Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un libro desde River para leer todo el fútbol

Martes 05 de septiembre de 2017
0

El ciclo de vida de un futbolista en un plantel en Europa promedia los 41 meses. En Brasil 28 meses y en la Argentina roza los 21 meses. La presencia de futbolistas de su cantera en Flamengo, Barcelona y River es de 5 sobre 10. En Manchester City y en Manchester United es de apenas 2 sobre 10. Las largas discusiones sobre los derechos de TV, que suelen ser presentadas como el núcleo central de los ingresos de los clubes, devuelven un espejismo: en River y en Boca representan solo el 11 por ciento de sus ingresos; el San Lorenzo el 14 por ciento, en Independiente el 17, pero en Racing ascienden al 22 por ciento. En Europa el ingreso por TV promedia el 32 por ciento y en Brasil trepa al 44 por ciento.

River tiene el 68 por ciento de sus ingresos por tickets y abonados (formato denominado Matchday), mientras que en Boca llega al 64 por ciento. Cuanto menor es el ingreso por marketing y abonados, más crece el porcentaje por derechos televisivos. En la Argentina, el único crecimiento posible está en alcanzar a los fanáticos digitales, una posibilidad inédita en la historia del fútbol que casi siempre basó su estructura de beneficios en la modalidad presencial.

Estos número y otros valiosos datos sobre el negocio del fútbol mundial surgen del libro “River, La Máquina”, elaborado por el propio club al recoger los resultados de un proyecto académico de investigación diseñado por la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA. La dirigencia encabezada por Rodolfo D´Onofrio busca con esta publicación ofrecer diferentes aristas sobre su gestión de tres años, cómo revirtió el patrimonio negativo de la institución y cuáles son los caminos innovadores para diversificar el negocio del fútbol , sin abandonar el rol social de los clubes. El valor del libro está justamente en ese aspecto: es una historia contada desde River, pero a la vez una ventana para mirar y analizar al fútbol argentino. El contraste con los modelos de gestión con los clubes brasileños y europeos sirven para entender que existen diferentes formatos para llevar adelante la economía del fútbol y que no hay una manera única de gestionar. Es para atender con detalle, por ejemplo, el modelo del Porto (el fútbol portugués suele ser un gran revendedor de futbolistas), que es riesgoso porque se basa únicamente en las transferencias.

El libro divulga datos que cuentan en tiempo real cómo se modificaron los negocios del fútbol. La venta de futbolistas ya no soluciona determinados problemas y justo en estos días River experimentó un baño de realidad con las idas de Lucas Alario y Sebastian Driussi. “El desarrollo de la cantera cuesta 6 millones de dólares por año. Tenemos que ser capaces de vender un jugador no titular por esos 6 millones por año. Tendría que ser lo ordinario (…) Tendriamos que poder reemplazar las ventas con jugadores de la cantera. Eso ahora no está. Hay indicios de que podemos hacerlo, pero ese plan estratégico ahora no lo tenemos. Es algo que hay que definir en los próximos años”, dice con autocrítica Gustavo Silikovich, gerente general de River.

El camino en común, a diferentes escalas, que se les presenta a los clubes argentinos está en la pirámide del fanático. Hoy los cinco clubes grandes comparten una misma realidad inmodificable: en conjunto, tienen 478 mil socios y butacas disponibles en sus estadios para 247 mil. En el libro, River describe hacia donde apunta su idea de monetización. Tiene fanáticos de presencia física (espectadores, socios) que llegan a los 130 mil hinchas. Otros 800 mil son de presencia esporádica: asisten al museo, tiene membrecías, compran la indumentaria oficial y son el público que activan el comercio electrónico. Pero la base de la pirámide son aquellos que tienen una presencia a distancia por la TV, las aplicaciones del club y toda la comunidad digital que solamente en Facebook supera los 8 millones de fanáticos.

En “River, La Máquina” puede verse un testimonio tan parcial como lo son los colores del fútbol en la Argentina. Superada esa valla se convierte en un texto imprescindible para entender de qué se habla cuando se habla de economía y negocios en el fútbol. Como mínimo es una demostración de que hay que actualizar conceptos y creencias.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas