Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Otro 5 de septiembre en el que la Argentina nutrió a sus demonios

Martes 05 de septiembre de 2017 • 23:59
0

Otro 5 de septiembre sombrío y espectral. Los ojos desorbitados, el Monumental impávido. No es Colombia y su balet, pero se parece a una remake del 93. Son los despreocupados venezolanos que, ajenos a la crisis que acaban de desatar junto al río de la Plata, celebran su fecha histórica: por primera vez se llevan un punto de Buenos Aires. La Argentina está espantada. Tiembla porque la peor pesadilla toca a su puerta. ¿Quizá no se clasifique al Mundial de Rusia? Quizá. La selección sufre un helado sudor en la espalda.

Uno de los milagros del fútbol es su capacidad de reinvención. Cuando la tristeza parece que ha llegado para quedarse, cuando la desdicha es el peor de los inquilinos, la esperanza renace a una velocidad insólita. Pero la Argentina no encuentra el antídoto y sufre de pánico. Con la selección todo falla, apresada por una pegajosa inercia negativa. Como si después de tantas decepciones, el destino estuviese demorando el mazazo final sólo para regodearse de su maldad.

La cosecha de puntos de la Argentina como local es parte del derrumbe. En Buenos Aires y en el interior desperdició oportunidades que le duelen en el alma. Perdió en River con Ecuador y perdió en Córdoba con Paraguay. También en el Monumental repartió puntos con Brasil y Venezuela. Crece la tensión; en un mes, cuando venga Perú, la atmósfera se cortará con un cuchillo. La credibilidad sigue en fuga. No renació ni con la cómplice colaboración de Venezuela, un actor arrumbado que el fixture parecía depositar con un oportunismo reparador.

La Argentina salió golpeada de la doble fecha, sin poder desentenderse de ese quinto puesto que la esclaviza. Y algunos resultados le hicieron un guiño, porque las derrotas de Chile y de Paraguay, por lo menos, le permitieron aferrarse a un repechaje, un puesto que al comienzo de la ruta eliminatoria hubiese sido calificado como deshonroso. Ya es momento de empezar a valorarlo. La Argentina no está en condiciones de subestimar nada. Los arqueros Muslera y Fariñez fueron las figuras en el Centenario y en el Monumental, pero no sirve de consuelo. Jugar con angustia es desesperante.

La Argentina no se pone de pie. Los simbolismos gravitan en el fútbol, que en definitiva es un estado de ánimo. Moscú sigue siendo un punto lejano, cubierto por una neblina que no deja filtrar ni la esperanza. La selección no se quitó ningún estigma, al contrario, alimentó sus demonios. Si hasta el gol no fue propio, sino en contra. Dio otro paso al precipicio, como invitado consciente a una decapitación. La suya.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas