Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Argentina-Venezuela: un rival que invita a cortar la sequía hasta con goleadores impensados

La Argentina necesita salir de la baja efectividad y la historia marca que, ante Venezuela, convirtieron jugadores que tienen un único festejo

Martes 05 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION

La escasez de gol del seleccionado empieza a quitarle el sueño a más de uno. Provoca una ansiedad que está directamente relacionada con una ubicación en un puesto de repechaje que, si bien no da para dramatizar, reclama atención. Jorge Sampaoli admitió ayer las urgencias: "Nuestro objetivo es meter un gol rápido para deformar el partido y forzar que el rival busque otro plan y tenga que cambiar de esquema".

En otro pasaje, el director técnico reconoció que el seleccionado atraviesa por una situación atípica: "La cantidad de goles del equipo no tiene relación con las capacidades de nuestros delanteros". Un promedio de un tanto por encuentro (15 en 15 fechas) y no haber marcado en seis de ellos trasciende a lo que podría ser un dato aislado para transformarse en el rasgo de una campaña.

La sequía se extiende en un equipo que tiene al goleador histórico (Lionel Messi, con 58) y a otros que van detrás de su primer festejo con la camiseta albiceleste, como Paulo Dybala y Mauro Icardi.

Llega Venezuela, que siempre salió derrotada del Monumental en el historial de seis cotejos por las eliminatorias. Marcarle a la Vinotinto no debería representar una misión improbable. La obligación del gol esta vez puede aligerarse ante una oposición a la que los 90 minutos se le pueden hacer muy largos para mantenerse inexpugnable.

Un repaso a los antecedentes indica que el gol frente a Venezuela ni siquiera es cuestión de especialistas, ni de juntar a cinco delanteros, como hará esta noche la Argentina.

Jugadores que pasaron por el seleccionado de corte defensivo, alejados del área rival, tienen un único gol en su trayectoria. Y ese recuerdo que se transforma en imborrable por ser irrepetible fue contra la Vinotinto en el estadio de River en una clasificación para el Mundial.

El 9 de mayo de 1985, Miguel Angel Russo, un volante de quite e inmediato pase al compañero, se animó ante las concesiones que ofrecía Venezuela. Se asomó al balcón del área y tras bajar con el pecho un rechace definió con un preciso remate de derecha. Fue la única conquista de Russo en 17 partidos con el seleccionado; esa contribución no fue suficiente para que luego Carlos Bilardo lo incluyera en el plantel para el Mundial de México.

Russo abrió la cuenta de un 3-0 que tuvo el tanto de otro primerizo, el lateral Néstor Clausen, que coronó una proyección con un derechazo que al arquero se le escurrió por debajo del cuerpo . Fue el solitario festejo del defensor de Independiente en 26 cotejos. La goleada se consumó con un nombre más asociado a la definición: Maradona marcó de cabeza.

Rumbo a Francia 1998, el 2-0 en el Monumental frente a la Vinotinto inscribió a otro goleador fuera de catálogo: el zaguero central Pablo Paz conectó de cabeza un centro de Ariel Ortega. Fue su única celebración en 14 cotejos.

La victoria más amplia sobre Venezuela en una clasificación mundialista fue el 5-0 de marzo de 2001, camino a Japón y Corea. Otra oportunidad propicia para un goleador infrecuente: Walter Samuel. La foja del zaguero central en el seleccionado se completó con 57 encuentros y cuatro goles, dos de ellos anotados a Venezuela; el otro fue en un amistoso en Maracaibo.

El pasado incluye a un apellido del presente: Nicolás Otamendi. De sus tres tantos, dos los consiguió ante Venezuela. El primero fue en el debut del ciclo de Alejandro Sabella, en un 1-0 en un amistoso en Calcuta. El segundo corresponde a las actuales eliminatorias y sirvió para rescatar un empate 2 a 2 a ocho minutos del final en Mérida, durante la gestión de Edgardo Bauza. En ese partido de hace casi un año, disputado por momentos bajo una torrencial lluvia, Lucas Pratto hizo uno de los dos goles que acredita en los cinco cotejos que coinciden con el breve ciclo de Bauza.

Messi le marcó a Venezuela en las últimas dos eliminatorias, ambas en el Monumental (uno en un 4-0 en el equipo que conducía Maradona y un penal en un 3-0, con la dirección técnica de Sabella). Los cuatro festejos que Leo suma en este escarpado trayecto a Rusia fueron en condición de local. Todos sirvieron para triunfar, objetivo que a la Argentina le cuesta mucho. El último, de penal, en el regreso del seleccionado al Monumental, selló un vital 1-0 sobre Chile.

Además de Icardi y Dybala, los titulares de hoy que no celebraron un gol con la Argentina son Lautaro Acosta y Pizarro. Fazio ya tiene uno en el 6-0 a Singapur y en las 136 presencias de Mascherano se encuentran tres, el último hace tres años, en un amistoso ante Trinidad y Tobago. Venezuela invita al desahogo y no habría que sorprenderse si se anota el nombre menos pensado.ß

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas