Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una forma de evitar el estallido de un polvorín

Sábado 02 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Resolver el problema carcelario es uno de los ejes que puede solidificar una estrategia de seguridad pública. La puerta giratoria existe. Una parte muy importante de los 37.000 detenidos en Buenos Aires tiene ingresos anteriores en el sistema penitenciario. No se los puede llamar reincidentes, porque en la mayoría de los casos esperan aún la sentencia en última instancia. Por eso no son alcanzados por la estadística de reincidencia. Son reingresantes, en el lenguaje oficial. Quienes son albergados en los pabellones bonaerenses ya habían estado bajo tutela del Estado sin que se provocase alguna variante positiva. Y si ese tiempo en prisión no genera un cambio se tratará sólo de una contención temporal que generará un criminal en un futuro cercano. Para modificar esa situación, el Estado debe, como paso inicial, mejorar el entorno de encierro.

Hoy las prisiones son potenciales polvorines sobrepoblados. En requisas realizadas este año se decomisaron más de 7000 facas, instrumentos cortantes que prácticamente cada preso tiene a modo de protección personal. Desde las cárceles también se mantiene el contacto de bandas mediante celulares. Más de 15.000 fueron incautados en las celdas. Inhibir las señales de telefonía sólo llevaría a peligrosos motines, cuentan quienes trabajan en las prisiones. Un cambio posible pasaría entonces por aumentar la cantidad de plazas para detenidos, como forma de evitar los grandes pabellones en los que la conducta criminal no puede ser modificada.

Hasta gestos mínimos como la instalación de un básico sistema de agua caliente puede variar la convivencia dentro de las cárceles. Y esa supuesta comodidad para delincuentes, en la mirada del lado exterior de los muros, puede tener una ventaja para la sociedad. Mejores condiciones de vida pueden derivar en posibilidades de capacitaciones laborales y educativas dentro de las prisiones. Y esa sería una apuesta concreta para evitar el reingreso permanente al sistema penitenciario. Para cerrar la puerta giratoria.

Salvo Robledo Puch, todos los presos salen tarde o temprano. El problema real pasa por la forma en que ese condenado egresa del presidio, si sale con una maestría en delito o con una esperanza.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas