Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Corea del Norte prometió nuevos "paquetes de regalo" para EE.UU.

Un alto diplomático reclamó a Washington que cesen las "provocaciones"; Pyongyang instala misiles de largo alcance

Miércoles 06 de septiembre de 2017
0

GINEBRA.- Estados Unidos "recibirá otros paquetes de regalo de mi país hasta que terminen las imprudentes provocaciones e inútiles intentos de presionar a Corea del Norte", advirtió en Ginebra ayer Han Tae-song, embajador de Pyongyang en la ONU, durante una conferencia de desarme en la que las potencias evalúan la respuesta al último ensayo nuclear norcoreano.

"Estoy orgulloso de decir que hace sólo dos días, el 3 de septiembre, la República Popular Democrática de Corea (RPDC) realizó de forma exitosa un ensayo con una bomba de hidrógeno para un cohete balístico intercontinental según su plan para construir una fuerza nuclear estratégica", dijo Han al foro de Ginebra.

"Las recientes medidas de autodefensa de mi país son un paquete de regalo dirigido a nadie más que a Estados Unidos", señaló. "Estados Unidos recibirá más paquetes de regalo de mi país, siempre y cuando recurra a provocaciones temerarias e inútiles intentos de ejercer presión sobre la RPDC", sostuvo.

Las afirmaciones del diplomático coincidieron con una publicación de Asia Business Daily, de Corea del Sur, que indican que Pyongyang está transportando hacia su costa oeste lo que parecería ser un misil balístico intercontinental. Los operativos habrían comenzado el lunes con un despliegue durante la noche para evitar la vigilancia de los satélites espía.

Los expertos, por el momento, concuerdan en que el Hwasong-14 es un vector balístico intercontinental (ICBM, por sus siglas en inglés) probado con éxito en el lanzamiento realizado el 4 de julio pasado.

Si hubiera volado con una trayectoria estándar, en vez de "en forma de campana" para evitar el espacio aéreo japonés, este misil habría podido recorrer en lugar de 933 kilómetros hasta 6700 kilómetros, lo suficiente para llegar a Anchorage u otras ciudades del estado de Alaska. Aún no es suficiente para alcanzar a Washington o Hawai, pero sí a la isla de Guam, donde Estados Unidos posee dos importantes bases militares de la marina y la fuerza aérea.

Frente a estos aprestos bélicos, la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, acusó anteayer al líder norcoreano, Kim Jong-un, de estar "suplicando por una guerra" con sus pruebas nucleares y de misiles, e instó al Consejo de Seguridad a imponer las sanciones "más duras posibles" para bloquear a sus socios comerciales.

Debate en Ginebra

Pero la cuestión de las sanciones divide a las potencias. La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, acordaron ayer por teléfono que habría que incrementar las sanciones contra Pyongyang.

Pero el embajador ruso ante la ONU, Vassily Nebenzia, afirmó ayer que la iniciativa de Washington para que el Consejo de Seguridad vote nuevas sanciones el 11 de septiembre es "un poco prematura". Rusia es un miembro permanente con poder de veto.

"No creo que sea capaz de precipitarse tanto", dijo Nebenzia a periodistas. El presidente Vladimir Putin describió la imposición de más sanciones como un "camino a ninguna parte".

Las sanciones no lograron impedir que Corea del Norte mejore su capacidad nuclear y misilística en su pulseada con el presidente Donald Trump, que se comprometió a impedir que Pyongyang sea capaz de golpear al territorio continental estadounidense con un arma nuclear.

"¿Creemos que más sanciones contra Corea del Norte funcionarán? No necesariamente", comentó Haley en el centro de estudios American Enterprise Institute en Washington. "¿Qué pueden conseguir? Cortar los ingresos que les permiten construir misiles balísticos."

Algunos diplomáticos indicaron que el Consejo de Seguridad podría estudiar la prohibición de las exportaciones textiles de Pyongyang, vetar a su aerolínea nacional, así como la llegada de envíos petroleros al gobierno y el ejército. Otra medida podría ser impedir que los norcoreanos trabajen en el exterior.

China representó el 92% del comercio con Pyongyang en 2016, según Corea del Sur. El Ministerio de Relaciones Exteriores chino dijo que participará en las discusiones del Consejo de Seguridad de una "manera responsable y constructiva".

La crisis está impactando también en las finanzas de la región. El dólar cayó, tocando un mínimo de una semana frente al yen y encaminándose a su mayor declive en ocho días ante la canasta de monedas.

Putin advirtió sobre una "catástrofe global"

El presidente ruso, Vladimir Putin, volvió a instar ayer a encontrar una salida negociada a la crisis por los ensayos nucleares y de misiles de Corea del Norte, y advirtió que de lo contrario podría producirse una "catástrofe global".

"La histeria militar actual no puede traer nada bueno, pero podría llevar a una catástrofe global con muchas víctimas", afirmó el mandatario desde el puerto de Xiamen, en el sur de China, donde participó en una cumbre de los países emergentes Brics (Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica).

Corea del Norte no abandonará su programa atómico mientras no se sienta segura, dijo Putin, citado por la agencia Tass. "No hay otro camino que las negociaciones para resolver los problemas nucleares norcoreanos."

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas