Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Arduo trabajo de empatía y solidaridad

Martes 05 de septiembre de 2017
PARA LA NACION

El bullying es un conjunto de acciones de intimidación o agresión física o psicológica que sufre un alumno en particular, ejecutado en forma reiterada y permanente por otro compañero que -generalmente- tiene o intenta tener una situación de liderazgo en un grupo. Suele estar acompañado -por acción u omisión- por el resto del grupo, lo que deja a la víctima sin ayuda entre sus pares.

El bullying es una problemática grupal en la que cada uno de los actores tiene un rol fijo; habrá un agresor, una víctima y otros partícipes secundarios que harán las veces de asistentes del agresor. Normalmente, los grupos más sanos son dinámicos y de roles cambiantes; los subgrupos, los liderazgos, las peleas y las alianzas dependen de cuestiones del momento y son movimientos transitorios.

En los casos en que existe un niño discapacitado, es frecuente que éste ocupe de modo fijo el lugar del acosado, sea por su incapacidad para defenderse o por sus dificultades para comprender las reglas de interacción social. Con el tiempo, el grupo organiza un vínculo ambivalente de pena y agresión hacia el niño, al que suelen sumarse algunos padres, cerrando el círculo vicioso. Existen casos en los que la conducta del alumno discapacitado es peligrosa para sí mismo o para terceros, y que requieren medidas excepcionales de exclusión, pero estas situaciones son, en general, observables en niños psicóticos y no en aquellos con trastornos neurológicos.

La escuela, que debe ser inclusiva, enfrenta un desafío complejo: integrar a un chico con esta clase de dificultades es mucho más que sentarlo en el aula junto a sus compañeros. Supone un arduo trabajo grupal con alumnos, maestros y padres. Alguien que, por su trastorno, puede gritar, agredir o molestar en clase es el blanco perfecto para que se depositen en él las pulsiones agresivas o temores del resto.

La integración de un niño con dificultades debe ser una meta común para todos los actores de la escuela. No se trata sólo de esforzarse para ayudar a alguien, es un trabajo de empatía y solidaridad que redunda en beneficio de todos.

Médico psiquiátrica y psicoanalista

En esta nota:
Te puede interesar