Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Maitena: "Con el humor ves el sistema de pensamiento de una sociedad"

Madrina de Comicópolis, mira a un género que atraviesa un gran momento

Sábado 02 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Maitena, madrina de Comicópolis, hasta el domingo en La Rural
Maitena, madrina de Comicópolis, hasta el domingo en La Rural.

Maitena, la humorista gráfica más popular de la Argentina, es la madrina de la cuarta edición de Comicópolis, el Festival de Cómic e Historieta que se está celebrando en La Rural. "Me siento más una bruja blanca", comenta. Hace unos años, había anunciado su retiro del mundo del dibujo para dedicarse a escribir ficción, pero resultó un retiro a medias: publica una agenda y un calendario con sus personajes femeninos, además de colaborar mediante viñetas con distintas causas colectivas como #NiUnaMenos. "Siempre paso mil horas en el estudio porque hago muchas cosas -dice la autora de Mujeres alteradas?. Y empecé a escribir una novela. Siempre trabajo mucho, lo que pasa es que no estoy en medios.

Hasta el domingo, se exponen los dibujos (originales) de Lo mejor de Maitena y Lo peor de Maitena, que "comparados con los programas de Marcelo Tinelli son de jardín de infantes. Los dibujos elegidos para la muestra tratan sobre el proceso creativo. En cada mural de veinticinco dibujos se ven bocetos, la diagramación, toda la documentación hasta la página definitiva.

-¿Qué etapas tiene ese proceso?

-Escribir un guión, dividir la página en cuadros, dibujar en cada cuadro. Algunos salen en cuatro trazos y otros en catorce. Hay páginas en las que hay diecisiete bocetos de una pierna o una mirada. Me parece interesante compartir eso con los chicos que dibujan.

-¿Tenías un editor?

-No. Viste que soy un poco dominatrix... Me encantaría que alguien curara una muestra, pero realmente tendría que venir alguien superinteresado en cómo hago mi trabajo. Soy muy autocrítica y creo que tengo un ojo capaz de ver y sé cuál está mejor que otro. A mí esa frase de "a la gente le encanta esto o lo otro" no me importa. Si no me gusta, no lo pongo.

-Hay mayor interés en la historieta que hace unos años, ¿no?

-Creo que éste es un momento riquísimo, están pasando cosas muy interesantes, como la creación de sellos que editan a los dibujantes y entonces los dibujantes ya no están desesperados para que una revista los publique. Es un momento altísimo del cómic. Hay un montón de librerías; hace diez o quince años en Buenos Aires había dos revistas nomás y ahora hay pequeños sellos, fanzines divinos, me parece que está muy vivo el género.

-¿Por qué será?

-En parte, porque se abrió a las mujeres. No era un espacio tradicionalmente tan femenino el del cómic. Los consumidores originarios eran los varones que leían series de aventuras y tradicionalmente se pensaba que la aventura de la mujer era el hogar. Yo les robé historietas a mis hermanos y a mis vecinos, a los que les compraban todo. Ahora se levantaron ciertas barreras de un género tradicionalmente masculino.

-El humor es un recurso extraordinario.

-Lo que tiene de potente el humor es que a través de él ves el sistema de pensamiento de una sociedad. Por eso es que hay una identificación tan grande con los humoristas y la gente los ama, porque saben cómo piensa una. Cuando hacía Superadas en LA NACION a mí me paraban por la calle. Una vez una señora me dijo: "Cómo puede ser que vos sepas lo que yo pienso". "Porque pensamos igual", le dije. Eso crea un vínculo muy fuerte, un amor por los dibujantes, que son idolatrados, como pasa con Quino y Fontanarrosa. Es un lujo estar en la vida de las personas.

-¿Seguís el trabajo de las nuevas historietistas?

-Soy fan de Power Paola, de su universo. Me encanta Sofía Watson, Alejandra Lunik, todas me pasan el trapo mal. Igual yo me doy cuenta de que lo mío eran los textos. Ahora el dibujo se depuró muchísimo y hay dibujantes con un nivel más alto.

-¿Estás escribiendo un libro emparentado con Rumble, tu novela anterior?

-Qué sé yo, dicen que uno escribe, pero yo no soy escritora: soy una dibujante de historietas que escribe. Si volviera a lograr otra vez componer un universo y conmover como pasó con esa novela, estaría muy conforme.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas