Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Análisis táctico: demasiados buenos pies para tan malos centros

Viernes 01 de septiembre de 2017
0
Di María, en una noche imprecisa
Di María, en una noche imprecisa.

El partido, desde lo táctico, se asemejó bastante a lo que se esperaba. Una selección argentina con la posesión del balón (73%) queriendo asumir el protagonismo juntando atacantes con buen pie contra una Uruguay que buscó defenderse cerca de su arquero para salir rápido de contraataque. En el final de la película, el equipo de Sampaoli terminó volcado con un esquema 3-2-5 contra el 5-4-1 local, con Mercado, Fazio y Otamendi; Pizarro y Biglia; Acosta, Messi, Icardi, Pastore y Di María (ya en el descuento, Correa). La posesión por sí sola no genera superioridad. Llamó la atención la poca sorpresa y creatividad del equipo argentino, incluso los pocos intentos individuales con gambetas en los metros finales. Es cierto que es difícil encontrar espacios cuando un adversario se defiende tanto, tan atrás (y bien), pero hubo otro detalle que influyó en las escasísimas chances de gol generadas: la poca precisión en los centros.

En total, la selección ejecutó 15 centros desde jugadas colectivas (sin contar entre ellos los córners ni los tiros libres frontales o laterales), pero sólo tres fueron bien lanzados (Dybala, Acosta -en el primer desborde- y Pastore, uno cada uno). Otros tres fueron tirados de manera regular y 9 de manera imperfecta, la mayoría no sólo fueron anunciados sino con poca fuerza o dirección. Lo que ya no sorprende es que Di María haya sido protagonista de ocho de esos flojos envíos. Recibiendo casi siempre bien abierto por la izquierda, la zurda del futbolista de PSG no generó peligro ni aproximaciones cercanas a un compañero. Los envíos quedaban cortos y sin altura o. terminaban demasiado pasados. Los centros (aunque no fueran elevados) podrían haber sido una llave importante, tal fue así que a Icardi lo buscaron por esa vía a los 50 segundos de partido.

En las pelotas detenidas, la selección ideó un plan para jugar en corto los córners antes de lanzar los centros. De esta manera, buscó mover las marcas para ganar más por astucia que por destreza, teniendo en cuenta la ventaja de altura y oficio de Uruguay en el rubro, pero así y todo el que más peligro aproximó fue Messi , con un centro-gol invertido en el primer tiempo que estuvo cerca de ser conectado por Otamendi. Fue rara la poca participación que tuvo Acuña , un especialista en esta clase de envíos (en Racing, en Sporting de Lisboa), porque los córners se los repartieron entre Di María, Messi y Pastore. Daba la impresión que la inclusión de Acuña podía estar más ligada a explotar este tipo de acciones. Pero no.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas