Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El invierno es un Elvis gordo

Lunes con lluvias y lloviznas. Mejorando en una tarde fresca. Máxima: 15°C

Diego Angeli

SEGUIR
PARA LA NACION@Jopoangeli
Lunes 04 de septiembre de 2017 • 02:06
0

No lo inventó Maradona. Pero tampoco Elvis. La decadencia de los ídolos nos debe llevar hasta los emperadores y caciques más taquilleros. Pero cada adorado tuvo diferentes formas de transitar sus últimos destellos de talento. Este invierno se despide como lo hizo el rey, de pie sobre el escenario y con su voz intacta, aunque ya olvidándose las letras, completamente pasado de peso y con su pelvis entumecida. Ese momento donde se mantuvo con el jopo en alto, estoico hasta el final gracias a su tenacidad. Y a las anfetaminas, claro. Todos en la vida pasaremos inexorablemente por la etapa del Elvis gordo. Cada cual sabrá hacerlo a su manera.

Encima, el invierno porteño en plena vigencia tuvo que recibir la humillación de ser homologado como el menos frío de la historia. Al menos Elvis estuvo muerto cuando su hija se casó con Michael Jackson.

Así transcurren los últimos días de la estación más fría del año. Con los últimos manotazos de un campeón que no puede retener su corona pero sale a pelear y ofrecer sus últimos fulgores de talento. Así será hasta el equinoccio. Entradas de aire frío que no se sostienen, algunas mañanas frescas como últimas imágenes del naufragio invernal.

Lunes: se va la lluvia, se queda el frío

Nada mas desmotivador que una mañana de lunes con lluvias y lloviznas intercaladas. Todo en medio de un amanecer difuso, con la ciudad borroneada por la niebla, con humedad condensada en la ventana del bondi y agunos soplos del sudeste que recortan el termómetro en 11°C metropolitanos y 9°C suburbanos.

Se estima la máxima inestabilidad para la madrugada, repuntando hacia la primera mañana. Existe la chance concreta de que todos puedan ir hacia sus aulas o sus trabajos con los eventos terminados, más allá que el cielo persista cubierto con nubarrones amenazantes. Hasta el mediodía seguiremos receptivos a algunas lluvias aisladas.

Con el correr del día tendremos una progresiva mejora, podríamos aspirar a que las nubes bajas se separen de a ratos y Febo de una prueba de vida. La tarde se proyecta en solo 15°C, no se puede pretender más del mercurio en un día sin sol y con viento frío.

La noche sostiene las rachas del sur que van arriando los nubarrones. Se corre el telón de la nubosidad y vuelven las estrellas al firmamento porteño en un cierre con 10°C. Frío, ma non troppo.

Será acaso hoy una de las últimas expresiones invernales que nos queden. El invierno no se fue y ya lo extraño.

Martes: sol de septiembre

Mañana no solo será el día con menos nubosidad de la semana, podría ser el más soleado hasta el final del invierno viendo el horóscopo meteorológico a mediano plazo. Frío matinal apoyado en el viento sur y el cielo despejado, llevando los termómetros del tercer cordón a iniciar su marcha desde los 6°C. Luego la veleta marca este, empieza a llegar aire menos frío y el sol de septiembre demuestra que nos es tan débil, que puede fogonear al termómetro a temperaturas vespertinas muy agradables a pesar de un inicio fresco. La plusmarca se estima en 18°C, la noche cierra en 14°C y las estufas pasan a mínimo o se apagan.

Miércoles: nublado e inestable

Para mitad de semana la veleta se debate entre este y sur, vuelven los nubarrones y algunas lluvias aisladas podrían ser parte del libreto. Se prevé una jornada con poco sol, nublado hacia la tarde y con probabilidad de precipitaciones pasado el mediodía. La máxima escala hasta los 20°C y la inestabilidad sostiene la marca hasta la medianoche, con un cierre en 19°C. Sobra una manta en una noche que puede marcar el regreso de las lloviznas o lluvias débiles. Comienza un largo episodio de cielos cerrados, el sol volvería recién el lunes 11.

El último Elvis

Quisiera terminar el reporte volviendo al tópico inicial, de este invierno que ya se muestra lejos de su esplendor pero que aún le pone garra, mostrando sus fríos finales para su gran afición.

Cierra Elvis Presley, en vivo en 1977, desencadenando una melodía con rollos y papada, con esteroides, calmantes y cocaína líquida saturando su sangre, con la artritis atándolo pero aún demostrando por qué ocupó el trono del rock por tanto tiempo. Sus médicos le pidieron que suspendiera ese show y él se negó, en un concierto para el infarto, literalmente.

El video cierra con el clásico "Elvis has left the building", para que los fanáticos no se agolparan a la salida del teatro a la espera de su ídolo. Le quedaban dos meses de vida.

Eso es todo amigos! Nos vemos el jueves!

@JopoAngeli

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas