Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las series preferidas de quienes hacen televisión

Productores, guionistas, directores, programadores y actores comparten el fanatismo por las maratones; Big Little Lies, Happy Valley y The Night Of, las más votadas

Viernes 01 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
The Night Of
The Night Of.

Las series ocupan un lugar protagónico en el consumo cultural de los argentinos. Son tema de conversación, momentos compartidos en pareja o amigos, viajes hacia mundos posibles y distintas vidas. Sobre el extensísimo catálogo de series disponibles hay sólo una certeza: la oferta seguirá creciendo. Por eso, la mirada de quienes trabajan en el universo televisivo local -tanto delante como detrás de cámara- aporta una mirada cercana como fresca para descubrir nuevos destinos y títulos para nuestras próximas obsesiones.

1. ¿De qué serie le hubiese gustado ser partícipe?

2. ¿Qué serie recomiendan incansablemente?

3. ¿Qué le hace falta a la ficción argentina para despegar en el mundo?

Juan José Campanella, director, guionista

1. y 2. La primera y la segunda tienen la misma respuesta: es The Night Of . Es lo mejor que he visto en todos los medios en los últimos diez años. Tenía personajes muy reales, no tenía ninguna de las convenciones televisivas, el casting era también muy real: la abogada de Nueva York no parecía una modelo de Vogue. Los tiempos eran cinematográficos, se daban el lujo de hacer escenas de montaje de puro cine, en las que no necesariamente se estaba avanzando con la historia sino que te creaban un clima y te hacían sentir lo que sentía el personaje, como por ejemplo en la escena en la que el chico está entrando a la cárcel. Es una serie que partiendo de convenciones -porque también tiene su costado convencional-, le dio un aire fresco a esa convención conectándolo con lo mejor del cine clásico y lo mejor del cine moderno.

3. En la ficción de series se está avanzando mucho en el mundo. Tenemos que seguir con esta calidad, tratar de lograr mejores valores de producción, mejores valores de guión, de dirección. Veo que se están haciendo cosas de muy buena calidad. Que no son la ficción de aire. Programas para citar, que de ninguna manera son los únicos:El marginal y El jardín de bronce. No quieren hacer 60 capítulos sino que concentran todos sus valores de producción en una temporada corta con valores de producción similares a los de la TV universal.

El marginal
El marginal.

Marta Betoldi, guionista

1.Big Little Lies es una serie femenina sobre mujeres que tienen aparentemente una vida construida desde un lugar correcto, y todas tienen secretos y una vida que ocultan bastante más complicada. Maneja un buen equilibrio entre lo que es comedia y drama con algo de policial, pero tiene la construcción de una mujer moderna. Tiene unos guiones impresionantes y sus protagonistas son todas fantásticas.

2. The Night Of tiene un gran trabajo de su actor protagónico, Riz Ahmed. La historia tiene que ver con una persona que está siendo juzgada por un crimen. Capítulo a capítulo no podés deducir si es inocente o culpable, al punto que hasta el mismo protagonista en algún momento siente que puede haberlo cometido. Tiene un trabajo espectacular de guión.

3. A la ficción argentina le falta apoyo económico para volver a poder producir. Es muy costoso producir en la Argentina. Es muy difícil y la competencia internacional se metió a través de cualquier tipo de redes y a través de canales de cable. Por supuesto, el público también exige otro nivel de producción y de tiempos de construcción de formatos que al productor local, si no tiene apoyo de compañías extranjeras, se le hace casi imposible ponerse a la altura, teniendo talentos de producción, de dirección de actores y de guionistas como para poder hacerlo.

Happy Valley
Happy Valley.

Verónica Llinás, actriz

1. La serie extranjera que me hubiera gustado protagonizar se llama Happy Valley . La empecé a ver porque había varias personas que me habían dicho que su protagonista, Sarah Lancashire, era idéntica a mí. Me pareció buenísima y me impresionó mucho porque no solo era parecida sino que era muy parecido el personaje también. Fantaseé realmente con que si la serie se hiciera alguna vez en Argentina me encantaría protagonizarla.

2. Una serie que recomiendo incansablemente es Six Feet Under que le lleva un cuerpo a cualquier otra serie que yo haya visto. No sé si es porque es la primera serie que seguí completa y que me cautivó cuando todavía no era espectadora de series. No siento que nada la haya superado.

3. No lo sé bien. Creo que de algún modo empezó a despegar porque hay ya contenido que se produce en la Argentina para el mundo, para HBO, para Netflix. El ejemplo más claro es El marginal , que ganó varios premios y fue presentada en el exterior. Hace falta primero que no se corte nuestra industria audiovisual, que se destinen fondos, que se incentive, que se aproveche el enorme talento que es muy grande en varios campos. Y que se invierta en guionistas, que creo que quizá es el rubro que veo un poco más débil.

Julieta Zylberberg, actriz

1. Me hubiese gustado hacer Love. La vi hace poco, me parece muy hermoso el personaje de Gillian Jacobs. Me gustó mucho la serie y me gustan mucho ella y Paul Rust, entonces uno cuando piensa en hacer algo, te gusta contar una historia determinada. Además, me divierte que ella es muy inestable emocionalmente y eso es muy divertido para actuar.

2. Me había gustado mucho Extras, me parecía muy genial y en general la recomiendo porque es graciosísima. Me parece que está muy bien retratado ese universo, con mucho humor.

3. Creo que contamos con las mejores cosas, hay muchos actores, guionistas y productores geniales. Tenemos todo pero por supuesto es un país que tiene menos recursos monetarios que muchos otros en donde se hacen tantas series. Entonces, básicamente creo que ahí está la diferencia: en los presupuestos.

Liliana Parodi, gerente de programación de América

1. Si pensara en el televidente de América, tan influido por la actualidad, por supuesto que House of Cards sería mi ideal. Por todo: cómo está realizada, para seguir los pasos de nosotros mismos a la hora de la ficción.

2. Si opino desde mi gusto personal, también me gustan las ficciones donde la recreación de época es increíble, como en Downton Abbey . Me dejó con el gusto de ver esas historias donde lo personal pasa por la historia misma, dónde sucedió y los tiempos en que los que está ambientada. Una historia rosa que todas las mujeres podríamos ver es Velvet, es más concentrada en los personajes, donde te podés enamorar de ellos. Miro las series después de la una de la mañana y hago lo contrario de la gente. Soy capaz de ver un capítulo en cuatro días porque no me gusta que terminen.

3. Yo solamente puedo opinar desde el gusto, desde qué creo que la gente podría ver o qué producir, pero no desde ese mundo tan detallista que es el que produce ficción. Es maravilloso cómo el argentino se acostumbró a ver ficciones extranjeras por la realización, los exteriores, los lugares, esa ventana al mundo que te dan las ficciones extranjeras. Nosotros hemos sido muy localistas a la hora de consumir. En algo nos quedamos, porque hace muchos años nuestras ficciones -por lo menos en América latina, España, Israel y Rusia- eran muy requeridas. Supongo que habrá que afilar más las cuestiones de guiones y de realización. Porque profesionales hay, lo que no sé es si los costos los podemos cubrir.

Big Little Lies
Big Little Lies.

Marina Bellati, actriz

1. Big Little Lies me fascinó. Son cuatro o cinco personajes femeninos muy interesantes, muy poco estereotipados, muy bien actuados, muy bien construidos, que es también lo que permite la miniserie. Personajes muy redondos, muy ricos y cada uno tiene su giro. Mi favorito fue el de Reese Witherspoon , además ella es productora de la serie, así que básicamente quisiera ser ella. Producirla, hacerla, actuarla con esas compañeras maravillosas que eligió. Es una actriz camaleónica, así que me pareció un proyecto arriesgado porque es de mujeres y es una serie incluso feminista, con una mirada y un corte de mujeres fuertes e independientes y resueltas. Elisabeth Moss en The Handmaid's Tale es una maravilla, esa sí que me hubiera gustado hacer. Es una gloria. Me hubiese dado entre un pavor y una excitación increíble.

2. Mi Biblia es Seinfeld , tengo las nueve temporadas en DVD, incluso repetidas, y es algo que no me canso de ver. Me parece super actual. Y en drama, The Sopranos me parece que es infalible, es para todos los gustos. Está muy bien dirigida, muy bien actuada, es una serie magistral.

3. Me parece que ya está ocurriendo con series como El marginal o Historia de un clan. O mismo con La fragilidad de los cuerpos. Ahora estoy filmando la miniserie de Sandro que está vendida a toda América. Es un lujo ¿Qué nos falta? Me parece que a ellos les falta venir a buscarnos, acá hay autores, actores y sobre todo equipos técnicos absolutamente talentosos y que trabajan con un amor, una dedicación y una calidez que valoro mucho.

Gastón Portal, director y guionista

1. Me hubiera gustado escribir Big Little Lies. Esa deconstrucción del relato en varias líneas de tiempo superpuestas es algo con lo que me siento identificado a la hora de guionar una serie, de hecho lo experimenté en casi todas las que hice. También me hubiera vuelto loco por escribir y dirigir la serie Legion para poder disfrutar la casi irresponsable libertad con la que está concebida, tanto en estructura de guión como en la puesta visual.

2. A los seguidores de House of Cards no dejo de implorarles que vean Boss, que toca temáticas similares pero es muchísimo más oscura y seria. También me rompieron el coco Fargo, la inglesa River y de las clásicas de ayer nomás, Breaking Bad, Mad Men y la tan extraordinaria como desconocida Carnival. No hace falta aclarar que casi toda mi generación entró en el tubo de amor por las series que son películas en capítulos con el gran David Lynch y su Twin Peaks , que veíamos por canal 9.

3. Le hace falta dejar de pensar que le debe hablar sólo al público cada vez más acotado y adormecido que sigue consumiendo TV de aire ¡El futuro y la competencia ya llegaron! Ya nadie está imposibilitado de ver y comparar todo lo extraordinario que se está haciendo en el mundo. Yo escribí y dirigí cinco series de 13 capítulos; en la Argentina pasaron sin pena ni gloria (diría que con algo de pena, sí) y, paradójicamente, una llegó a Netflix (La última hora), con otra adapté y dirigí una remake mexicana para Televisa (Las 13 esposas de Wilson Fernández) y con otras dos, estoy negociando en Estados Unidos hacer remakes (Los Sónicos y Babylon). Lo mismo les ocurrió a varias productoras argentinas. Es un buen ejemplo de lo perdidos que estamos en este nuevo planeta de contenidos.

Mario Segade, guionista, director, productor

1. Happy Valley

2. Happy Valley

3. Creer en las historias que contamos. Poner el valor de preproducción en la construcción narrativa. Invertir en autores.

Carolina Aguirre, guionista

1. Los Soprano, The Wire, Mad Men, El Chavo del 8, La Familia Ingalls, Café con aroma de mujer y Betty, la fea.

2.El zorro. Es la serie más efectiva del mundo, tiene 56 capítulos, es de 1957, y la emiten en la tele hace décadas, repitiendo 3 o 4 veces cada capítulo por año y sigue haciendo picos de diez puntos de rating. Es espectacular.

3. Creo que la TV local funciona cuando hay una cabeza que es la dueña del programa, de forma informal o formal. Acá en general es el productor, pero ningún productor puede tener un buen programa en la cabeza dos o tres veces al año. No es posible. Otros países tienen esa figura de creador, sobre todo los Estados Unidos. que tiene la visión estética del programa. Nosotros a veces tenemos esa figura en el productor y a veces no. Somos una fábrica de tiras hechas por 400 personas y cada uno hace lo que siente y puede. Tenemos que empezar a acomodarnos debajo de una cabezay pensar si es una idea que podemos producir, si habla de nosotros, a quién le hablamos y qué vamos a contar y si tiene verdad, supongo.

Juan Minujín, actor, director

1. Una serie en la que que me hubiera gustado trabajar es The Wire, específicamente en las temporada 3 o 4, por cómo están llevados los viajes de todos sus actores. Es una serie vieja, pero me parece muy buena y con muy buen elenco.

2. Recomiendo mucho una serie neozelandesa, Top of the Lake, que es espectacular. La dirigió Jane Campion.

3. Lo que creo es que falta es inversión. Falta plata para los productos, falta inversión en los guiones, en las historias. Habría que poner más plata en esa parte del proceso. Obviamente tambien en la realización. Pero creo que a veces hay un déficit de recursos para los guionistas, habría que fortalecer esa parte en las series argentinas.

Please Like Me
Please Like Me.

Daniel Barone, director

1. Es difícil elegir una sola. Me impactó Six Feet Under, y después The Night Of y River. Esas son mis tres preferidas. De Six Feet Under me impactó la síntesis narrativa, lo concretos que eran los conflictos y el recorrido de cada uno de los personajes. Me sorprendió el esquema de tener una presentación por capítulo. Era una especie de cortometraje que era un disparador que poco tenía que ver con el resto del capítulo. Me sorprendió, y también porque las series empezaron a ocupar, por lo menos en mi vida, un gran lugar al lado del cine. Fue el primer momento en que fui alejándome del cine y acercándome a las series como forma de gran expresión audiovisual.

2. Estoy recomendando Please Like Me, es una gran serie australiana. Me encantó y siento que de un país como Australia, que uno desconoce su ficción, también puede tener una televisión sólida en esta historia de las miniseries por streaming que me parece que son el futuro.

3. Creo que tenemos una gran capacidad técnica. Lo que en un momento me resultaba un poquito ausente eran los niveles de producción. Para despegar en el mundo necesitaríamos para mi criterio como director una inversión un poco más grande en producción y un buen trato con las ciudades y las provincias para que podamos tener acceso a filmar en lugares que en el mundo se realizan y que a nosotros nos cuesta mucho esfuerzo. Creo que también hay que formar grupos de guionistas más grandes, hay mucha más gente que tiene que pensar en las líneas dramáticas.

Esther Feldman, escritora y guionista

1. Elegir una serie es siempre deselegir a todas las demás y luego me arrepiento. Pero hoy si tengo que elegir pienso en The Fall, una serie policial irlandesa protagonizada por Gillian Anderson (actriz norteamericana a quien ya amé en Los expedientes X ); en The Americans (sobre dos agentes de la KGB infiltrados en los Estados Unidos durante la Guerra Fría) y en Feud (la serie sobre la enemistad entre Bette Davis y Joan Crawford). En los tres casos, por lo bien que están armados los personajes principales, tanto los protagonistas como los antagonistas . Me interesa ese juego que le plantea al espectador de estar de un lado y del otro (en The Fall eso funciona de maravillas). Ese juego que te hace querer por momentos que el antagonista gane. Eso es muy difícil de construir dramatúrgicamente y cuando lo ves tan bien hecho como en el caso de estas tres series, decís: ¡ Me hubiera encantado escribirlas! Por otro lado, en las tres series, los personajes femeninos se corren del estereotipo, son protagonistas de la acción y tienen una mirada del mundo feminista.

2. Breaking Bad. Sin duda. Cambió el paradigma. Una joya en todo sentido.

3. Esta pregunta tiene una pequeña trampa porque la ficción argentina está en el mundo. Ficciones como Los Roldán, Lalola, Amor en custodia, por poner sólo un par de ejemplos del pasado, fueron realizadas en muchísimos países. Hoy por hoy abrís Netflix y encontrás excelentes ficciones argentinas como El marginal o Estocolmo y muchas más. Muchos autores argentinos, dentro de los que me incluyo, trabajamos creando y escribiendo historias para el exterior. La creatividad argentina está muy bien valorada en el mundo. A lo mejor la pregunta sería ¿qué necesita la televisión argentina para despegar en un momento en el cual las latas extranjeras nos invaden? En este punto te respondería dos cosas: primero, creer en las buenas historias, darle tiempo y dinero al desarrollo. No moverse solamente por el músculo del rating, sino por la calidad (Un gallo para Esculapio, de Bruno Stagnaro, es un ejemplo de eso). Y por otro lado, tomar riesgos. Entiendo que esto segundo es difícil cuando la torta se achica cada vez más.

Luis Ortega, guionista, director

1. y 2. No vi ninguna serie, ni de acá ni de afuera. Solo vi Twin Peaks cuando era chico.

3. Lo mejor que tiene la ficción son los técnicos. Falta gente que escriba con la sangre que le costó estar vivo, productores con buen gusto y directores que estén dispuestos a morir por lo que hacen.

Paula Kohan, actriz

1. The Night Of me fascinó. Me pareció que estaba espectacularmente escrita. A medida que pasaban los capítulos todo el tiempo había una sorpresa. Estaba John Turturro, con quien me hubiera gustado mucho trabajar. El modo en que el actor tomó el personaje, al menos como actriz, me parecería una desafío enorme interpretar un personaje tan controversial, con tanta contradicción y teniendo que plasmar un mundo interior muy especial de esta situación. Es una serie que tiene mucho drama y momentos de mucho humor. No sé cómo lo lograron.

2. Recomiendo Breaking Bad. Tiene que ver con el modo en que escriben, me parecen espectacular las actuaciones. Todo el casting está impecable: el tío, la mujer, el hijo. Hay algo en la precisión del casting y son tremendos actores todos, lo bien que está escrita, lo bien que está dirigida. Es la sensación de algo que está íntegro y está completo. Todos los engranajes funcionan bárbaro y eso hace que la serie sea excepcional.

3. A las series nacionales no le falta nada para despegar en el mundo. Tenemos una creatividad enorme en todas las áreas, creo que en el mundo están con el ojo puesto en producciones extranjeras y sobre todo latinoamericanas y creo que a Argentina lo tienen como un país de muchísima creatividad en todos los aspectos. Estamos muy bien considerados a nivel artístico afuera. Lo que falta tiene que ver con que la situación país hace que no se tengan los presupuestos necesarios para que con el arte que ya tenemos se pueda hacer el mejor producto.

Breaking Bad
Breaking Bad.

Mariano César, vicepresidente de TNT Latin America

1. Imposible elegir una. Me hubiera encantado escribir Breaking Bad, porque es el mejor guión de la historia; dirigir ese prodigio visual irrepetible conocido como El prisionero; producir Seinfeld porque fue el éxito menos pensado y protagonizar Superagente 86 porque nunca existirá un personaje más querible que Maxwell Smart.

2. Recomiendo Louie a todo el que quiera ver cómo Louis CK rompe el género de la comedia en mil pedazos para inventarlo de nuevo.

3. Asumir riesgos, salir a la calle, contar nuestras propias historias y renunciar a las pretensiones de ser internacional, que es la mejor forma de lograrlo.

Rafael Ferro, actor

1. Me hubiera gustado protagonizar una serie de acá: Tumberos o Historia de un clan porque están muy bien dirigidas. Tenían vuelo poético y personajes incorrectos, jugosos para interpretar. Pienso en lo que hacían Belloso o Urdapilleta en Tumberos, en lo que hacía Awada en Historia de un clan.

2. Estoy muy nacionalista así que si tengo que recomendar hasta el cansancio recomendaría las series de acá también. Tumberos es una de las que más me gustó, como Okupas. Me gustó mucho Mad Men y ahora arranqué con Billions.

3. Lo que le falta a la industria acá es que le tengan fe. Hace poco pasó algo bastante dramático para los que trabajamos acá: levantaron después de quince capítulos Fanny la Fan. Y al mismo tiempo, hay muchas telenovelas turcas que siguen sosteniéndolas y eso para la industria no está bueno. Significa que se produce menos acá y hay menos trabajo para actores, directores y para toda la parte técnica.

Alberto Ajaka, actor

1. Está en Netflix y se llama Corleone, es italiana. Está buenísima, es de 2000. Es algo más cercano a lo que creo que podríamos hacer acá. Si bien es una producción importante, por lenguaje fílmico es más común para nosotros. El actor protagónico está bárbaro. Es de mafia clasicona pero de época en el pueblo de Corleone y no tiene nada que ver con El padrino. Los italianos tienen menos historia que los ingleses y los norteamericanos en términos de series, entonces me parece que uno debería reflejarse un poquito ahí más que en las americanas. Me gusta mucho la temática de mafia.

2. Recomiendo Happy Valley. Me gustan un montón de series, he mirado bastante. Esa la he recomendado muchísimo, apenas subió me enganché.

3. Hace falta que se hagan más series. Como cualquier actividad. Ellos son buenos porque hacen muchas; también entonces las hay excelentes, regulares, buenas muy buenas. Y acá se hace poco. Para que emerja la flor deben plantarse muchas. Así funciona con cualquier actividad humana. Se pueden hacer un montón de cosas pero si no se hacen series, la maquinaria se pone en funcionamiento, el entrenamiento de los guionistas, la continuidad de los directores laburando y entonces tomando oficio en relación a ese lenguaje, lo mismo con los actores, es por la diversidad y la diversidad se da por la cantidad. Después de que existan varias, se puede empezar a pensar en cuestiones de proyección. Es muy poco lo que se ha hecho, de modo que es muy difícil pensar en cuestiones estilísticas o de producción.

Game of Thrones
Game of Thrones. Foto: Archivo

Nacho Viale, productor

1. A nivel producción, creo que Game of Thrones es tremendo, Vikings también. Pero soy más de series terrenales. Obviamente House of Cards me parece genial y por el vínculo con la realidad me hubiese gustado producirla.

2. No soy fanático de una serie en particular. Me gustan series excelentes desde su trama y su estética y después me gustan series porque me fanatizo con el tema. Me pasó con 24, House of cards, Narcos, Game of Thrones. Son varias las que recomendaría. Hay muy buenas series en Amazon que para la comunidad argentina. Tienen menos visibilidad porque es una plataforma diferente y más nueva que Netflix . Me gusta Billions, Orange is the New Black, Goliath, Ozark tiene algo interesante

3. Lo que le falta a la ficción nacional es tocar temas de índole internacional. Me parece que no solo la Argentina sino América latina en general tiene el desafío de contar historias que vayan más allá de los problemas de América latina, salirse de esos temas que casi son costumbristas y tratar temas más globales. Eso permite que viajen más. En Estocolmo tratamos el tema de la trata y tratamos de vincularlo al poder mediático, político y de círculos de poder para que viaje de esa manera. La Argentina tiene una posibilidad enorme, pero las productoras necesitamos tener un marco mejor de leyes. Una cuota de pantalla para señales y otros diferente. Y un marco de inversión en producción nacional como existe en el resto de los países.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas