Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De la Puna a la Patagonia, aisladas y con problemas edilicios

Cómo es educar en la ruralidad con grandes distancias y sin Internet

Lunes 04 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Más allá de las particularidades propias de cada región, los docentes y alumnos de escuelas rurales -fronterizas o no- enfrentan a diario problemáticas y necesidades comunes.

"Muchas de las escuelas de frontera están en lugares aislados y de difícil acceso, como ocurre en la Puna jujeña. Pero eso también se da en otras instituciones rurales que no se encuentran en los límites de nuestro país, por ejemplo, en la estepa patagónica, en medio de la provincia de Santa Cruz", sostiene Patricio Sutton, director ejecutivo de la fundación Red Comunidad Rurales (comunidadesrurales.org).

Alumnos de 6º de la escuela Educación para las Primaveras
Alumnos de 6º de la escuela Educación para las Primaveras. Foto: María Ayuso
Mes de la Educación
Mes de la Educación.

Para él, la falta de comunicación y, particularmente, de acceso a Internet, es uno de los grandes desafíos: "Garantizar la conexión es una de las metas pendientes. Esto se vincula, entre otras cuestiones, con la posibilidad de contar con información de calidad y contenidos pedagógicos, así como de generar intercambios entre docentes".

Abandono edilicio

Desde hace 35 años, la Asociación de Clubes Argentinos de Servicio en las Escuelas de Frontera (escuelasdefrontera.org) construye instituciones en los límites de la Argentina: ya llevan 18, que cuentan con unos 200 docentes y a las que asisten 3000 alumnos.

"La frontera es donde comienza nuestro país y a veces nos olvidamos de esos lugares", subraya Jorge Durán, director de comunicación y crecimiento de la organización.

El abandono que muchas veces sufren estas instrucciones le resulta alarmante. "Ediliciamente hay una necesidad tremenda: escuelas rancho que se caen a pedazos. Ante esas realidades, nos abocamos a construir un lugar digno para enseñar y aprender", dice.

Según Sutton, otro de los retos para las escuelas de frontera es tener una mentalidad abierta a la integración regional.

"Se podría hacer un esfuerzo mucho más grandes desde las políticas públicas para que haya intercambios con los países vecinos y las comunidades de pueblos originarios de las zonas donde están las escuelas; teniendo en cuenta la riqueza que generan la interculturalidad y las distintas costumbres, tradiciones y lenguas", concluye el director de Red Comunidades Rurales.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas