Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Clan del Golfo, la mayor banda narco de Colombia, pidió someterse a la Justicia

Lo anunció Juan Manuel Santos; "Se trataría de un sometimiento a la justicia, no de una negociación política", dijo el presidente

Martes 05 de septiembre de 2017 • 23:14
0

BOGOTÁ.- Como sucedió con Pablo Escobar en 1991, el jefe de el Clan del Golfo, la mayor banda criminal de Colombia dedicada al narcotráfico y a la minería ilegal, está dispuesto a someterse a la justicia junto con todos sus hombres. Así lo anunció hoy el presidente Juan Manuel Santos, lo que de concretarse le permitiría al país reducir la violencia y alcanzar una paz más estable.

El máximo líder de la organización es Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de hasta 5 millones de dólares por información que permita su captura o muerte.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos. Foto: AFP

Las bandas criminales son consideradas la principal amenaza para la seguridad de Colombia tras el acuerdo de paz que firmó el Gobierno con las FARC y de la negociación que avanza con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) para acabar un conflicto de más de medio siglo que ha dejado unos 220.000 muertos.

"El pasado 3 de septiembre, el domingo, recibimos del jefe del Clan del Golfo una manifestación expresa de la voluntad de acogerse, de someterse a la justicia, él con todos sus nombres", dijo Santos en un acto.

"Les he pedido al señor ministro de Justicia y al señor fiscal que procedan a evaluar esa solicitud y tomar las acciones pertinentes. Se trataría de un sometimiento a la justicia, no de una negociación política", precisó el jefe del Estado.

La intención de someterse a la justicia del Clan del Golfo, que tiene unos 3000 hombres armados, se conoce menos de una semana después de que las fuerzas armadas mataron a su segundo comandante, Roberto Vargas alias "Gavilán", en una operación en una región del noroeste del país.

Tras la muerte de "Gavilán", Úsuga busco contactar al gobierno. El capo narco dijo que el Clan del Golfo está dispuesto a suspender todas las actividades ilegales una vez estén dadas ciertas condiciones que no especificó.

"Respetamos los procesos de paz que se han acordado y los que están en marcha con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos. Queremos hacer parte del fin del conflicto para llegar al desarme total de todos los grupos armados del país", afirmó Úsuga en un video divulgado por medios locales.

La mayoría de los integrantes de las bandas criminales pertenecieron a escuadrones paramilitares de ultraderecha que regresaron a la ilegalidad tras un acuerdo de paz en el que se desmovilizaron y entregaron las armas.

Un sometimiento a la justicia de los integrantes del Clan del Golfo les permitiría recibir una rebaja en sus condenas. La organización también está acusada del asesinato selectivo de policías en represalia por la persecución que enfrentan.

El antecedente de Escobar

Según señala el diario El Tiempo de Colombia, la figura del sometimiento a la justicia, que es el único camino que tendrían Otoniel y los otros capos que sobreviven de la banda criminal surgida hace una década, tras el proceso de paz del gobierno de Álvaro Uribe con los paramilitares, no es nueva en la legislación colombiana.

De hecho, se estrenó con el capo Pablo Escobar a comienzos de los 90 y en su momento, a cambio de la no extradición, permitió que el entonces narco más poderoso del mundo suspendiera su oleada de narcoterrorismo. Escobar, en medio de una polémica negociación, se entregó con algunos de sus más poderosos secuaces y fue recluido en una cárcel, conocida como La Catedral, desde donde siguió mandando hasta su fuga y posterior muerte, en diciembre de 1993.

Desde ese momento, la figura ha tenido varios cambios legales, pero en esencia se mantiene su espíritu: el narcotráfico es un delito común y, como tal, los narcos pura sangre, los que ejercen esa actividad con el único fin de enriquecerse, no tienen derecho a tratamiento político. Esto es, no pueden ser beneficiarios de beneficios como indulto y amnistía.

Agencias Reuters y AFP

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas