Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La familia, un pilar indispensable en el presente de Diego Schwartzman

Su madre Silvana encabeza un grupo que ayer festejó la victoria ante Marin Cilic con la satisfacción de haber llegado a una meta

Sábado 02 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
La familia del Peque en el US Open
La familia del Peque en el US Open.

NUEVA YORK- Diego Schwartzman tenía pasajes de vuelta para este sábado. Tendrá que cambiarlos. Ayer, en el estadio Grandstand del Abierto de Estados Unidos volvió a hacer historia. En 3 horas y 23 minutos, venció por segunda vez en el año a un Top Ten (en la segunda rueda de Montreal, le había ganado a Dominiq Thiem 6-4, 6-7 y 7-5). Derrotó a Marin Cilic , (7° del mundo y 5to preclasificado del certamen) por 4-6, 7-5, 7-5 y 6-4, y por primera vez alcanzó los octavos de final de un Grand Slam. La historia del Peque Schwartzman está repleta de esfuerzo y de tozudez, con el apoyo fundamental de su familia que hasta vendió pulseras para que pueda viajar el más pequeño de los cuatro hermanos. Y con una rigurosa preparación física, a cargo de Martiniano Orazi, y la calma que le transmite su entrenador Juan Ignacio Chela, consiguió su mejor temporada de su carrera.

Ayer, dejó en el camino ni más ni menos que al mejor jugador del cuadro inferior del torneo, y su próximo rival será el francés Lucas Pouille, 16º cabeza de serie y 20º del ranking. Schwartzman, que había perdido con el mismo rival en semifinales de Estambul (cayó 6-1 y 7-6), capitalizó los 80 errores no forzados y las 17 dobles del croata. Con muchísimo coraje ganó el duelo y se dejó caer en el piso. Muy cerca estaban su hermana Natalí y su madre Silvana, pero lejos del asiento de Chela, porque el Peque quiere sólo ver a su coach y concentrarse al máximo. "¿Sabés lo que pensé? -le dice Silvana a LA NACION -cuando éste se tiró así en el piso.amor de mi vida, así tendría que haber festejado cuando ganó su primer título en Estambul, que Dimitrov no le permitió ese festejo -el búlgaro rompió las raquetas - Yo visualizaba eso en mi cabeza. Decía, el mío algún día va a hacer eso. Siempre supe que iba a llegar", cuenta al borde de la emoción. Y añade: "Todos hicimos el esfuerzo, por eso somos una familia tan conocida y unida en el tenis".

El Peque subraya el papel que tuvo la familia en su carrera: "El mejor momento en el que te tiene que apoyar la familia es cuando lo económico no está a favor, cuando cada tenista arranca, si es que no tiene el apoyo de la Federación y de mucha gente que te haga fácil empezar". Silvana comenzó saltar después de que Diego definió el encuentro con una derecha fulminante, con unos anteojos negros que hace poco le habían prestado y que de repente se convirtieron en una cábala. "Si fuera por mí iría con pancartas a todos lados pero mi hijo me mata", confiesa con una sonrisa. "No lo puedo creer. Hablo y se me hace un nudo. Honestamente, no puedo creer que esté donde esté. Que estemos nosotros acá. Nosotros sólo queríamos que pasara la primera rueda", dice Silvana, que ahora, junto a su hija deberán cumplir con todas las promesas que hicieron antes del partido. Entre ellas, correr alrededor del Central Park, comprarse unas zapatillas "carísimas" y la hermana juró hacerse un nuevo tatuaje.

Todo bien: Schwartzman disfruta su mejor Grand Slam
Todo bien: Schwartzman disfruta su mejor Grand Slam. Foto: AFP

Mientras tanto, en el Grand Slam donde cayeron los gigantes, el Peque desplomó a otro, que mide 28 centímetros más que él y que asomaba como el más peligroso en la llave. Sin Cilic, el joven Denis Shapovalov, el español Pablo Carreño Busta, el estadounidense John Isner (10º cabeza de serie) y Sam Querrey asoman como los rivales más exigentes. Roger Federer, Rafael Nadal y Juan Martín del Potro están por el otro lado del diagrama. ""Estoy un poco sorprendido (de estar en octavos), pero en las últimas semanas estuve jugando muy bien, hice la tercera ronda en París y cuartos en Montreal. Creo que mi confianza está subiendo, creo que en cada partido puedo ganar" ", dijo Schwartzman después del triunfo. ¿Y por qué no? Le sobran los motivos.

Se lesionó Pella

Luego del triunfo en singles, Diego Schwartzman jugó el dobles con Guido Pella ante la pareja Hyeon Chung (Corea del Sur)-Yen-Hsun Lu (Taipei); cuando caían 6-3 y 1-1 debieron abandonar porque Pella sufrió un dolor en su pierna derecha. El bahiense, que jugaría la Copa Davis por el repechaje ante Kazakhstán (15 al 17 del actual, en Astana), se hará estudios médicos.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas