Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Todo lo que dicen los gemidos del tenis

Juana Libedinsky

SEGUIR
LA NACION
Sábado 02 de septiembre de 2017
0

SOUTHAMPTON.- "Doble Damas B veteranas de verano." No se trata exactamente de la antesala del US Open. Y es verdad que los partidos de esta categoría en los balnearios neoyorquinos se suelen jugar en canchas al fondo (bien al fondo) detrás de arbustos.

Lo curioso es que a este nivel, al igual que ocurre en el tenis profesional, hay gente que se vuleve loca cuando la jugadora del otro lado de la red hace algún tipo de sonido gutural al pegarle a la pelota. Esto ocurre también en el tenis de varones (Andy Murray famosamente se quejó de los gemidos de Carlos Berlocq), pero es particularmente polémico en el femenino.

Una prueba clara fue en el último Wimbledon. Cuando The New York Times publicó una nota criticando que a las mujeres se les daban canchas menos conspicuas que a varones más bajos en el ranking, una gran cantidad de comentarios de lectores lo justificó diciendo que con la forma en la que ahora gimen las mujeres, su juego se volvió insoportable y por eso nadie lo quiere ver (ni oír).

Sin embargo, para los jugadores, el gemido del contrario puede ser una herramienta para saber si los rivales están mental y físicamente listos para ganar o no y -eventualmente- una herramienta para pronosticar resultados. Esto salió a la luz con un estudio de la Universidad de Sussex, donde se descubrió que las diferencias en tono e intensidad de los gritos o gemidos pueden mostrar quién está a la cabeza en un partido antes de que esto sea reflejado en el marcador.

Grabaciones de gemidos en 50 partidos en los que participaron algunos de los mejores 30 jugadores del mundo fueron analizados. El resultado, publicado en el journal Animal Behaviour, encontró que cuando a jugadores de tenis les ponían grabaciones de los gemidos de otros dos jugadores que estaban enfrentándose, podían identificar cuál era el gemido del que terminaría perdiendo (que en general era más alto que el habitual del jugador).

La idea, me explicó Jordan Raine, uno de los líderes del proyecto, surgió porque esto ya ocurre en el mundo animal. Los ciervos colorados usan los rugidos de los machos que son su competencia para estimar quién tiene más posibilidades de salir victorioso de un encuentro, pero que "la comunidad científica ha tendido a ignorar las vocalizaciones no verbales de los humanos, como si no tuvieran calor comunicativo".

La comunidad deportiva también, y los investigadores creen que, en vez de quejarse, el público, los contrincantes y los comentaristas deberían "tomar más en cuenta" esos gritos por toda la data que pueden dar. Incluso en circuito ultraamateur la novedad puede ser útil: Raine me confirmó que si se conoce la forma de gemir habitual, cuando los gritos pasan a ser más agudos a lo largo de un partido es que puede haber problemas de confianza y se puede actuar sobre la base de ello. Con mis amigas, cuando alguna compañera se queja de las gemidoras, ahora hay un buen contraargumento. Y si no, como dice el mantra del verano: keep calm y a meter el primer saque.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas