Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Vivo sometida al designio de mis rulos"

Sábado 02 de septiembre de 2017
0

Cada vez que me dicen algo acerca de cómo tengo los rulos confirmo el engaño. ¿Es que nadie se da cuenta de que yo no tengo rulos sino que los rulos me tiene a mí? Me convirtieron en víctima de ellos y ya admití que mi mejor estrategia es seguir dócilmente la tiranía que me imponen.

Pueden amanecer radiantes, leoninos, simpáticos y hasta sensuales. Pero, cuando se les antoja, se vuelven una maraña de frizz, o se muestran híbridos, sin gracia ni brillo, indefinidos. Son tan arbitrarios y caprichosos... El mismo mechón que hoy baila un bucle, mañana puede caer en línea recta, ahí donde sería conveniente que los rulos se acumularan vaporosamente en una cabellera tipo nube, a veces lo hacen ero otras se aplastan de desgano o se inflan exageradamente. Se rebelan ante los cepillos y muestran su peor forma.

Tuve que aprender a convivir con ellos porque, aunque pocos lo imaginan, yo no siempre fui así: pasé una infancia de niña lacia. Recién en la adolescencia aparecieron los rizos y se apoderaron de mi pelo.

Mi estrategia es seguir dócilmente la tiranía que me imponenAl principio, los recibí gustosa, sorprendida y confiada. Después empecé a sospechar que me estaban conquistando de una manera napoleónica e intenté resistir. Pero no me llevó mucho tiempo admitir mi debilidad, la derrota garantizada. Un día me planché y no podía reconocerme en el espejo, era como si los rulos, en ese estado de estrangulamiento, se estuvieran vengando de mí y perpetuaran su injusta supremacía.

"Mi estrategia es seguir dócilmente la tiranía que me imponen"

Entonces entendí: hay que seguirles la corriente, mirarlos con aceptación y, sobre todo, hacer del despeinado un estilo. Creer con vehemencia que da personalidad, convencer con actitud de que es una bendición llevar una cabellera dinámica, revoltosa, con vida propia... por más que la secreta sensación sea de sometimiento.

Pero tengo un recurso, muy poco glamoroso por cierto, que suele ser infalible: secarme el pelo con la calefacción del auto. No es cómodo ni agradable, pero funciona. Mientras conduzco hacia el trabajo, cada mañana, dejo que ese viento, caliente e insoportablemente artificial, haga lo suyo. Me cuesta aceptarlo, pero tiene la autoridad de la cual yo carezcp y los pone en su lugar, como por arte de magia.

Eso sí, en verano, prefiero seguir fingiendo que me entrego feliz a la revoltosa cabellera que me tocó llevar.

Si querés compartir tu historia, podés mandarla a: lnmodaybelleza@lanacion.com.ar y será revelada por M&B bajo anonimato.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas