Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

US Open: las estrellas se desploman en Flushing Meadows

A las numerosas bajas que se habían producido antes del torneo van agregándose otras eliminaciones de jugadores top: Dimitrov, Zverev, Tsonga y Berdych; el cuadro quedó desbalanceado

Viernes 01 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Dimitrov llegó al US Open tras ser campeón en Cincinnati pero quedó eliminado en la segunda rueda, frente a Rublev
Dimitrov llegó al US Open tras ser campeón en Cincinnati pero quedó eliminado en la segunda rueda, frente a Rublev. Foto: AFP

NUEVA YORK.- La sangría comenzó antes del torneo y ocurrió entre los top-11. Novak Djokovic (5º del ranking), Stan Wawrinka (4º, último campeón), Kei Nishikori (10º) y Milos Raonic (11º) anunciaron que no jugarían el Abierto de Estados Unidos. Después, una vez consumado el sorteo, Andy Murray (Nº 2) encendió la polémica y decidió no participar en el certamen por una lesión en la cadera. "Me parece un poco extraño", había dicho Rafael Nadal sobre el comportamiento del escocés. Conclusión: Marin Cilic , el 5º preclasificado, tomó su lugar por decisión de la organización.

En la mitad del cuadro, la inferior, se encontraban Rafael Nadal (1º) y Roger Federer (3º), y el panorama ya estaba desbalanceado para el español y para el suizo, que podrían encontrarse en las semifinales. Justamente, los dos tenistas que luchan por el Nº 1 del mundo. El mallorquín que, a sus 31 años, quiere mantenerlo y el suizo que, a sus 36, intenta coronar un año soñado con un tercer certamen de Grand Slam en su haber.

El público se ilusionaba con ver a otras estrellas que empiezan a brillar, como el joven Alexander Zverev (4º favorito). Cuando se asomaba la noche, en su primera jornada luego de la lluvia y con una brisa que apaciguaba los casi 28 grados que hubo durante el día, el estadio Grandstand estallaba anteayer durante la actuación del alemán de 20 años que en la segunda rueda se medía con el serbio Borna Coric. Los gritos sonaban hasta fuera del estadio. Una de las nuevas irrupciones del circuito, señalada por el propio Juan Martín del Potro como gran candidato a ocupar lo más alto del ranking, no resistió tal presión y cayó por 3-6, 7-5, 7-6 (7-1) y 7-6 (7-4) a manos del 41º del ranking, aunque también joven: Coric tiene la misma edad.

Otra torre que se desplomó fue el francés Jo-Wilfried Tsonga, la octava cabeza de serie. Otra vez, el estadio Arthur Ashe fue testigo. Denis Shapovalov, que había sorprendido a Del Potro en el Masters de Canadá, dio el batacazo y derrotó al francés por 6-4, 6-4 y 7-6 (7-3). El canadiense de 18 años, Nº 69, se ganó una ovación de la gente, y los comensales del amplio patio externo de comidas quedaron petrificados ante las pantallas gigantes.

Tanto Tsonga como Zverev formaban parte de la parte inferior del cuadro, en la que Cilic es el principal candidato. Es la misma mitad en la que está Diego Scwartzman, que se medirá hoy con el croata. Y la jornada de ayer se cargó a otros dos pesos pesados, que eran parte del lado superior del diagrama: el búlgaro Grigor Dimitrov, 7º preclasificado, y el checo Tomas Berdych, 15º. Dimitrov, que llegó a Nueva York luego de ganar el Masters 1000 de Cincinnati, perdió por 7-5, 7-6 (7-3) y 6-3 ante el ruso Andrey Rublev, de 19 años, en la segunda rueda. Y Berdych fue eliminado ante el ucraniano Alexandr Dolgopolov: 3-6, 6-1, 7-6 (7-5) y 6-2. Otro que estaba en esa parte del cuadro, pero eliminado en su debut, es el australiano Nick Kyrgios.

La caída de los gigantes no distinguió edades ni generaciones, pero los más experimentados, Federer y Nadal, sobreviven. De todos modos, el suizo sufrió frente al veterano ruso Mikhail Youznhy, al que superó por 6-1, 6-7 (3-7), 4-6, 6-4 y 6-2, poco antes de que Nadal se midiera con el japonés Taro Daniel. También resiste Del Potro (24º), que a sus 28 años está en el lote etario intermedio. Para el tandilense el camino fue sencillo hasta ahora. Debutó y ganó en sets seguidos sobre el suizo Henri Laaksonen, y ayer por la tarde, en el Grandstand, hoy el segundo estadio del US Open (el Louis Armstrong está en proceso de reconstrucción), venció al débil Adrián Menéndez Maceiras (España, 148º) por 6-2, 6-3 y 7-6 (7-3). "Es súper difícil y en la parte física él está muy bien", advirtió el argentino acerca de su próximo rival, el español Roberto Bautista Agut (11º).

Mientras tanto, Federer envió indirectamente un consejo a los más chicos: "Creo que mantener la mentalidad punto por punto me ayuda mucho. No pensar demasiado lejos. Recuerdo cuando perdí en el Abierto de Francia 2003 en la primera rueda contra Horna. Perdí el primer set, miré el partido como si fuera una montaña por subir y todavía tenía seis partidos para ganar el torneo. Estaba pensando en algo completamente erróneo. Cuando la mente viaja así, es difícil. Tener una mentalidad muy simple me mantiene muy simple. Me mantiene firme, humilde también. Creo que se trata un poco de la experiencia que los otros chicos simplemente no tienen todavía. Tal vez, de estos partidos que perdieron Zverev y Dimitrov van a aprender una tonelada".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas