Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Odebrecht: citan a indagatoria a funcionarios de AySA y empresarios por las plantas potabilizadoras

La disposición de Casanello se extendió a 28 personas

Viernes 01 de septiembre de 2017 • 16:06
SEGUIR
LA NACION
0
Planta potabilizadora General San Martín en Palermo
Planta potabilizadora General San Martín en Palermo. Foto: Archivo

Por primera vez, funcionarios y empresarios deberán dar explicaciones ante la Justicia por una de las causas vinculadas al Lava Jato en la Argentina. El juez Sebastián Casanello ordenó esta tarde la declaración indagatoria de ex dirigentes de AySA, la empresa pública de aguas, y de los empresarios que participaron en la construcción de dos plantas potabilizadoras sospechadas de haber participado en una defraudación al Estado y de haber incurrido en el delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

La disposición de Casanello se extendió a 28 personas: el ex presidente de AySA, Carlos Ben; su mano derecha, Raúl Biancuzzo; y los representantes de las empresas Odebrecht, Camargo Correa, Benito Roggio, Esuco, Cartellone, Supercemento y José Cartellone Construcciones, entre otros.

El juez Casanello consideró que las licitaciones que terminaron por adjudicar los contratos mellizos a las empresas brasileñas fueron direccionados de antemano para que ganaran los consorcios liderados por Odebrecht y Camargo Correa. Una vez asignadas las obras, los investigadores acusan a AySA de haber aumentado el presupuesto injustificadamente y de haber demorado los plazos para aumentar los presupuestos de las obras y así beneficiar a las compañías, informaron fuentes judiciales.

El magistrado también objetó la asignación de dos obras nuevas dentro de las plantas que fueron adjudicadas de manera directa, sin licitación de por medio, a las mismas empresas en perjuicio del Estado. Los procedimientos, que evitó el concurso, se hicieron a través de dos adendas que sobrepasaron el límite máximo para reasignar partidas. Todos estos movimientos fueron revelados por LA NACION el pasado 11 de abril.

Las licitaciones

Enero de 2008. Odebrecht, Benito Roggio e Hijos, Supercemento SA y José Cartellone Construcciones se adjudicaron la construcción de la planta Paraná de las Palmas por $ 1838 millones. Cuatro meses después, sin mediar modificaciones en las condiciones, la reasignación de precios se extendió otros $ 445 millones. En total, Aysa asignó para la obra un presupuesto de $ 2293 millones, que financió el Bndes, según consta en documentos oficiales.

Ese mismo mes, Camargo Correa y Esuco SA se quedaron con el contrato para la construcción de la planta del Bicentenario por $ 404 millones. Como sucedió también en su contrato mellizo, una redeterminación de precios por $ 77 millones llegó en abril. En total, la obra costaría, entonces, $ 481 millones. Otra vez, el financiamiento del Bndes fue clave porque la propuesta ganadora fue la única que ofreció esa carta obligatoria para Aysa.

Las polémicas adendas

Como si se tratara de un juego de mamuschkas rusas, la construcción de la planta potabilizadora de agua "Paraná de las Palmas" absorbió otras obras millonarias que también se adjudicaron a Odebrecht, pero sin ningún tipo de competencia de precios. El gigante brasileño fue beneficiado con la construcción de un acueducto y la pavimentación de caminos, dos contratos que ganó sin ningún tipo de competencia.

Aysa, la empresa estatal de aguas, derivó casi el 40% del presupuesto original para realizar otras dos obras, decisión que violó las normas de la licitación regida por el propio reglamento de la compañía, informaron a LA NACION fuentes judiciales. Las dos obras, que fueron justificadas con distintas adendas, suman más de $ 1000 millones.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas