Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Eliminatorias. Sampaoli necesita que su primer paso en River sea un trampolín: el hincha que pisará el césped por primera vez

El técnico de la Argentina debutará en el Monumental justo en un momento que no perdonará errores; historias de la B a la elite

Lunes 04 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Sampaoli visitará un Monumental que ya conoce como hincha
Sampaoli visitará un Monumental que ya conoce como hincha. Foto: AP

Una tarde cualquiera de los años 70 empujó con la barra brava millonaria para colarse en el estadio de River. En una platea se sentó en octubre de 1998 para seguir un superclásico que no se escapó del cero porque las manos de Oscar Córdoba le atajaron un penal a Marcelo Gallardo. En mayo pasado, cuatro días después de reinstalarse en el país, desde el palco 28 de la platea media Belgrano observó otro empate de River, ahora dirigido por Gallardo, frente a Rosario Central. Tres fechas, tres momentos. Tablón, platea y palco encerrados en 40 años. Si habrá soñado Jorge Sampaoli con ese Monumental que aparecía en cada uno de los pósters que empapelaban su cuarto infantil sobre la calle Dante Alighieri, casi esquina Vicente López, en Casilda. Tablón, platea y palco. Pero todavía no estuvo en el césped. Sampaoli jamás pisó la cancha.

Lo hará mañana. Por primera vez Sampaoli será uno de los protagonistas del Monumental. Nunca dirigió en la cancha de River, vaya, un registro singular para el entrenador de la selección argentina. Una rareza que compartirá con dos futbolistas que serán titulares anteVenezuela, Federico Fazio -jugó en Ferro entre 2005 y 2007, en el ascenso- y Mauro Icardi, que a los 8 años se marchó del país. Ellos tampoco saben de qué se trata correr por el estadio de Núñez.

El Zurdo, que durante años recorrió la Liga casildense, siempre observó desde lejos la elite. Su contacto con los grandes escenarios del país fue fugaz, un paso efímero y sin huella. Y siempre como director técnico extranjero, como en enero de 2010, cuando vino con Emelec (Ecuador) al Parque de la Independencia a enfrentarse con el Newell's de Roberto Sensini por la Copa Libertadores (0-0). O en noviembre de 2011, cuando ya como entrenador de Universidad de Chile jugó contra el Arsenal de Gustavo Alfaro, en Sarandí, por la Sudamericana, y se impuso por 2 a 1. O en 2012, cuando en junio visitó la Bombonera también con la U, en las semifinales de la Libertadores y perdió 2-0 contra el equipo de Julio César Falcioni. Fanático de River, caminó por la alfombra xeneize antes que por el Monumental.

Las experiencias de Sampaoli en escenarios del país están lejos del glamour y las luces de neón. Están lejos en el almanaque, también. Hay que viajar dos décadas en el tiempo para encontrarlo a Sampaoli como entrenador del fútbol de AFA. Canchas peladas, vestuarios sin agua caliente, herrumbre en los alambrados? Argentino de Rosario, en la primera B, el club en el que en 1979 había jugado su admirado Marcelo Bielsa. El 13 de mayo de 1996 lo presentaron al Zurdo y el 29 de junio debutó con una goleada 3-0 ante Laferrere en el Reclasificatorio a la B Nacional, pero la ilusión del ascenso duró un suspiro ya que enseguida lo eliminó Temperley. Dirigió todo el Apertura y hasta la 9na fecha del Clausura 97. Fueron 36 partidos, con 13 victorias, 14 empates y 9 derrotas. Y mil anécdotas, claro, donde ya se filtraba su perfil ansioso y obsesivo. Después del mediodía se escapaba del trabajo de cajero en el Banco Provincia de Santa Fe, en Casilda, y volaba en un viejo Fiat Duna hasta el rosarino barrio Sarmiento para conducir la práctica del "Salaíto".

Alem, Midland, Dock Sud...

"Desde el barrio Sarmiento, De Argentino a Argentina", tuiteó la cuenta oficial del club rosarino (@argentinoros) cuando Sampaoli fue confirmado como director técnico de la selección. Cómo no sentirse orgullosos si es a la única entidad de AFA en la que trabajó. Juntos recorrieron canchas como las de Deportivo Armenio, San Miguel, Colegiales, Leandro Alem. Dock Sud, Campana, Midland? Muchos aún hoy recuerdan al hombrecito, intenso, mandón, severo. Un entrenador que sobrepasaba la categoría con su despliegue de conos y cintas en cada ensayo. Y que, en una dimensión bien artesanal, ya incursionaba en la edición de videos grabando en VHS las imágenes que podía conseguir de los rivales de la primera B. A futbolistas amateurs los exigía como profesionales. No faltaron discusiones, desde luego.

Dejó el cargo el 19 de abril de 1997. Y volvió el 30 de septiembre de 2000, también con una victoria, 2 a 0 ante Argentino de Quilmes. Pero esta vez la estada duró poco, ya que se alejó al mes, el 28 de octubre después de sufrir un cachetazo en el Carlos V de Jáuregui: perdió 4 a 0 con Flandria. Aparecían otros planes, se ampliaba el horizonte. Lo buscaban desde el fútbol peruano y el legionario Sampaoli comenzaría una larga excursión. Pero nadie reniega de las huellas que deja la infancia, días en los que el Zurdo jugaba a ser el Beto Alonso. Los sueños de Sampaoli finalmente se deslizarán por el césped del Monumental. Él y la selección argentina necesitan que esa primera pisada llegue con el impulso de un trampolín.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas