Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Harlots, una serie sobre el negocio del sexo en el siglo XVIII

Se estrena esta noche, a las 23, la ficción protagonizada por Samantha Morton

Domingo 03 de septiembre de 2017 • 00:09
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Samantha Morton, en Harlots
Samantha Morton, en Harlots.

Una madre que vende la virginidad de su hija convencida de que es esa la única y mejor manera de mejorarle la vida, o por lo menos de hacer que sea un poco mejor que la propia. Así comienza Harlots. Fox Premium estrena este domingo, a las 23, el drama de época de Hulu en el cual Margaret Wells ( Samantha Morton ) lleva adelante un burdel a fines del siglo XVII, en una Londres repleta de callejones con poca luz y mucho movimiento. Entre vestuario, maquillaje y puesta en escena, la serie representa virtuosamente la época, mientras la música y algunos detalles que van apareciendo son los encargados de rejuvenecerla, conectándola con el presente del espectador.

En el primer episodio, todo se trata de presentar a los protagonistas, sus batallas individuales y sus aspiraciones. Una pincelada de la mentalidad de una época que la serie encara en buena medida a través del dolor de los personajes. Las sonrisas picarescas de las mujeres que trabajan en el burdel se van torciendo, derritiendo, y emerge una batalla por la supervivencia, en la que la sensualidad es un gusto que pueden darse los hombres ricos mientras que para sus compañeras pasajeras de cuarto se trata de conservar su vida e intentar alcanzar algún tipo de libertad.

El primer conflicto, el que pone sobre la mesa quién es quién, es entre dos burdeles. La policía llega al prostíbulo de Margaret con fuerza; caen sobre ella unas cuantas acusaciones, se detienen mujeres y se intenta cerrar el lugar. La denuncia no vino de personas escandalizadas por la intensa actividad sexual, y el prejuicio de algunos es solo la máscara de la verdadera denunciante: Lydia Quigley (Lesley Manville; Maléfica), la dueña de otro burdel, cuyo diferencial pretende ser lo refinada y cultas que son sus mujeres, quienes en muchos casos llegan allí con la promesa de ser compradas por un hombre distinguido. Una pelea que tiene más que ver con la oferta y la demanda que con el sexo. Se trata, entonces, de intentar eliminar la competencia. Y sobre este eje se va a mover la estructura dramática con todas sus complejidades.

Eloise Smyth es Lucy Wells
Eloise Smyth es Lucy Wells.

Sin embargo, en la escena más cruda del episodio uno no hay violencia policial, ni jueces, ni rostros escondidos detrás de un forzado maquillaje. Es entre Margaret y su hija menor, Lucy (Eloise Smyth), con quien tiene una charla dolorosa y oscura. El encontronazo con la ley se interpuso en un proyecto fundamental para el negocio de Margaret (una mudanza a un mejor lugar) , que necesita dinero para saldar deudas y penalidades. La alternativa es salir al mercado con el cuerpo de Lucy. Años atrás, también había subastado el primer encuentro sexual de su hija mayor, Charlotte (Jessica Brown Findlay; Downton Abbey), que ahora se debate entre permitir que la compre un amante de alta alcurnia o buscar su camino por otro lado. Durante una noche de ópera, se corre el rumor de que la madre aceptará ofertas a sobre cerrado por una noche con Lucy. Llueven los sobres y entonces, frente a una privacidad mucho más verdadera que cualquier otra y anticipando aquella noche, Margaret le cuenta que su madre alcohólica la había entregado a un hombre a los diez años por un par de zapatos. Para ella, valorizar económicamente a sus hijas y ganar tiempo son las dos mejores cosas que puede entregarles; para ella es esa la diferencia que puede hacer y no va a permitir que sus hijas valgan un trueque ni que un desconocido les arrebate la niñez. Madre e hija se desarman y rearman en esos minutos en los que el resto del mundo deja de existir.

Harlots cuenta con dos creadoras mujeres, Moira Buffini y Alison Newman, y dentro de su extensa lista de staff, destacan una mayoría notable de nombres femeninos entre roles de producción y elenco. Y eso, de diferentes maneras, impacta en este estreno, en qué se representa y de qué modo. Más allá de que sus protagonistas no sean heroínas clásicas y muchas veces tomen decisiones escandalosas o polémicas, son mujeres que se cargan de una gran complejidad para buscar un lugar inexistente en un contexto agobiante.


Dato. Toda la temporada completa ya está disponible en la App de FOX.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas