunta de los tres países, Domínguez consigue armar un bloque del lado del río Paraná, que le sirve como contrapeso político de los países andinos, el otro gran eje de la Conmebol, que integran Chile, Ecuador, Colombia y Venezuela. Brasil es el gran ausente del tablero de operaciones: Marco Polo del Nero, el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), no toma aviones por miedo a caer preso y, por eso, siempre depende de sus cancilleres para negociar. De todos modos, Brasil no tiene nada por objetar de la candidatura tripartita, ya que organizó el Mundial en 2014.

El problema más complicado que deberá sortear la Conmebol es el frente externo. Por un lado, convencer a los observadores neutrales de que el fútbol sudamericano ha cambiado de verdad y sus reformas no son mero maquillaje. La reciente difusión de los estados de cuentas y presupuestos de la entidad es un paso hacia la transparencia; sin embargo, la credibilidad perdida a raíz del FIFAgate (América del Sur y la Argentina fueron los más involucrados en el escándalo de corrupción) aún no fue recuperada. Para colmo, China avanza a paso firme y Reino Unido ya recibió un espaldarazo de la UEFA para pujar por el torneo.

Ésas son las dos máximas oposiciones que tendría la candidatura sudamericana, pese a que los chinos, técnicamente, no podrían organizar el certamen: Asia tendrá el mundial de 2022 (en Qatar) y deben pasar dos turnos antes de que se elige otra sede de un mismo continente. No obstante, se estudia un posible cambio que limitaría la regla a un solo ciclo, en cuyo caso China quedaría habilitada. No es casual que el gigante inmobiliario chino Wanda se haya transformado en auspiciante de la FIFA en 2016 y que lo haya seguido la tecnológica Vivo. Así como la apuesta de Argentina-Uruguay-Paraguay es la tradición, la de los chinos es la economía. Los ingleses, en cambio, son los inventores de este deporte. Entre estos tres competidores se dirimirá el organizador del Mundial de 2030.

El de 2026, en cambio, parece más claro. Todo hace pensar que será de América del Norte (se jugaría en los tres países) y que Marruecos, el otro contrincante, deberá esperar. Estados Unidos, México y Canadá anunciaron su candidatura colectiva en abril pasado. De ser exitosa la postulación de la Concacaf, México se convertirá en el primer país en albergar tres mundiales, y Estados Unidos será sede por segunda vez, tras la de 1994.

Las dos candidaturas deberán hacer por escrito su presentación ante la FIFA antes de marzo próximo. Será el Congreso de la FIFA (y no el comité ejecutivo, como solía suceder) quien definirá al ganador. Y lo hará nada menos que un día antes del primer partido de Rusia 2018, el 13 de junio.

El martes 12, el anuncio

En Buenos Aires y con los tres presidentes

La idea de los tres países sudamericanos que se postulan para el Mundial de 2030 es lanzar la candidatura el próximo 12 de septiembre en Buenos Aires, en lugar por establecer (podría ser en un estadio). Además de estar presentes los dirigentes más importantes de las federaciones nacionales de fútbol, acudirán los tres presidentes involucrados: el argentino Mauricio Macri, el paraguayo Horacio Cartes y el uruguayo Tabaré Vázquez.

Al final, Tabaré Vázquez cambió de parecer

El oriental era el más reacio a compartir la candidatura con Paraguay (había mantenido varias reuniones sobre el tema con Macri y estaba todo acordado con la Argentina), pero finalmente aceptó que los tres países presenten la postulación conjunta. Con eso se abrió el camino tripartito hacia el mundial del centenario.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas