Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

En un acto escolar, se representó un ataque de gendarmes

Lo denunció la esposa de un efectivo en Rawson; cruces con los docentes

Viernes 01 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

El patio de la Escuela N° 4 de Rawson lucía el martes colmado por alumnos de 1°, 2°, 3° y 6°, ávidos por ver la puesta teatral Caperucita Roja. Cinco actores chubutenses y dos porteños, por medio de la Casa de la Cultura local, llevaron las artes escénicas a las aulas patagónicas.

A la mitad de la obra, una interrupción imprevista cambió radicalmente el guión. Enfundados en uniformes de la Gendarmería y con sus rostros cubiertos por fotografías de las caras de tres altos jefes de esa fuerza, los actores se abalanzaron en el escenario sobre un joven de barba: Santiago Maldonado. "Matemos a este negro mugriento", ordenaba el actor que representaba al comandante mayor Diego Balari, jefe de la Agrupación Rawson, hoy apostado en Esquel. Los jóvenes que encarnaban a los jefes de los escuadrones de Esquel, Pablo Badié, y de El Bolsón, Fabián Méndez, acataban. Munidos de escopetas, fusilaban a Santiago y lo enterraban en territorio mapuche.

En la platea, Conrado y Marcelo Balari, de 11 y 6 años, irrumpieron en llanto. Las maestras de 6° y 1°, Soledad y Martina, empezaron inmediatamente a retirar a todos los niños del improvisado salón de actos. Las siguieron las demás docentes. Ninguna esperaba que la obra Caperucita Roja deviniera en la versión libre sobre los sucesos del 1° de agosto.

"¿Por qué se van? Hay que mostrarles a los chicos la realidad -gritó uno de los actores-. Explicarles que a Santiago Maldonado lo mató la Gendarmería, y que sus asesinos tienen nombre y apellido. Que la ministra Patricia Bullrich los encubre y que el gobierno de Mauricio Macri la apaña."

"Las autoridades educativas le pidieron al grupo teatral que se retirara y los jóvenes huyeron corriendo cuando llegó la policía", contó a la nacion Zulma Balari, madre de cinco hijos y esposa del comandante de esa fuerza. "Entre sinceras disculpas, la directora me contó lo ocurrido. A mis hijos les mostraron una foto de su padre y les dijeron que él era el asesino de Maldonado", relató Zulma. Junto a las autoridades educativas y otros padres, denunció el hecho en sede policial.

Según contó, durante la función no se permitieron filmaciones ni fotos, con el argumento de que eso distraía a los chicos.ß

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas