Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

(1927-2017) John Ashbery: el gran poeta de Nueva York de sugerentes óleos verbales

Lunes 04 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Tendía a pensar sus poemas como composiciones musicales. Perteneció, junto con Frank O'Hara, Barbara Guest y Dick Gallup, a la Escuela Poética de Nueva York, vinculada con el expresionismo abstracto. Quizás por ese motivo, se decía que los textos de John Ashbery eran óleos verbales, donde una imagen daba paso a otras para formar pequeñas constelaciones de sentidos envolventes. "El puente levadizo, similar a un pastel de bodas, descendió/ hasta la tímida flor del nomeolvides./ Tú subiste a bordo", se lee en "Un humor de tranquila belleza". Harold Bloom lo comparó con Walt Whitman, Emily Dickinson y Wallace Stevens. En verdad su obra tiene algo de cada uno de ellos.

Foto: LA NACION

Había nacido en Rochester en 1927 y murió ayer en una casa de estilo colonial en Hudson, Nueva York, según informó a la prensa David Kermani, su pareja durante treinta y cinco años. Fascinado con la obra de W. H. Auden, sobre el que escribió una tesis universitaria y al que emuló en su habilidad para recurrir al lenguaje cotidiano, Ashbery trabajó varios años en París como crítico de arte y corresponsal para revistas especializadas. En Francia, tradujo al inglés la obra de varios escritores surrealistas franceses, como Pierre Reverdy, André Breton y Raymond Roussel. De regreso a Estados Unidos, escribió reseñas de arte y literatura para The New Yorker y ARTNews. Amigo de Andy Warhol, fue uno de los primeros en elogiar el arte pop (a cambio, cuando Ashbery regresó de París, Warhol lo agasajó con una gran fiesta y le presentó a un nuevo poeta, Gerard Malanga).

Fue autor de más de veinte libros de poemas, entre los que se destacan Tres poemas (1972), Autorretrato en espejo convexo (1975), Galeones de abril (1988) y Secretos chinos (2002). Con los años, llegó a convertirse en el poeta estadounidense más destacado. Obtuvo varios premios, como el Pulitzer, el National Book Award y el National Book Critics Circle Award, los tres por Autorretrato en espejo convexo, que fue publicado en español por el sello Visor con traducción de Javier Marías. "Poeta de lo mental", lo calificó Marías. De a poco, como en Diagrama de flujo, la obra de Ashbery se volvió más compleja.

Además de una novela satírica en colaboración y obras de teatro, publicó un solo libro de ensayos críticos de poesía. En Otras tradiciones (Vaso Roto, con traducción del poeta argentino Edgardo Dobry), Ashbery reunió las conferencias Norton que dio en la Universidad de Harvard. En esa obra, con su elegante iconoclasia, Ashbery deja de lado a los maestros y se ocupa en seis ensayos de autores menos conocidos por las audiencias, como John Clare, Laura Riding y David Schubert. "Cuando pienso en los escritores de los que he aprendido, me da impresión de que la mayoría de ellos por razones que no podría precisar son en efecto lo que suele llamarse menores", escribió.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas