Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Imperdible: Del Potro vs. Federer, el partido que ambos siempre desean jugar

Desde la recordada final del 2009 protagonizan un duelo especial que se reedita esta noche, con un lugar en semifinales de premio

Miércoles 06 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
El argentino y el suizo en el último duelo entre ambos, en Miami, durante marzo
El argentino y el suizo en el último duelo entre ambos, en Miami, durante marzo. Foto: AP

NUEVA YORK.- Cuando le preguntan por aquella final del US Open de 2009, Roger Federer no escatima palabras. Se extiende en su respuesta. Elogia el regreso al circuito del tandilense, con quien tiene una muy buena relación. Y rebobina una y otra vez las jugadas de la final perdida (3-6, 7-6 [5], 4-6, 7-6 [4] y 6-2). "Terminó con mi reinado de cinco años en Nueva York", masculla el suizo que había sido campeón desde 2004 a 2008. Hoy, en el segundo turno de la noche (cerca de las 22, hora argentina), después de un partido por los cuartos de final femenino, se medirán en el estadio Arthur Ashe - televisa ESPN- con el objetivo de acceder a las semifinales. Al mediodía serán Rafael Nadal y el ruso Andrei Rublev los que decidan quien será rival del argentino o el suizo.

"Es un partido que quiero jugar. Claramente, me recuerda al que jugamos en la final de 2009. Ojalá podamos jugar otro como ése", afirmó Federer en conferencia de prensa después de eliminar en sets corridos al alemán Philipp Kohlschreiber (6-4, 6-2 y 7-5). "Creo que me arrepiento de varias cosas de ese partido. Probablemente, sea uno de esos que quiera jugar de nuevo. Siento que hubiese podido ganar de alguna manera", agregó con sabor a revancha.

Del Potro también se entusiasma con el duelo. "Para mí, volver a jugar contra él en este estadio (Arthur Ashe) trae recuerdos del pasado y también es un honor poder enfrentarlo; es un privilegio jugar contra el mejor tenista de la historia y hacerlo en un torneo que a mí me gusta", dijo. "Sé cómo jugarle si quiero ganarle. Pero quiero ver cómo me siento físicamente después de esta batalla", matizó el tandilense, luego de la épica victoria ante Dominic Thiem (1-6, 2-6, 6-1, 7-6 [1] y 6-4). Sin dudas, el estado físico de Del Potro será otro de los interrogantes del partido de esta noche. El tandilense jugó tres horas y 35 minutos. Eso será una ventaja para el suizo, que ganó en una hora y 50 minutos.

Ante los medios, Del Potro no dijo algo que sí había confesado en el fragor del triunfo, mientras el público lo seguía alentando en la cancha del Grandstand: "Ahora quiero ganar el trofeo". El tandilense había superado la fiebre, la alergia, un orzuelo y dos sets en contra ante el austríaco.

Pasó casi una década de aquella final de epopeya y para el suizo ya no son los mismos. Federer tiene 36 años y Del Potro 28. "Somos dos jugadores diferentes. Debido a su cirugía, creo que su revés cambió. Usa mucho más su slice. Sólo por eso, el juego sería diferente", analizó Federer. Y sobre él mismo opinó que está "más agresivo". "Juego puntos cortos. No uso mucho mi slice", puntualizó. El último partido entre ambos fue en el Masters 1000 de Miami. El suizo, que tiene un historial 16 a 5 a su favor, ganó 6-3 y 6-4.

Pero existen elementos para ilusionarse, como la derecha del tandilense que reapareció en el encuentro con el español Roberto Bautista Agut y que fue el martillazo que lo impulsó para vencer a Thiem. "Cuando estoy con confianza, hago mis mejores tiros, y sé que puede ser peligroso para cualquiera", expresó Del Potro. Federer, que aseguró que la mejor derecha del circuito es la de Rafael Nadal, destacó la particularidad del golpe del tandilense: "Lo que me gusta es que a él no le importa si falla algunas, lo sigue haciendo hasta que encuentra la medida y ritmo. Le pega perfecto el drive. Creo que muchos juniors debieran verlo".

Anteayer, hubo otro golpe que reapareció en el repertorio del tandilense: el revés a dos manos. Por las operaciones en ambas muñecas -una en la derecha y tres en la izquierda- es un tiro que suele economizar. Sin embargo, como pocas veces desde su regreso en 2016, concretó winners con ese golpe. "Como estaba, con todos los malestares que tenía -en el partido ante Thiem- el revés era lo que menos me importaba. Creo que le pegué un poco mejor que los otro días", opinó. Tres tiros ganadores registró con ese recurso. Y hasta utilizó el revés paralelo para ganar un punto: "Debe hacer casi cuatro o cinco años que no metía un revés paralelo", confesó Del Potro.

El público fue un factor clave para el tandilense en el triunfo ante Thiem. Se reanimó con un clima digno de Copa Davis. "Voy a tener mi hinchada propia también y desde las tribunas, el clima se pueda armar, va a hacer divertido; y no sé si son muchos los jugadores que tienen el privilegio de disfrutar eso", apuntó Del Potro, que por momentos, se acerca a su versión de 2016.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas