Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ordenan 32 detenciones por desaparición forzada

Son policías y médicos forenses; se los acusa de actuar y encubrir el crimen de un joven

Martes 05 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION

Horas después de que se levantó el secreto del sumario, el juez federal Carlos Vera Barros ordenó la detención de 32 policías y empleados del Instituto Médico Legal acusados de protagonizar y encubrir la desaparición forzada -agravada por la muerte- de Franco Casco, un joven oriundo de Florencio Varela que, tras estar detenido el 6 de octubre de 2014 en una comisaría de Rosario, apareció muerto 22 días después, flotando en el río Paraná.

Este nuevo capítulo en la causa por la desaparición forzada de Casco aporta indicios clave de que efectivos de la policía de Santa Fe habrían asesinado y ocultado el cuerpo de este chico de 18 años que luego fue encontrado por la Prefectura Naval flotando en el río.

No sólo están siendo indagados los policías de la comisaría 7», que fue donde la última vez se vio con vida a Casco, sino también cuatro miembros de la Dirección de Asuntos Internos que habrían colaborado en el encubrimiento cuando deberían haber investigado a los efectivos de la seccional del barrio Agote. En el lote de los detenidos también hay empleados del Instituto Médico Legal, que habrían adulterado las dos autopsias.

Durante la mañana, efectivos de la Gendarmería realizaron los allanamientos y las detenciones de los imputados, entre los que se encuentra el jefe de Asuntos Internos, Aníbal Candia, quien fue indagado durante más de dos horas.

"Nosotros no protegemos a los agentes de la fuerza cuando son investigados. Todo lo contrario. Y si se determina su responsabilidad, tendrán que afrontarla", afirmó el ministro de Gobierno, Pablo Farías. La desaparición de Casco se produjo durante la gestión del ex gobernador Antonio Bonfatti.

El fiscal Marcelo Di Giovanni había requerido que se indagara a 24 personas, aunque no pidió detenciones, como sí lo hizo la querella. Entre ellas figuran los integrantes de las dos guardias presentes en la comisaría 7» los días 6 y 7 de octubre de 2014, cuando Casco estuvo detenido ilegalmente allí, además de personal de Asuntos Internos y del Instituto Médico Legal.

Casco había viajado a visitar a unos primos que viven en Empalme Graneros, de Rosario, y el 6 de octubre tenía previsto volver en tren a Retiro. El caso se empezó a investigar entonces como averiguación de paradero, pero tras el hallazgo del cuerpo en el río Paraná, la familia y organismos de derechos humanos promovieron el traspaso de la investigación a la justicia federal por desaparición forzada de persona.

En aquel momento, el defensor general de Santa Fe Gabriel Ganon cuestionó que el gobierno provincial no hubiese tomado ninguna medida contra los policías.Germán de los Santos

En esta nota:
Te puede interesar