Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tío y sobrino, un mismo apellido, dos destinos distintos... pero no tanto

Martín y Manuel Cabrales contaron cómo la red familiar es clave a la hora de emprender

Miércoles 06 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Martín Cabrales y su sobrino Manuel
Martín Cabrales y su sobrino Manuel. Foto: Fabián Malavolta

El apellido no siempre marca el destino irremediablemente. A veces los caminos pueden divergir. Ése fue el caso de Martín y Manuel Cabrales, tío y sobrino, quienes tomaron rumbos diferentes, aunque con la familia siempre presente para dar apoyo.

Martín Cabrales lidera la empresa cafetera que hizo famoso al apellido de origen asturiano. Manuel, en cambio, emprendió lejos -aunque no tanto- de la firma familiar: hace cinco años creó la compañía Make It Happen, que engloba las marcas Sugar & Spice (panificados), Patagonia Berries (mermeladas) y Gauchitas (papas fritas). "Nunca tuve la presión y jamás sentí la obligación de formar parte de la empresa familiar. Nunca quise estar adentro ciegamente, pero tampoco tuve la rebeldía siempre de ir por afuera. Se fue presentando de ese modo. Mis familiares también hacen su camino: yo hago el mío, sólo que me tocó hacerlo en otro lado", resumió el joven de 30 años.

Por su parte, su tío sí sintió un llamado desde chico, cuando jugaba en la casa familiar y elegía las bolsas de arpillera de café como su escondite. "En la charla de los domingos, el tema siempre era el café. Nos fuimos criando así desde chiquitos. Debe haber algo inconsciente, pero no fui obligado a ingresar a la empresa familiar", detalló. El líder de Cabrales admitió que está "bastante ajeno" al management de su sobrino a pesar de que la empresa familiar es accionista del proyecto, pero que ve con buenos ojos su emprendimiento y también a su socio, Diego Sola Prats, un ex ejecutivo de Cencosud. "Tenemos una excelente relación familiar y trabajo día a día con su padre, con quien me llevo muy bien, pero mi sobrino maneja su negocio solo. Yo solamente veo sus productos en la góndola cuando voy al supermercado, y los veo muy bien", sostuvo.

Mientras tanto, Manuel confesó que "fue todo un tema a nivel personal" que su primer socio fuera la empresa familiar, aunque en ese momento le pareció la mejor decisión profesional. "Hubiese sido muy necio de mi parte no aceptarlo: tenía todos los contactos y podía llegar a que me escuchen", recordó. ¿Vos sos el del café? es una pregunta que escucha bastante, contó. Y para evitarla prefiere arrancar por aclarar que sí, que es parte de esa familia "para ahorrar el suspenso".

Sobre su relación con Sola Prats, dijo que se trata de uno de los mejores amigos de su padre y que fue su mentor por mucho tiempo, por lo que fue "un devenir natural" que se convirtiera en su aliado para el proyecto. "Para mí, para hacer algo distinto hay que incorporar visiones y energías de diferentes orígenes, y por ahora nos está yendo muy bien", expresó.

Más adelante, tío y sobrino hablaron de innovación en sus respectivos proyectos. El líder de Make It Happen explicó que siempre busca variaciones dentro de los alimentos y el consumo masivo, pero con cuidado. Y Martín Cabrales habló de cómo resuelve la tensión entre la tradición de la marca y la innovación para mantenerse al día en la industria del café. "Uno debe saber permanentemente qué pasa afuera y qué es lo nuevo. Queremos más, pero siempre manteniendo los mismos valores, que son los de mis abuelos y que heredaron mi padre, mis tíos y nosotros", apuntó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas