Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

José María Muscari, una máquina de hacer teatro

Comenzó a dirigir a los 19 años y ahora tiene cuatro obras exitosas en cartel, participa en el concurso de Tinelli y conduce su propio ciclo televisivo

Lunes 04 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Siempre tuvo en claro que no quería ser alguien amateur, ni vocacional. Profesionalizarse, vivir de esto, era su objetivo desde un principio. En una familia italiana muy numerosa, donde ningún integrante tenía la veta artística desarrollada, nació él. José María Muscari se dio cuenta de su amor por el teatro cuando comenzó a participar de los actos escolares de la primaria, y, desde ese momento, nunca más dejó de estar cerca de los escenarios. Empezó a estudiar teatro a los 12 años en un centro cultural barrial de Flores;, siguió perfeccionándose en el Centro Cultural Rojas y el Centro Cultural San Martín,; y cuando terminó el secundario hizo el ingreso para la Escuela Municipal de Arte Dramático (EMAD). Pudo estrenar su primera obra como actor a los 16 años y como director, a los 19; incluso su primera obra comercial la produjo Palito Ortega cuando tenía sólo 23 años (Desangradas en glamour). Pasó del prestigio del off a compartir sus productos con lo más popular de la calle Corrientes.

"Busco hacer obras que me gustaría ver", afirma Muscari
"Busco hacer obras que me gustaría ver", afirma Muscari. Foto: LA NACION

Hoy tiene 40, por lo que se puede decir que hace más de dos décadas que el escenario lo adoptó. Sin embargo, y a pesar de tanto camino recorrido, el público masivo lo reconoce desde hace algunos años gracias a su primera aparición en ShowMatch. "Antes me reconocían sólo por el nombre porque dirigía espectáculos comerciales, pero caminaba por la calle y la gente ni me miraba. Ahora le pueden poner nombre y apellido a mi cara porque me vieron en la tele y la verdad, eso llegó hace poco. La fama nunca fue una búsqueda, sino una consecuencia de mi trabajo", confiesa José María Muscari. Divide sus días entre dirigir cuatro obras teatrales y actuar en una de ellas; participar en dos programas de TV, y, además, pasar tiempo con su novio y su familia. Es que Muscari no es Superman ni Clark Kent, pero claramente tiene su kriptonita personal: el teatro

Tantos años de trabajo dieron sus frutos y hoy su nombre encabeza la lista de directores más prolíficos del país; sin embargo, él cree que todo esto es consecuencia de su trabajo. "No sé si soy sinónimo de calidad teatral, pero sí de mucho laburo. El público que vio mis obras o me escucha hablar en cualquier lugar se da cuenta de que no soy un improvisado. Todos mis espectáculos tienen detrás un background intelectual de mucho trabajo", justifica el director.

El año pasado recibió dos ofrecimientos para hacer una película, pero no es algo que tenga la necesidad de hacer; siente que es un proceso largo al que no está acostumbrado, donde hay que esperar demasiado tiempo, y en esa espera ya podría hacer dos obras de teatro. También siente que le gustaría escribir para televisión, una asignatura pendiente que en algún momento llegará con la misma naturalidad con la que llegó todo en su vida hasta hoy.

Aunque su esencia siempre será la de un actor, Muscari confiesa que empezó a dirigir por vocación y a escribir por la necesidad que tenía ese director que llevaba dentro. Supo amalgamar esos tres roles e integrarlos en un todo, aun sabiendo que su cartel de "salida" y de "llegada" en esta carrera será siempre el teatro. "Busco hacer obras que me gustaría ver. El deseo o la voluntad de lo que hago se rige por lo que quiero ver en teatro; qué necesito que me diga esa obra, que me haga pensar, me transmita o me movilice. Después, por suerte, hay mucho público que, al parecer, tiene ganas de escuchar o de ver las mismas cosas que yo", explica el director.

Además de participar en el "Bailando por un sueño" de ShowMatch, donde más de una vez dio que hablar en los programas de chimentos, también conduce Muy Muscari, todos los domingos, a las 21, por el Canal de la Ciudad, donde se da el gusto de entrevistar a los personajes mediáticos que más le llaman la atención. Y aunque la televisión le gusta, el teatro siempre gana la pulseada y de eso no hay dudas: hace tres años estrenó Extinguidas, donde seleccionó a mujeres íconos de los años 80 para contar sus historias de vida. En esta obra, que actualmente sigue en cartel en el Palacio La Argentina, logró tener en un mismo escenario a Adriana Aguirre, Noemí Alan, Patricia Dal, Silvia Peyrou, Mimí Pons, Beatriz Salomón, Sandra Smith, Naanim Timoyko y Pata Villanueva.

También se dio el lujo de dirigir Casa Valentina, de Harvey Fierstein, que está desde hace un año y medio en cartel (actualmente de gira) con un elenco que integran Pepe Novoa, Boy Olmi, Fabián Vena, Roly Serrano, Mario Pasik, Diego Ramos y donde, a partir de ahora, Muscari también se suma a esta marquesina para disfrutar su lado actoral.

En paralelo, en el Multiteatro, hace un año subió a escena Falladas, otra de sus creaciones sobre cuatro amigas y una psicóloga que viene a cambiarles un poco la visión de la vida. Allí, juntó a actrices como Patricia Palmer, Cecilia Dopazo, Laura Novoa, Andrea Politti y Martina Gusmán, ahora con nuevo elenco de gira: Mimí Ardú, María Leal, Patricia Viggiano, Emilia Mazer y Mariana Prommel.

Claramente, si se trata de tener elencos numerosos y de gran renombre, José María Muscari tiene la fórmula del éxito. Y aunque pase de la TV al teatro en menos de dos horas o se convierta en camaleón para escribir, dirigir y actuar al mismo tiempo, la gente siempre notará que todo lo que haga llevará su sello personal.ß

Bollywood

Jueves, a las 21; viernes, a las 22; sábados, a las 22 y medianoche, y domingos, a las 20.

Nuevo Espacio IFT,Boulogne Sur Mer 549.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas