Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Papa reiteró su urgente llamado a escuchar el "grito" de la Tierra y de los pobres

Lo hizo en un mensaje conjunto con el patriarca ortodoxo Bartolomé; también exhortó a sostener el Pacto de París

Viernes 01 de septiembre de 2017 • 07:12
SEGUIR
LA NACION
0
El papa Francisco y el patriarca Bartolomé pidieron escuchar "el grito" de la Tierra y de los pobres
El papa Francisco y el patriarca Bartolomé pidieron escuchar "el grito" de la Tierra y de los pobres. Foto: AP / Sebastian Scheiner / ARCHIVO

ROMA.- Al celebrarse hoy la III Jornada de Oración por la Creación, en un mensaje escrito junto al patriarca ortodoxo de Constantinopla, Bartolomé, el papa Francisco reiteró su llamado urgente a políticos de todo el mundo a escuchar "el grito" de la Tierra y de los pobres y a sostener el Acuerdo de París para luchar contra el cambio climático.

"Hacemos un llamamiento urgente a quienes ocupan puestos de responsabilidad social y económica, así como política y cultural, para que escuchen el grito de la Tierra y atiendan las necesidades de los marginados, pero sobre todo para que respondan a la súplica de millones de personas y apoyen el consenso del mundo por el cuidado de la creación herida", escribieron, en un mensaje difundido esta mañana por el Vaticano y el Fanar, el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

"Estamos convencidos de que no puede haber una solución sincera y duradera al desafío de la crisis ecológica y del cambio climático si no se da una respuesta concordada y colectiva, si la responsabilidad no es compartida y responsable, si no damos prioridad a la solidaridad y al servicio", aseguraron.

Aunque no lo mencionaron, aludieron evidentemente al Acuerdo de París, firmado en diciembre de 2015 por casi 200 países, con el objetivo de contrarrestar los efectos del calentamiento de la Tierra. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió retirarse del pacto de París, una decisión que cayó mal en todo el mundo y en el Vaticano .

Tal como hizo en su encíclica Laudato Sí, sobre el cuidado de la creación, de mayo de 2015 -escrita justamente para influenciar la posterior cumbre sobre el clima de París- en su mensaje conjunto de hoy, Francisco y Bartolomé recordaron que "la tierra nos fue confiada como un don y un legado sublime, del que todos somos responsables".

"Nuestra dignidad y bienestar humano están profundamente conectados con nuestro cuidado por toda la creación", agregaron.

En el mensaje conjunto denunciaron, además, la existencia de un "escenario moralmente decadente" en el cual "nuestra actitud y comportamiento hacia la creación oscurece nuestra vocación como cooperadores de Dios".

"Nuestra propensión a interrumpir los delicados y equilibrados ecosistemas del mundo, nuestro deseo insaciable de manipular y controlar los recursos limitados del planeta, y nuestra codicia ilimitada de ganancias en los mercados, todo esto nos ha alejado del sentido original de la creación", lamentaron. "No respetamos ya la naturaleza como un regalo compartido; por el contrario, la consideramos una posesión privada. Ya no nos relacionamos con la naturaleza para sostenerla, sino que la dominamos para sostener nuestras propias invenciones", agregaron.

Y fueron más allá: "El medioambiente humano y el de la naturaleza se están deteriorando juntos, y este deterioro del planeta recae sobre las personas más vulnerables".

"El impacto del cambio climático afecta, ante todo y más que nada, a los que viven en la pobreza en todos los rincones del mundo", insistieron. "Nuestra obligación de usar los bienes de la tierra con responsabilidad implica el reconocimiento y el respeto de todas las personas y de todos los seres vivos. La urgente llamada y el desafío de cuidar la creación son una invitación dirigida a toda la humanidad para que trabaje en favor de un desarrollo sostenible e integral", recordaron.

Invitaron, finalmente, a dedicar hoy un tiempo de oración para el medio ambiente. "Después de todo, sabemos que nuestro trabajo es en vano si el Señor no está a nuestro lado, si la oración no está en el centro de nuestra reflexión y celebración. En efecto, un objetivo de nuestra oración es cambiar el modo en que percibimos el mundo para modificar la manera de cómo nos relacionamos con él. El objetivo de nuestro compromiso es el de empeñarnos en alcanzar una mayor simplicidad y solidaridad en nuestras vidas", explicaron.

Por voluntad de Francisco, la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación desde el 2015 se celebra en comunión con los ortodoxos.

El mensaje justo coincidió con el devastador huracán Harvey en Estados Unidos -que dejó un saldo de 47 muertos- y terribles inundaciones en Nepal, India y Bangladesh que han matado a centenares de personas.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas